Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 14 8 2005 43 Los domingos Don Quijote no pudo llegar a México ni con Clavileño, pero Guanajuato es la Capital Cervantina de América Zheng He fue un almirante chino, de vida más que azarosa. Algunos dicen que llegó a América antes que Colón de El parricida de Elche, que mató a martillazos a su mujer y a sus dos hijos, se confiesa a ABC Una de las muchas marchas de protesta contra la evacuación de Gaza. Las autoridades han prohibido las que pretendían llegar a Gush Katif FOTOS: EPA, REUTERS, AP Y AFP El éxodo airado Los colonos judíos desalojan Gaza POR JUAN CIERCO CORRESPONSAL EN JERUSALÉN Tantas veces se ha hablado del desalojo de los territorios palestinos ocupados por los colonos israelíes, que llegado el momento el hecho produce cierta indiferencia. Salvo entre los afectados, convencidos de que la vida construida sobre las zonas usurpadas no tenía vuelta atrás srael se mira desde mañana en el espejo de su propia historia. Espejo roto, convexo, cóncavo, azul, naranja, los colores de los antípodas hebreos, que refleja distintas realidades, que apunta nublados horizontes, que no despeja las muchas incógnitas que rodean desde hace décadas un conflicto sempiterno, el de israelíes y palestinos, al que tampoco se le va a poner fin ahora. Dividido, resignado, desesperanzado, el país se enfrenta, des- I nudo, herido, trabado, a unas semanas muy distintas a todas las vividas desde 1967. Por vez primera en 38 largos años, entre ese azul de quienes apoyan la evacuación de la Franja de Gaza diseñada por el otrora arquitecto de la colonización, Ariel Sharón, y el naranja de quienes se han atrincherado en su iluminada y frenética sinrazón, Israel se retira de territorio palestino por voluntad propia. ABC ha vivido los días anteriores, las horas previas, el goteo ince- sante de minutos hacia un destino predeterminado, en la casa de una familia judía del asentamiento religioso de Netzer Hazani. Una familia, los Dodan, que se va a la fuerza. Y con una palestina de Mushabah, junto a la colonia de Duguit, en esa Gaza profunda que respira hondo a la espera, al menos, de recuperar una tierra demasiado tiempo en manos ajenas. Una familia, los Duhrir, que vuelve a un lugar que era suyo pero que tantos años después no reconocerá.