Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 DOMINGO 14 8 2005 ABC Sociedad El verano pone fin al Erasmus, una experiencia para más de un millón de estudiantes al año. Poco dinero, estudio y fiestas son las claves de este programa de intercambio universitario Así cambió Erasmus sus vidas TEXTO: VICTOR M. OSORIO MIGUEL CABANILLAS MADRID. Otra vez se cierra la maleta. Esta vez ha costado mucho más que a la ida porque el equipaje vuelve a casa cargado de experiencias, de momentos buenos y malos, de amigos, y quizá, de una vida nueva. Es verano, se ha acabado el año académico y con él, el Erasmus. En estos meses unos terminan su periplo europeo para que otros, el remplazo, comience a construir su futuro fuera de España, como un gran ciclo en el que cada año miles de estudiantes se van a otro país para complementar sus estudios universitarios. Todo un curso sobre los hombros es el peso que deben cargar los que ahora inician el retorno a casa. Muchos empiezan ya a sentir los estragos de lo que se está dando en llamar síndrome posterasmus Aún por determinar, los síntomas que padecen la mayoría de los jóvenes a los que se les acaba el año Erasmus son comparables a los que produce el síndrome postvacacional apatía, cierta melancolía por el tiempo pasado y, sobre todo, la sensación de no encajar del todo en el espacio al que se vuelve y que, una vez, fue tu vida. Para otros muchos, la vuelta ha sido algo esperado después de varios meses sin ver a las familias, amigos e incluso a la pareja que dejaron atrás al marcharse. La balanza cae del lado positivo o negativo dependiendo de cada caso, pero en general, lo que al principio fue motivo de preocupación e, incluso, algunas lágrimas, hoy se ve como una anécdota que ya pertenece al bagaje personal. Erasmus, en la mayoría de los casos, lleva adosadas las palabras estudio, convivencia, amigos y viajes, pero, sobre todo, fiesta, mucha fiesta. El estudio de un curso- -o de un cuatrimestre, dependiendo de los casos- -de la carrera en uno de los países europeos que forman parte del programa es lo que motiva la movilidad por el continente de los jóvenes universitarios. La Comisión Europea creó Erasmus en 1987. Entonces se otorgaron sólo tres mil becas. Hoy son más de un millón de jóvenes los que viajan cada año a una universidad extranjera para cursar sus estudios. España es el país que más estudiantes Erasmus acoge España es el destino más elegido por los estudiantes Erasmus de Europa. En un proceso que encuentra parangón con la actividad turística del país, 22.530 fueron los jóvenes que cruzaron nuestras fronteras para quedarse en las universidades españolas durante el curso 2003- 2004 (el último de que se tienen datos) Francia ocupa el segundo, a cierta distancia de España, con 19.247 estudiantes, seguida de Alemania (16.266) y Reino Unido (15.956) Si contamos los universitarios que abandonaron España con un Erasmus debajo del brazo en el curso 2003- 2004, nuestro país es el tercero con una cifra de estudiantes de 20.034. Por su parte, Francia con 20.981 y Alemania con 20.688 son los dos paises de la UE que más estudiantes envían fuera. Los profesores también son fuente de movilidad. España acogió entre 2003 y 2004 a 1.949 docentes extranjeros, el tercer puesto tras Alemania y Francia. Por su parte, los profesores españoles que decidieron experimentar el Erasmus fueron 1.663, un cuarto puesto en la lista. Pero la Unión Europea ha ampliado horizontes para ofrecer un nuevo programa de intercambio. El Erasmus Mundus tiene el objetivo de reforzar la cooperación europea e internacional en la educación superior, becando y acogiendo a estudiantes no comunitarios en centros universitarios de la UE para su especialización. Y una novedad, este año los europeos podrán especializarse también en universidades no comunitarias. versidad de origen con una bolsa de ayuda y la Comunidad Autónoma. En cualquier caso, el dinero llega distribuido en dos plazos, el primero en febrero y el último una vez que el estudiante ya ha terminado su estancia fuera del país. Pero los Erasmus también están asociados a los profesores. Éstos pueden disfrutar de una a ocho semanas de docencia en una universidad extranjera, además de colaborar en el desarrollo de planes de estudio o programas intensivos con otros países. Se ofrece también un apoyo financiero a las universidades para que introduzcan una perspectiva europea en sus cursos. En 2004, el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación reconoció la contribución a la creación de la ciudadanía europea de este programa de intercambio de estudiantes. El jurado que falló el galardón lo definió como uno de los más importantes proyectos de cooperación en la Historia de la Humanidad Con el premio se valoraba además la nueva etapa esperanzadora que se abre con la posibilidad de un Erasmus Mundus ya en marcha. Esperanzas que se vuelven a meter en las maletas de los que dentro de un mes comenzarán un viaje, un trayecto a un año de amigos, ilusiones, convivencia y, por supuesto, de estudio. Isabel Conde Periodismo. Bruselas (Bélgica) Sara Moreno Filología. Bolonia (Italia) Ayudas insuficientes Aunque las cifras de solicitudes puedan resultar enormes, todos los estudiantes se quejan de las pequeñas ayudas económicas que reciben de las distintas administraciones públicas. Los Erasmus que ahora vuelven han recibido de la Comisión Europea una media de 90 euros al mes. El resto, hasta llegar a unos 150 euros mensuales- -varía en mayor o menor medida de una región a otra- -se lo repartían la uni- A la vuelta estás de visita en lo que antes era tu casa La soledad dio la acogida a Isabel en una ciudad nueva, a pesar de que, asegura, se conoce mucha gente Las fiestas, el estudio, la independencia y el amor la esperaban en Bruselas, donde casi fija su residencia. Hoy, ya en España, afirma que tras el Erasmus descubres que no es que todo haya cambiado, eres tú el que ya no eres el mismo Tienes que aprender a hacer todo por tu cuenta Sara valora su experiencia como muy positiva porque aprendes a conocerte a ti mismo Le robaron, estuvo tres días durmiendo en una cama de un hostal con cuatro personas y añoró mucho a la familia, pero hizo amigos para toda la vida Afirma que es casi un año sabático porque aprendes, pero disfrutas más y critica el poco dinero de las becas y la escasa información que le dieron en España.