Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid DOMINGO 14 8 2005 ABC Los vecinos del centro lanzan su enésimo S. O. S tras el incremento de la presencia de meretrices en la calle de la Montera. Esto es Sodoma y Gomorra dicen Vivir con 50 prostitutas en la puerta de casa TEXTO: CARLOS HIDALGO MADRID. Son las dos de la mañana. Hay 49 mujeres en la puerta de mi casa. Las he contado. ¿Qué hacen 49 mujeres a esta hora en apenas 30 metros de calle? Así comienza el relato de lo que un vecino de la calle de la Montera sufre cada día, cada tarde, cada noche. No es un caso aislado. Se trata de la petición de auxilio que lanzan a las Administraciones los residentes y comerciantes de esta vía que une dos de los principales puntos de la capital: la Gran Vía y la Puerta del Sol. La presencia de las meretrices ha ido in crescendo en los últimos tiempos. Lejano queda ya aquel 29 de marzo en que echó a andar el bautizado por el Ayuntamiento como Plan contra la Esclavitud Sexual. Demasiado lejano. La diáspora sexual duró apenas unas semanas. Las necesarias para que las prostitutas, las mafias que las controlan y los clientes se percataran de que el vacío legal en que está envuelto este tétrico submundo ata de pies y manos a las autoridades para eliminar- -o dar una solución, aunque ése es otro debate- -a lo que, a todas luces, es un gravísimo problema. La llegada de agosto no ha supuesto una merma en el comercio sexual de la zona. Todo lo contrario. Algunos comerciantes aseguran que la presencia es aún mayor, con nuevos fichajes en la calle, principalmente, de mujeres africanas provenientes de otras zonas de prostitución, como el paseo de Camoens, que fue cerrado al tráfico por el mismo asunto. Fuentes policiales consultadas por ABC confirmaron este extremo, y apuntaron algo más. El cerco en otros barrios está multiplicando el tráfico sexual en la Casa de Campo, especialmente, en la zona del teleférico y en la conocida como avenida de los Plátanos. Allí pueden verse, incluso, autobuses de despedidas de soltero en los Las prostitutas toman la calle conforme van cerrando los comercios que la testosterona bulle hasta tal punto, que bandadas de jóvenes- -y no tan jóvenes- -corren entre la maleza detrás de las prostitutas. De vergüenza. Mientras, en Montera, dicen vecinos y comerciantes, muchas noches- -principalmente, de fines de semana- -puede contarse hasta un centenar de meretrices pululando por la calle. Dice la Policía que lo que sí ha bajado es el número de clientes. Las mafias establecen varios turnos. Uno, el de mañana, con unas 15 o 20 mujeres buscando clientes. El otro,