Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 14 8 2005 Nacional 17 LA VÍA GALLEGA Galicia tiene la oportunidad de aportar a España un entendimiento entre los socialistas, la derecha y los nacionalistas RECHAZO A LOS PRIVILEGIOS No se puede avanzar en las identidades nacionales rebajando el esfuerzo común y lo que nos ha unido durante años y años LA HUELLA DEL PRESTIGE Queda la huella emocional, de sensación de desamparo y de preocupación ante el futuro LA COALICIÓN La gente espera que seamos capaces de gobernar, que la coalición funcione y cumplamos los compromisos electorales de hacer en ningún caso rebajando el esfuerzo común y aquello que nos ha unido durante años y años de Historia. ¿Qué queda del Prestige? -Queda una huella emocional, de sensación de desamparo y de preocupación ante el futuro. Tenemos que seguir trabajando para que Galicia no esté desprotegida, ni en recursos operativos para afrontar otra posible catástrofe ni en la legislación medioambiental para controlar quién transita delante de nuestras costas. Lo fundamental ahora es que seamos capaces de generar una sensación de seguridad. -O sea, que ya no hay chapapote material, pero aún queda chapapote emocional. -No sería un mal titular. -De la Vega comprometió en la campaña que en una semana se resolvería el pago de las ayudas pendientes. ¿Qué ha pasado? -La mayor parte ya se ha saldado. Queda encontrar la forma de que puedan recibirlas quienes tenemos conciencia de que se vieron perjudicados, pero no han podido acreditar documentalmente sus pérdidas, porque ésta es una exigencia legal. La subsecretaría de Hacienda está trabajando en eso. ¿Quintana es su número dos o la cabeza del BNG en la Xunta? -Quintana hoy es el vicepresidente del Gobierno. En Galicia hay un gobierno estable, que tiene la obligación de funcionar como tal, con un criterio compartido, una sola política y un solo programa, que es el que se votó en mi investidura. Yo me siento satisfecho de cómo estamos trabajando. -Desde la lógica de esta coalición en Galicia, ¿debería haber una traslación al Parlamento nacional? -No necesariamente. El sistema político español está muy estratificado y cada ámbito tiene su propia dinámica. Ni me preocupa ni me disgustaría que hubiera un acuerdo del BNG y el PSOE en el ámbito nacional. Touriño se dice satisfecho de cómo esta funcionando la coalición con el BNG voz del PP, por primera vez comprometió la posición de su grupo en que hay que abordar la reforma. Si logramos el acuerdo, sería la primera vez en que los socialistas, la derecha y los nacionalistas fueran capaces de encontrar un camino común para algo tan importante y complejo, y estaríamos haciendo una aportación de relieve más allá del ámbito gallego. Tenemos la oportunidad de fortalecer a Galicia y de que Galicia también juegue un papel importante en el Estado. -La diferencia de ritmos entre PSdG y BNG, ¿puede ser obstáculo? -Creo que vamos a ser capaces de marcar un ritmo común. Siempre me preguntan si para mí es la prioridad y yo digo que no es la prioridad con mayúsculas, ni deja de serlo. Mi prioridad es la de los ciudadanos: mejorar su empleo, su acceso a la vivienda. pero no es menos cierto que si las demás Comunidades avanzan y Galicia se queda atrás, nadie lo entenderá. Vamos a poner el proceso en marcha de manera inmediata, sin prisas pero sin pausas. No es una cosa menor y hemos de actuar con sensatez. Será un proceso al que, no voy a poner plazos, pero que razonablemente debería concluir en esta legislatura. ¿Qué competencias pedirán? -Se trata de ganar capacidad de atención a los ciudadanos. Esto tiene que ver, por ejemplo, con la gestión de los aeropuertos, las cuencas hidrográficas, la creación de un ámbito policial... ¿Realmente necesita Galicia una policía propia? -No lo veo como algo urgente, pero no sería malo. Si lo planteáramos en términos de identidad por ser comunidad nacional entraríamos en un terreno que nos podría equivocar. Lo importante es la eficacia del servicio y aún no hemos definido el modelo. Habrá que avanzar pausadamente en estrecha cooperación con Interior. -Acaba de verse con el presidente de Andalucía y se dice que han acordado un frente común contra la propuesta catalana de financiación... -No sólo no me gusta la palabra, sino que no forma parte de cómo entiendo la política. Lo que ha motivado el encuentro es saber que Galicia y Andalucía forman parte, de manera quizá especialmente relevante por su peso demográfico y por su identidad histórica, de esa España de la segunda velocidad, del furgón de cola. No podrá haber avances en el reconocimiento de la diversidad de la España plural si no es reforzando y fortaleciendo los lazos de cohesión y de solidaridad interterritorrial, que son el cemento que vertebra el Estado y la convivencia. La España plural tiene que garantizar cohesión, solidaridad e igualdad plena entre todos sus ciudadanos, y todo avance en el reconocimiento de las identidades tiene que construirse con esa base. No se trata de entrar en un terreno de confrontación con nadie, sino de que cuando hablamos de financiación lo tenemos que hacer entre todos. Podemos entender las legítimas posiciones de una parte, pero los demás no queremos perder posiciones. ¿Puede decirse entonces que Andalucía y Galicia serán un muro de contención ante privilegios? -No me gusta hablar de muros ni de diques de contención, pero sí hay una posición sólida y un criterio firme. Galicia no puede permitirse retrocesos en la solidaridad, la cohesión y la igualdad. Si se hiciera un seminario de ciencia política, la mayoría de los expertos dirían que España es ya un Estado cuasi federal. Mejorar el Estado de las autonomías no es más que dar a las Comunidades más capacidad de responsabilidad y de corresponsabilidad, de implicarse lealmente. Avanzar en todo eso, y en el reconocimiento de las identidades nacionales que puedan querer unas u otras Comunidades, no se pue-