Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 14 8 2005 Nacional 15 Los proetarras responden al presidente del Gobierno que la paz no sólo pasa por el respeto al Estado de Derecho La AVT estudia emprender acciones legales por el homenaje a dos presos etarras en las fiestas de Amurrio miento de dos presos de ETA como reina y dama de honor de las fiestas de Amurrio (Álava) Los dos reclusos, Santos Berganza Cendegui y José Angel Viguri Camino. recibieron tal distinción a propuesta de una de las cuadrillas del municipio, y el alcalde, Pablo Isasi (EA) no puso objeciones a esta elección. En un comunicado, la AVT señala que, ante los lamentables acontecimientos ocurridos en Amurrio, sus servicios jurídicos se encuentran estudiando dichos actos con el fin de emprender acciones legales Para la AVT, estos hechos constituyen un grave insulto a la memoria de las víctimas del terrorismo y vuelven a poner de manifiesto la total impunidad de la que gozan los terroristas etarras en el País Vasco, asesinos a quienes se rinden homenajes con absoluta libertad El PP dice que Bono no tiene vergüenza y le exige que pruebe sus acusaciones Defensa precisa que no era la primera vez que el ministro hablaba sobre el incendio de Guadalajara SILVIA OCAÑA TOLEDO. La portavoz del PP en la comisión de investigación del incendio de Guadalajara, Ana Guarinos, retó ayer al ministro de Defensa, José Bono, a que demuestre las acusaciones vertidas contra el PP en la revista Diez Minutos relativas a que algunos dirigentes populares fletaron dos autobuses de derechistas madrileños para abuchearle a él mismo y al presidente de Castilla- La Mancha, José María Barreda, en el funeral por los 11 muertos del retén. No tiene vergüenza le espetó ayer Guarinos, quien le exigió que pruebe sus acusaciones: eso, cuando se dice, se demuestra Y añadió que, si no lo hace, Bono perderá la poca credibilidad que le queda en Castilla- La Mancha Guarinos acusó al ex presidente regional de abandonar a los castellano manchegos durante los días del incendio y de acudir a la constitución del gabinete de crisis para hacerse la foto Un diputado de ERC provoca incidentes en la casa de Pedro J. Ramírez en Mallorca ABC PALMA DE MALLORCA. Un grupo de políticos baleares, dirigidos por el diputado de ERC Joan Puig, provocó ayer un altercado al invadir la finca que el director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, posee en el municipio mallorquín de Son Servera. Ramírez anunció una querella contra Puig, que, de ser admitida, daría lugar a la petición de un suplicatorio al Congreso. Los manifestantes alegaban que existe una resolución del Ministerio de Medio Ambiente en la que se determina que, conforme a la ley de Costas, la piscina de esa parcela está edificada sobre suelo público, y se establece un plazo de tres meses para resolver la situación. El grupo de Puig se enfrentó a varios vigilantes al tratar de entrar en la finca, aduciendo que tenían derecho de paso. El diputado afirma que tres personas fueron golpeadas y ha presentado denuncia por ello. Por su parte, Ramírez califica de invasión intolerable de la propiedad privada la acción de Puig. La Delegación del Gobierno ha abierto expediente a los manifestantes y no descarta sanciones. El Ministerio matiza El director de Comunicación del Ministerio de Defensa, José Luis Fernández, puntualizó ayer en una carta remitida a ABC que la entrevista a Diez minutos no era la primera en la que José Bono valoraba las consecuencias del incendio de Guadalajara, y que el ministro ya lo había hecho en una intervención el pasado 18 de julio en el programa de Onda Cero Herrera en la Onda En la misiva, Fernández recuerda otros actos en los que Bono habló sobre la tragedia de Guadalajara, entre ellos la reciente visita a Afganistán. ÁLVARO DELGADO- GAL TERMOSTATO INVERTIDO M ientras la clase política, anticipándose a lo que dictamine la justicia, pide y proporciona, en una lamentable invasión de competencias, aclaraciones definitivas sobre la tragedia de Roquetas, el Gobierno prepara lo que podría ser su óbito prematuro, o acaso, el del régimen todavía vigente. Todo indica que lo sucedido en Cataluña es grave, y que la deserción republicana obedece a algo más que a un calentón de Rovira. Es ya una noticia confirmada que el Gobierno está indagando, en Vitoria y Madrid, un intercambio de apoyos con los nacionalistas vascos. La repetición del trueque con el Bloque, permitiría a Zapatero manumitirse de la presa que en él ha hecho Esquerra. Se ha verificado, casi con seguridad, un movimiento doble. Los amagos excéntricos de Esquerra han inducido al Gobierno a buscar piezas de repuesto. Y viceversa: los desplazamientos del Gobierno han acelerado el desmarque de Esquerra y la aproximación de ésta a CiU. Carod y su equipo disponen sólo de dos estrategias para ser influyentes: o formar masa crítica con los socialistas, o formar masa crítica con los convergentes. La primera estrategia se ensayó al constituirse el tripartito y extenderse la misma combina- ción al Congreso. La consolidación de una alianza entre el Gobierno, el PNV y el Bloque convertiría a Esquerra en prescindible en Madrid y reduciría su proyección en Cataluña. ¿Por qué han salido tarifando el Gobierno y Esquerra? La explicación más simple, es que no es posible que un partido nacional mantenga, durante largo tiempo, relaciones viables con un partido independentista. Los desafueros de los catalanes habían introducido tensiones severas y crecientes en el PSOE, y el aire empezaba a hacerse irrespirable. El caso, sin embargo, es que no parece que los socialistas vayan a echar mejor pelo arrimándose al PNV. Ibarreche, no lo olvidemos, intentó la secesión hace sólo unos meses. Y sigue de lendakari, y no se ha corregido. En zonas dominantes del socialismo vasco, persiste la teoría de que el mejor modo de prevenir choques dolorosos entre los nacionalistas y la Constitución, con- A poco tiempo que pase, se va a poner España más caliente que un baño turco siste en ablandar a la última para que aquéllos no se hagan chichones. Esta composición de lugar concede amplia libertad de maniobra a los herederos de Sabino Arana. De momento, apelarán a la reforma del Estatuto de Guernica y a la mesa de partidos, iniciativas ambas bendecidas por el Gobierno, para abrir más la Carta Magna. Luego, apenas perciban hueco, volverán a las andadas. Ibarreche traicionó a los socialistas en los tiempos de Estella; Ibarreche acaba de ser investido lendakari con el concurso de los abertzales; Ibarreche recuperará la nunca extinta comunión con el mundo de ETA tarde o temprano. Y no sólo en el País Vasco. También pintan bastos en Cataluña. Es muy probable que el Estatuto no prospere. Y si el Estatuto no prospera, es también muy probable que se convoquen elecciones. Si el PSC obtuviera mayoría absoluta, el Gobierno salvaría los muebles. Ahora bien, no existe la menor certeza de que a los socialistas les vaya a caer la moneda de cara. Si los números permiten a republicanos y convergentes reunir una mayoría alternativa, se apañará un gobierno nacionalista en Cataluña. Es verdad que la idea produce vértigo en el ala moderada de CiU. Pero en política no se hace lo que se quiere sino lo que se puede. Los convergentes necesitan volver a la Generalitat, y Esquerra, ídem de ídem. El estatuto naufragado fijaría mínimos para el nuevo equipo. Y asistiríamos a un rosario de reclamaciones que traspasan los límites de la Constitución. Resulta evidente, penosamente evidente, que el Gobierno no podría resis- tir la embestida contando con el PNV y los nacionalistas del Bloque como aliados principales. Sólo lograría hacer frente al desafío si pacta con el PP. Y Zapatero no está en situación de protagonizar ese pacto. El PSOE entraría en crisis, y con él, el Estado. Cabe resumir todo lo anterior acudiendo a un símil doméstico. Los termostatos son artificios diseñados para que un radiador se apague automáticamente tan pronto se roza una temperatura determinada. El termostato político de Zapatero está colocado del revés. Zapatero se ha condenado a rebotar de unos nacionalistas a otros, de modo que la temperatura, en vez de bajar, se dispara. A poco tiempo que pase, se va a poner España más caliente que un baño turco.