Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 13 8 2005 47 Cultura y espectáculos Escena final de la comedia Arsenio Lupin estrenada con gran éxito en el Teatro Cómico de Madrid por la compañía Loreto- Chicote en 1921 Si Rocambole, personaje creado por Victor- Alexis Ponson du Terrail, fue el más famoso pícaro elegante de la alta sociedad francesa del siglo XIX, a principios del XX le sucedería en ese trono el normando Arsène Lupin, hijo de Maurice Leblanc Arsène Lupin, el gentil ladrón de guante blanco, cumple 100 años TEXTO: JUAN PEDRO QUIÑONERO FOTO: ABC PARIS. Arsène Lupin, el legendario gentleman cambrioleur ladrón de guante blanco creado por Maurice Leblanc, nació el mes de julio de 1905 en las páginas de la revista Je Sais Tout cuyo director había soñado con publicar las aventuras de un héroe francés comparable a Sherlock Holmes. Cien años después, Lupin es un héroe nacional, sus aventuras se editan y reeditan sin cesar, sus adaptaciones teatrales y cinematográficas suelen ser grandes éxitos y sus paisanos de Etretat (Normandía) le rinden estos días obligados homenajes. Maurice Leblanc había soñado con ser un escritor de otra especie, pero el desafío de un duelo con Sir Arthur Conan Doyle cambió su vida. Su personaje, Arsène Lupin, no sé si es comparable o no a Sherlock Holmes. Tanto da. Se trata de dos fantasmas indispensables en la historia mitológica de muchas conciencias. Con la excepción de Billy Wilder, que supo dar a Holmes el nervio de una maravillosa historia de amor, el resto de las versiones del personaje de Conan Doyle- -incluida la original y más genuina- -son pasablemente misóginas. En cualquier caso, las señoras y señoritas ocupan un lugar muy modesto en su vida nocturna. Por el contrario, en la historia y aventuras de Lupin, las niñas, señoritas, señoras y ancianas ocupan un puesto excepcionalmente importante. bia, recuerden a Marilyn. De ahí la perennidad de sus aventuras. Arsène Lupin es un señor. Un gentleman ladrón. Un ladrón de guante blanco. El sombrero de copa, la capa, la más estricta etiqueta, le son sencillamente indispensables para despojar de sus naderías materiales a unos horrorosos ricachones instalados en las residencias Los diamantes, el mejor novio Se trata de una diferencia sustancial. Las intrigas de Sir Arthur rozan la perfección técnica. Maurice Leblanc hila menos fino. La suya es la tradición nacional de la novela de capa y espada. Con idas y venidas a caballo, en tren, en coche. Y los amores nocturnos con bellas princesas secuestrables o rescatables, tanto da, propietarias de fabulosas joyas, tan atractivas como sus cuerpos gloriosos, si no mucho más: los diamantes son el mejor novio de una ru- En Francia, Arsène Lupin es un héroe nacional, y sus aventuras se editan y reeditan sin cesar Su autor, Maurice Leblanc, está en la tradición nacional de la novela de capa y espada veraniegas de la alta burguesía parisina, atraída, hoy como ayer, por la costa normanda. Se han hecho tantas versiones memorables y distintas del personaje que no siempre es fácil separar los libros de Maurice Leblanc de sus adaptaciones cinematográficas. El medio centenar de libros consagrados a Lupin no son nada comparados con las decenas de folletines de tv, sin contar las felices e infelices adaptaciones al cine. Las sutilezas científicas de Sherlock Holmes nos encantan. Pero me pregunto si, a la larga, acompañar al bueno de Watson, soportando Holmes en sus solitarias disquisiciones, no sería una brizna tedioso. No en vano, Billy Wilder tuvo que inventarse las rayas de coca para combatir al tedio. Y seguir a Hércules Poirot sería algo propio de personajes masoquistas: sus aventuras gusta leerlas, pero no soportarlas físicamente. En cuanto a Philip Marlowe, que decir: es un personaje encantador, pero un desastre con la vida, las mujeres y consigo mismo. Una llamada de Marlowe, a las tantas de la madrugada, te anuncia una catástrofe inminente. Mucha vida nocturna Por el contrario, los devaneos de Arsène Lupin son francamente atractivos. Mucha vida nocturna. Bailes, cenas, recepciones. Y una cantidad abrumadora de señoras. Lupin quizá esté más cerca de Tarzán y de Robin que de otros héroes de novela policiaca. Su gracia aérea, sus robos más o menos filantrópicos, sus pasiones y su éxito con las mujeres son los de un hermano mayor al que nos gustaría imitar. Algún día.