Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 13 8 2005 Sociedad 45 Salud Oncología Pediatría Educación sanitaria La contaminación ambiental aumenta el riesgo de cáncer infantil Un estudio de la Universidad de Birmingham ha relacionado la contaminación atmosférica con los tumores más frecuentes que padecen los niños. La investigación, publicada en Journal of Epidemiology and Community Health encontró que los niños que vivían cerca de terminales de transportes o industrias químicas multiplicaban las posibilidade morir por cáncer. La edad de la primera menstruación no influye en el peso adulto Aunque el sobrepeso es más frecuente en las niñas que tienen su primera menstruación antes de los 12 años, no existe ninguna relación entre la pubertad y el exceso de peso en la edad adulta. La revista Pediatrics publica un extenso estudio en el que desmiente esta creencia, sin embargo, confirma que las niñas que tienen sobrepeso son ocho veces más propensas a tener una pubertad precoz. Las Universidades Populares fomentarán los hábitos saludables El Ministerio de Sanidad y la Federación Española de Universidades Populares han suscrito un acuerdo de colaboración para fomentar los hábitos de vida saludables entre los ciudadanos. Sanidad destinará 144.000 euros para que estos centros divulguen conocimientos, actitudes, habilidades y estilos de vida sanos que mejoren el bienestar físico, psíquico y social. ENFERMEDADES INFECCIOSAS SALUD PÚBLICA Los peines, más eficaces que los champús y lociones contra los piojos b Pasar repetidamente una liendrera con el pelo limpio y mojado es cuatro veces más eficaz que los tratamientos químicos, según un estudio británico ABC MADRID. Ni lociones, ni champús especiales. Un estudio británico acaba de demostrar que las liendreras o los peines de púas estrechas son hasta cuatro veces más eficaces para acabar con los piojos que los tratamientos de farmacia. El trabajo, publicado en la revista British Medical Journal ha llegado a esta conclusión tras probar varios métodos para acabar con la pediculosis que sufrían 126 niños. En el estudio, 56 chicos utilizaron la liendrera, un peine especial con púas finas y muy próximas entre sí con el cabello mojado y limpio. El resto recurrió a tratamientos insecticidas que debían utilizar en un único lavado. Tras el tratamiento, los especialistas de la Escuela de Medicina Tropical de Londres, que han realizado el trabajo, comprobaron que el 57 de los voluntarios del primer grupo no tenía piojos y sólo el 13 de los usuarios del champú antiparasitario se había librado de los insectos. Un investigador muestra una maqueta del mosquito Anopheles que actúa transmite la malaria EPA El mosquito de la malaria se siente más atraído por las personas ya infectadas El parásito podría manipular el comportamiento del Anopheles b Estudios previos habían apuntado a la temperatura corporal o el olor de las personas como factores que podrían modificar las apetencias de los mosquitos N. R. C. MADRID. No todas las personas resultan igual de apetecibles para los mosquitos Anopheles que transmiten la malaria. Un estudio del Centro Médico Cedars- Sinai de Estados Unidos acaba de demostrar que estos mosquitos no eligen al azar sus víctimas sino que se sienten más atraídos por las personas que ya están infectadas. El trabajo que se publica en la revista PLoS Biology y se realizó en Kenia demuestra que los Anópheles los encargados de transportar el parásito de la malaria, no son simples inoculadores. Para medir cómo los mosquitos eran atraídos por los participantes del estudio, los investigadores dispusieron una cámara de mosquitos hembra no infectados rodeando varias tiendas con niños en su interior. En cada tienda había un niño ya infectado con la forma de la malaria transmisible, uno infectado con la fase no transmisible de la enfermedad y otro sin infección. Un dispositivo llamado olfatómetro desprendía en el aire los olores de cada participante hacia los mosquitos. Los investigadores estudiaron la atracción que ejercía cada niño y comprobaron que los que tenían las formas infecciosas de la enfermedad resultaban más atractivos que aquellos infectados con las formas no transmisibles de la enfermedad o por personas no infectadas. El mismo experimento se repitió después de que los pequeños recibieran medicamentos antimalaria y no hubo diferencias en los resultados. Estudios previos habían apuntado a que la temperatura corporal, el olor o el sudor podría modificar las apetencias de los mosquitos. Aunque los autores de la investigación están convenci- dos de que la atracción procede del propio parásito, no de algo intrínseco de los niños explica Jacob Koella, autor principal del estudio. Su trabajo sostiene que es el propio parásito de la malaria que transporta el mosquito el que manipula la conducta del mosquito cuando está listo para pasar a un nuevo huésped. Insectos resistentes Los autores reconocen que la liendrera tampoco tuvo un éxito total, pero fue cuatro veces más eficaz que los tratamientos químicos e insisten en que aún no hay un tratamiento idóneo contra la pediculosis, pese a ser un problema reciente. También advierten que los piojos están desarrollando resistencias a los tratamientos farmacológicos. Un hecho que explicaría por qué las infestaciones de piojos se están convirtiendo en un problema de salud pública. En su artículo hacen un llamamiento para identificar nuevos tratamientos, seguros y eficaces y advierten que aunque los insecticidas son seguros para su uso ocasional, pueden ser tóxicos si se usan con frecuencia Factores ambientales Esta manipulación podría tener un profundo efecto sobre la epidemiología de la enfermedad, lo que podría conducir a graves sesgos en las estimaciones de la intensidad de la transmisión de la malaria. El hallazgo, sin embargo, despierta muchas dudas entre los expertos en malaria porque opinan que existen numerosos factores que intervienen en el proceso, como los ambientales. Por ejemplo, se sabe que las personas que viven cerca de zonas donde se acumula el agua tienen un riesgo elevado de picadura, con independencia de si están o no infectados.