Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 13 8 2005 Sociedad 43 Salud La decoración, el juego, la educación y la compañía de los padres acelera el tiempo de recuperación de los niños hospitalizados. Sin embargo, sólo los grandes hospitales infantiles de España prestan atención al entorno de los pequeños enfermos Jugar, reír y... sanar TEXTO: VÍCTOR M. OSORIO ABC de leche materna español se encuentra en Baleares. Lo puso en marcha y gestiona de forma altruista la Fundación Banco de Sangre y Tejidos de las Islas Baleares, que se fundó en 1998 y que en julio de 2001 decidió crear también una sección específica para recoger y distribuir leche materna de donantes. Una práctica que viene de antiguo En realidad, la esencia de esta práctica se ha mantenido desde muy antiguo. Es lo mismo que hacían las conocidas como madres de leche algo que existió en no pocas localidades españolas hasta avanzado el siglo XX. Eran mujeres a las que recurrían otras madres para que les dieran el pecho a sus hijos, porque ellas no podían dárselo o porque preferían que lo hicieran otras. La diferencia es que ahora, en vez de dar directamente el pecho al bebé de otra madre, las donantes ceden su leche a una entidad, lo que conlleva unos controles previos y garantías analíticas. En principio, puede ser donante cualquier madre que se encuentre dando el pecho. Eso sí, se excluye a aquellas mujeres que puedan poner en riesgo a los bebés porque sean fumadoras, estén tomando ciertos medicamentos o drogas, consuman alcohol o padezcan enfermedades crónicas o infecciosas. También se descarta a aquéllas que hayan practicado actividades de riesgo y puedan contraer enfermedades de transmisión sexual. MADRID. La hospitalización supone una ruptura en la vida de las personas y, especialmente, de los niños. Hasta ahora sabíamos que realizar actividades lúdicas, seguir proporcionando educación y dar un entorno agradable a los niños tenía mucha importancia en cómo viven un ingreso, pero eso no es todo. Un estudio desarrollado por Ana María Ullán, de la Universidad de Salamanca, y Manuel Hernández, de la Universidad Complutense de Madrid, va más allá e intuye que estas cuestiones pueden repercutir incluso en el tiempo de curación. El coordinador de Atención al Paciente del Hospital Niño Jesús de Madrid, Federico Blanco, lo corrobora y afirma que está demostrado científicamente que el estado de ansiedad de los niños hacia su hospitalización incide en su recuperación La investigación- -premiada y publicada por la obra social de Caja Madrid- -se llama Los niños en los hospitales En ella se alerta de la importancia de una atención integrada a los pequeños y se dan sugerencias para mejorar el trato que se les da. El análisis realizado con catorce hospitales de Castilla y León muestra que todavía hay mucho por hacer en este terreno. Una situación que puede ser extrapolable a la mayoría de centros sanitarios, más preocupados en proporcionar una correcta atención médica. El estrés es uno de los aspectos reiteradamente asociados a los procesos de hospitalización, tanto en adultos como en niños dicen los investigadores. Para compensarlo aconsejan que se tenga en cuenta la decoración y ambientación porque la forma en que un hospital es percibido por los niños y sus familias y el significado que le atribuyen es capaz de condicionar el estrés que sufren Esther Rey, supervisora de calidad del Hospital Infantil La Paz de Madrid cree que se deben tener en cuenta los colores de salas y habitaciones, el mobiliario y todos los detalles que les rodea El ambiente favorece el desarrollo psicológico de los pequeños, asegura. son algunas de las propuestas de los grandes centros sanitarios. En los pequeños hospitales no se ofrece prácticamente nada. La risa es para los profesionales que trabajan con niños una de las mejores terapias. Estoy segura de que la risa les ayuda dice Esther Rey, de La Paz. En su hospital todos los jueves los doctores sonrisa van a ver a los niños. Apoyo escolar Algo que no hace demasiada gracia a los pequeños pero que es fundamental durante su hospitalización es continuar su proceso educativo. Hay niños que pasan largas temporadas ingresados y por ello todos los hospitales infantiles tienen un convenio con el Ministerio de Educación para que profesores especializados den clases y desarrollen actividades similares a las que los menores de distintas edades harían en sus colegios. Y para que todo sea como si estuvieran en su casa, no puede faltar la compañía de los padres o cuidadores. La Paz y el Niño Jesús son dos ejemplos de lo que se llama hospitalización madre- hijo habitaciones adaptadas para que el paciente pueda estar acompañado las 24 horas del día. Todas estas ideas que se recogen en el trabajo de los investigadores son valoradas por los profesionales. Federico Blanco resume la finalidad de todos: Trabajar por la salud de los niños La mejor medicina Jugar es una de las mejores medicinas. El niño lo que quiere es jugar, reirse y relacionarse con otros niños y nosotros tenemos que tratar de llevar eso al hospital asegura Federico Blanco. Aquí es donde entra la oferta lúdica que se da a los menores y que tan diferente es según el hospital del que se hable. Bibliotecas, teatros, préstamo de vídeos, payasos, voluntarios que van a pasar un rato con ellos El niño quiere jugar, reirse y relacionarse, y nosotros tenemos que tratar de llevar eso al hospital Niños ingresados en el Hospital Niño Jesús en una de las salas escolares ABC