Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 13 8 2005 Madrid 33 RINCONES MISTERIOSOS DE MADRID LA REAL CASA DE CORREOS Su reloj marca el final y el principio del año para numerosos españoles, pero pocos conocen que tanto su maquinaria como el edificio que lo contiene guardan leyendas misteriosas y de transfiguraciones Un edificio con leyenda negra TEXTO: MABEL AMADO FOTO: CHEMA BARROSO MADRID. Cuando Carlos III, allá por 1768, ordenó construir la Real Casa de Correos poco podía imaginar que su historia estaría ligada a la polémica y a leyendas del Averno. Este edificio, primero sede de la Administración del Correo Central, después Capitanía General, Gobierno Militar y guardia de prevención, llegó al siglo XIX como Ministerio del Interior y luego de la Gobernación. Posteriormente acogió la Dirección General de Seguridad y, en la actualidad, como Real Casa de Correos, es la sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid, con su arquitectura original bastante recuperada. Situado en un lugar emblemático para Madrid- -la Puerta del Sol- -y para las carreteras españolas- -a sus puertas se sitúa el famoso kilómetro 0- ya su propio diseño levantó a los habitantes de la Villa contra su arquitecto, el francés Jaime Marquet. Y es que los madrileños hubieran preferido para tan simbólico edificio un nombre español y ligado a la historia de la ciudad, Ventura Rodríguez, quien, como recordó Fernández de los Ríos, ya había presentado unos planos para este proyecto. Edificio sin escalera La burla y la mofa- -incluso el desprestigio- -cayeron sobre este arquitecto francés, al que se acusó, incluso, de haber olvidado construir la escalera interior de este edificio, de planta rectangular y organizado en torno a dos patios interiores. Pero volvamos a los primeros momentos de las obras, pues ahí es donde surge la leyenda endemoniada. Cuentan crónicas antiguas que unos albañiles que participaban en las tareas de construcción recibieron la terrorífica visita de Satanás. Al parecer, entre puesta de piedra de Colmenar y yeso, una voz profunda se dirigió a ellos y les recordó que la edificación era propiedad del Infierno. De nuevo la leyenda recuerda que la culpa de todo eran los planos del francés. La Real Casa de Correos preside la plaza de la Puerta del Sol, la más significativa de la capital lar que refiere una transfiguración. El protagonista en esta ocasión es su célebre reloj, procedente de la antigua iglesia del Buen Suceso. Refugio de un militar Aunque ahora concite aires festivos cada 31 de diciembre, y con el nuevo año sus alrededores aparezcan sembrados de confeti, gorros, matasuegras y corchos de cava, en plena ocupación napoleónica sirvió de refugio a un militar francés- -otra vez un francés surge en esta historia- Contaba el pueblo llano que cuando las tropas napoleónicas entraron en la ciudad de Madrid, un capitán de dragones francés ocupó este regio edificio con una pequeña compañía de soldados. Los madrileños, fieles a su carácter y enfurecidos por el asalto, rodearon la Casa de Correos y los militares huyeron, aunque nunca apareció el capitán francés. La leyenda cuenta entonces que Lucifer, para ayudarle, le había escondido en el flamante reloj. Fueron convo- Durante las obras, una voz profunda se dirigió a los obreros y les recordó que la edificación era propiedad del Infierno La leyenda cuenta entonces que Lucifer, para ayudar a escapar a un capitán francés, le escondió en el flamante reloj El servicio de Correos Entre 1756 y 1760 el arquitecto Ventura Rodríguez dirigió los primeros derribos de las casas de las manzanas 205 y 206 que lindaban con la Puerta del Sol con el fin de construir un edificio donde estuviera centralizado el servicio de correos de la Corte. En 1768, sin embargo, Carlos III optó finalmente por encargar la construcción de la Real Casa de Correos al arquitecto francés Jaime Marquet. En principio, este arquitecto, que llegó a Madrid acompañando al duque de Alba de su embajada de París, se iba a encargar del empedrado de las calles de Madrid. Finalmente, fue Ventura Rodríguez quien se ocupó de empedrar la ciudad. Recordando este hecho, un dicho popular reza así: al arquitecto la piedra, y la casa al empedrador El edificio proyectado por Marquet es de planta rectangular, organizado en torno a dos patios interiores separados por una crujía. La Inquisición Con el miedo calado hasta los huesos, los obreros se negaron a trabajar por temor a una nueva visita del Príncipe de los Infiernos. El director de la obra no tuvo más remedio que poner los hechos en conocimiento de la Inquisición. Ya con un destacado fraile presente en las obras- -y en la nómina- los trabajadores volvieron al tajo aún con ciertos temores. Afortunadamente, bien sea por la presencia del religioso o por compromisos del diablo, el caso es que no volvió a sentirse la presencia maligna en el edificio. Pero este edificio, que alojó en su tejado el primer telégrafo óptico de España, aún recuerda otra historia singu- cados especialistas relojeros de todo el país que revisaron la maquinaria y sólo encontraron un pequeño ratón. Se pueden imaginar el triste final que corrió el pobre roedor, confundido con un militar amigo del demonio...