Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Madrid SÁBADO 13 8 2005 ABC MADRID AL DÍA HASTA LUEGO JAVIER TOMEO H Está creciendo con fuerza el turismo procedente de la República Checa, Grecia, Finlandia, Dinamarca y Polonia SIGEFREDO La región ha recibido 1,4 millones de turistas extranjeros en lo que va de año Italianos, franceses y alemanes, los que más suben; los norteamericanos bajan b La Comunidad de Madrid va a firmar seis convenios con universidades asiáticas para promocionar el turismo lingüístico y transmitir la cultura española ÁNGEL GARCÍA MORENO MADRID. La Comunidad de Madrid recibió entre enero y junio 1.394.787 turistas extranjeros, lo que supone 88.036 más que en el mismo periodo de 2004. En términos porcentuales ello supone un incremento del 6,74 por ciento. Del total de visitantes extranjeros, la mayoría procedía de Estados Unidos (193.441) Gran Bretaña (136.583) Italia (115.121) Francia (113.770) y Portugal (78.675) El crecimiento en el número de turistas se produjo en todos esos países menos en Estados Unidos, que descendió. El mayor aumento se dio en los visitantes procedentes de Italia, cuyo número aumentó en 21.559, con un crecimiento porcentual del 23,04 por ciento. El número de visitantes procedentes de Francia creció en 11.560; el de Gran Bretaña, en 1.572, y el de Portugal, en 8.519. Es relevante que el número de visitantes alemanes haya aumentado en 7.163, ya que revela una recuperación del turismo procedente de ese país. En cuanto a Estados Unidos, la disminución en el número de visitantes ascendió a 2.702. Según explicó ayer la viceconsejera de Economía, Concha Guerra, su departamento está estudiando las causas de esta disminución, aunque apuntó a factores internos, como la incertidumbre que en los últimos años viven los norteamericanos en su propio país. Aunque en volumen de turistas es menor, resalta el dato del importante crecimiento porcentual del número de visitantes procedentes de países como la República Checa (45,75 por ciento de aumento) Grecia (41,85) Finlandia (40,13) Dinamarca (33,95) y Polonia (33,36 por ciento) Pernoctaciones Si a los casi 1,4 millones de turistas extranjeros se les suman los 2.116.920 españoles que han pernoctado en hoteles, el número de visitantes alojados El PSOE pide más seguridad para el turismo japonés El PSOE del Ayuntamiento pidió ayer un plan especial de seguridad para los más de 60.000 turistas japoneses que visitan cada año la capital y que, en los seis primeros meses de este año, han sufrido 74 robos y más de 200 estafas. El coordinador general de Economía del Ayuntamiento, Ignacio Niño, calificó las declaraciones de totalmente erróneas por su falta de rigor Aseguró que, el año pasado, Madrid recibió la visita de 123.893 japoneses y, entre enero y abril de 2004, fueron 14 los robos con estrangulamiento, frente a los 23 del año pasado. en los establecimientos hoteleros madrileños alcanzó en el primer semestre los 3.511.707. Esto supone un aumento de 379.868 turistas más que en el primer semestre de 2004. En términos porcentuales, el aumento es de aproximadamente un 12 por ciento, superior a la media nacional, que se situó en el 8 por ciento. La viceconsejera expresó su esperanza de concluir este año en cerca o rebasando la cifra de siete millones de visitantes, frente a los seis que se registran en 2004. Concha Guerra atribuyó ese incremento del turismo en gran medida al esfuerzo realizado por la Administración autonómica para la promoción de Madrid aprovechando el gran número de enlaces aéreos de las principales ciudades europeas con la región. Para este tipo de promoción del turismo se destinarán en 2005 dieciocho millones de euros y unos 20 millones el próximo ejercicio. Dentro de las actuaciones que se realizan destacó el Plan Asia, y, en su seno, la firma de seis convenios con universidades de ese continente para desarrollar el turismo lingüístico, es decir, la promoción del idioma y cultura española. El presupuesto de este programa será de unos 4 millones de euros. En cuanto al turismo japonés, afirmó que la Consejería está apoyando todas las iniciativas para atraerlo a Madrid y trabajando en contacto estrecho con el Ayuntamiento de la capital. Aseguró que en Madrid la inseguridad no es mayor que en cualquier otra capital europea y, en este sentido, lo que se está trasmitiendo a los visitantes procedentes de ese país es seguridad. ay cosas que, a primera vista, no nos llaman la atención, pero que reflexionando luego sobre ellas nos dan bastante que pensar- -me dice esta mañana Ramón- Fíjate en mis ojeras, me he pasado toda la noche en vela, cavilando sobre las distintas fórmulas que utiliza la gente para despedirse. El asunto tiene más miga de la que piensas. Nos parece normal, por ejemplo, que la gente se despida con un hasta mañana De ese modo expresa su convicción de que al día siguiente volverán a encontrarse con la misma persona de la que hoy se despiden. El plazo es bastante largo; exige, por lo menos, el transcurso previo de una noche, pero aunque sepamos muy bien que el hombre propone y Dios dispone, consideramos lógico que ese encuentro se produzca. Otras veces, sin embargo, el plazo que se establece es más breve y apenas concede margen suficiente para que en el ínterin se produzca algo inesperado. Decimos, por ejemplo, hasta luego a pesar de saber perfectamente que las probabilidades de volver a encontrar a esa persona son, de hecho, nulas. Imagínate que un individuo cualquiera, en una ciudad de tres o cuatro millones de habitantes, coge uno de sus veinte o veinticinco mil taxis. Ese individuo no volverá a coger otro taxi en los próximos dos años. Paga el importe de su carrera y se despide del taxista con un hasta luego Y el taxista le responde: Hasta luego A primera vista esa fórmula del hasta luego parece una frivolidad, pero si ahondamos en la psique profunda de quienes la utilizan, ya no lo parece tanto. ¿Comprendes lo que quiero decirte? -No- -le digo. -Lo que quiero decirte es que ese hasta luego puede interpretarse también como una expresión resumida de los más bellos sentimientos. En cierto modo, esa expresión, en apariencia frívola podría traducirse por un hasta luego, hermano; no te conozco, no nos habíamos visto nunca, y lo más probable es que, después de hoy, no vuelva a verte nunca más. Pero yo prefiero decirte hasta luego porque sé de antemano que hoy mismo volveré a verte en esta gran ciudad, aunque sea repetido en otros hermanos, o lo que es igual, en otros hijos de un padre único y común que nos hermana a todos Tanto es así que, en cierto modo, ese hasta luego equivale a una declaración amorosa... ¿Me entiendes ahora? -No- -repito- -No te entiendo. La verdad es que te entiendo muy pocas veces.