Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 13 8 2005 27 Madrid Las obras del túnel de la risa hacen peligrar la apertura total de la zona Windsor el día 31 El Ayuntamiento quiere abrir Raimundo Fernández Villaverde ese día tras el desmontaje del Windsor que están preocupados por si las actuaciones no están acabadas en la fecha prevista aunque tienen la palabra de Fomento CARLOS HIDALGO MADRID. Cuando parecía que el culebrón Windsor tras seis meses de duración, tocaba a su fin, un nuevo imprevisto puede hacer peligrar la apertura total de la calle de Raimundo Fernández Villaverde el próximo día 31, tal y como tiene previsto el Ayuntamiento de la capital. La piedra en el zapato son ahora las obras que el Ministerio de Fomento está acometiendo en la zona con motivo de la construcción del segundo túnel de la risa mediante el que quedarán unidas las dos principales estaciones ferroviarias de la capital: Atocha y Chamartín. Desde la Concejalía de Urbanismo afirman que el departamento ministerial que dirige Magdalena Álvarez les ha dado su palabra de que el último día 31, cuando se produzca el esperado acto de apertura al tráfico de la calle que peor ha salido parada del monumental incendio, no habrá problema alguno. Todos los carriles podrán ser transitados por los vehículos. Sin embargo, una visita a la zona en cuestión sirve para tener, al menos, la sombra de la duda de que eso pueda ser así. Y eso es lo que le está pasando al Ayuntamiento, donde reconocen que, pese a la promesa de Fomento, están preocupados por si acaban o no acaban a tiempo las obras y añaden: Van bastante lentos b En Urbanismo reconocen Las cámaras de videovigilancia inundan todas las zonas estratégicas de la capital Lo que sí es seguro- -o eso esperan- -es que el día 31, cuando el alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón, presida la apertura de la calle, otra importante obra ya terminada e inaugurada empiece a ser realmente efectiva: el túnel de Cuatro Caminos. Lo que podría ocurrir en caso de que Fomento no haya terminado las actuaciones y recogido el material desplegado es que una parte de los viales no quedara abierta, concretamente, el lateral donde se encuentra la boca de Metro de Nuevos Ministerios. Se trataría, por tanto, de una restricción parcial al tráfico, pero de un nuevo obstáculo para solventar la situación tan peliaguda que se está viviendo en la zona sur de Azca desde que el pasado 12 de febrero prendiera en llamas la Torre Windsor. Inoportuna casualidad Ayer, a pide de obra, los trabajadores aseguraban que tenían la orden expresa de Fomento de que las actuaciones en ese tramo estuvieran terminadas para el día 31. El azar, la mala suerte y la más inoportuna de las casualidades parece que se han conjurado para que las tuneladoras que perforan Madrid de sur a norte, y viceversa, hayan pasado precisamente por la zona durante estos últimos meses. Los trabajos, a fecha de hoy, se centran en esa área en la inyección de cemento y extracción de arena para afianzar el terreno. Mientras, a poquísimos metros, otra mastodóntica obra, ésta dependiente del Ayuntamiento, no sólo cumple sus plazos previstos, sino que, además, adelantará su finalización varios meses. Entre ayer y hoy se cumplen los seis meses exactos del incendio que ha Las máquinas seguían trabajando ayer en la zona en obras hecho entrar en coma a Azca. El delicado desmontaje del esqueleto del rascacielos, que iba a terminar a principios del año que viene, ya está en su fase final de ejecución. El proceso ha sido controlado al milímetro, habida cuenta de los problemas de estabilidad de lo que quedó del inmueble tras el siniestro, pero también debido a la amplia repercusión social SIGEFREDO que ha tenido. A ello, asimismo, habría que sumar las importantes pérdidas económicas que están sufriendo numerosos comercios del complejo Azca. El corazón financiero de la capital madrileña espera, a partir del día 31 de este mes, salir de la arritmia a la que se ha visto sometido desde hace seis meses.