Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 13 8 2005 Internacional 25 Hamás advierte que no depondrá las armas L. L. C CIUDAD DE GAZA. No habrá tregua después de la evacuación. Militantes del movimiento radical islámico Hamás advirtieron ayer que no depondrán las armas a pesar de la retirada israelí de los asentamientos de la Franja de Gaza y cuatro de Cisjordania, y que continuarán con la violencia como modo de presión hasta que Jerusalén abandone el resto de las zonas ocupadas. En declaraciones al diario Haaretz, líderes del brazo armado de esta formación- -que ha jurado destruir el Estado de Israel- -añadieron que respetarán su compromiso de no llevar a cabo ataques durante el periodo de evacuación, pero que en todo caso responderán a cualquier agresión que reciban del lado hebreo. Cada acción se encontrará con nuestras reacción, no nos quedaremos callados frente a las acciones de nuestro enemigo indicó uno de los portavoces, Al Ghandour. Ghandour insistió en que Hamás no se unirá a ninguna agencia de seguridad palestina a pesar de los esfuerzos del presidente de la Autoridad Nacional, Abu Mazen, por convencer al grupo para que permanezca en calma. Mantendremos nuestra estructura e incrementaremos nuestra fuerza sin unirnos a ningún servicio de seguridad advirtió. Unas 30.000 personas se agolparon ayer en las playas de Gaza en un ensayo de lo que serán las celebraciones oficiales por la evacuación. Abu Mazen bajó a la arena con un mensaje de júbilo: el presidente palestino se juega contra Hamás el título de gran libertador Banderas de victoria con la campaña electoral en el horizonte TEXTO: LAURA L. CARO ENVIADA ESPECIAL CIUDAD DE GAZA. Último viernes antes de la liberación. Con los rezos de las mezquitas sonando huecos a lo lejos, treinta mil palestinos dedicaron la tarde del día santo de ayer a calentar motores para la semana de júbilo que se avecina. Agolpados entre cientos de policías con el dedo puesto en el gatillo de los fusiles de asalto por lo que pudiera pasar, tropeles de jóvenes exaltados, bandera en mano, salieron a las playas para oír al presidente de la Autoridad Nacional darles emocionado la bendición: Hoy empieza el viaje para que nuestro pueblo establezca un país independiente con capital en Jerusalén: la marcha de la democracia y la libertad. ¡Hoy Gaza, palestinos, mañana Jerusalén! Y como una oración de fiesta se desató por fin el eco sordo descomunal que ya acompañó a Abu Mazen hasta que se fue: ¡Al yawm Gaza, wa gadan Al Quds (Hoy Gaza, mañana Jerusalén) Desde que la Autoridad Palestina superara sus reservas iniciales a felicitarse por la retirada del asentamiento judío y cayera en la cuenta de lo ventajoso de patrimonializar la liberación antes de que lo hiciera Ha- mas, los tambores de fiesta oficial no han hecho más que redoblar. La clave: el movimiento radical islámico prepara festival propio, una potente marcha de estilo militar para la que ya ha mandado hacer 2.000 trajes de mártir nuevos, y al fin y al cabo, quien gane la competición y consiga alzarse como el gran libertador de Gaza habrá acumulado méritos de oro para ser el próximo líder en las elecciones legislativas, que- -no perder de vista- -están a la vuelta de la esquina. Ante la carrera que se anuncia de a ver quién puede más lo de ayer fue sólo un ensayo general. El gobierno de Abu Mazen ha puesto sobre la mesa 1,7 millones de dólares para vestir los festejos con los colores de la enseña palestina, en un esfuerzo por dejar bien claro que la retirada de los colonos que está a punto no es fruto de la resistencia violenta como defiende Hamás, es- -guiño al pueblo cansado de bombas- -una victoria nacional A todo trapo Abu Mazen necesita capitalizar la retirada de Gaza y evitar que Hamás encarne el papel de libertador Hoy Gaza, palestinos, mañana Jerusalén proclamó el líder de la ANP ante una multitud de jóvenes eufóricos Un globo, pintado con los colores de la bandera palestina y con fotografías de Arafat y Abu Mazen, ayer en Gaza REUTERS Del tamaño de las celebraciones que se preparan dan buena cuenta los trabajadores del taller de Akran Hinnawi, que el jueves cosían a destajo las franjas de tela negra, blanca y verde al triángulo rojo de la bandera palestina. En cosa de tres semanas apenas han tenido tiempo de alzar la cabeza de las máquinas para cumplir el encargo del Gobierno de montar hasta 25.000 unidades que, sumadas a otras 100.000 más, ya empezaron a batirse ayer en las playas e inundarán las calles en señal de orgullo el día en que los colonos se marchen de la tierra ocupada. Celebraremos la felicidad de sentirnos un poco más libres predicó su jefe. No son los únicos que se emplean en la puesta en escena de la liberación: en nueve fábricas más otros 1.170 obreros confeccionan a contrarreloj cantidades ingentes de pantalones azules, camisetas y gorras, todas estampadas con la bandera, que uniformarán la fiesta, por no hablar de las miles y miles de tazas de desayuno con un Gracias por la evacuación que los de Gaza han hecho para conmemorar a su manera el fin de los asentamientos dentro de sus fronteras. Se han grabado anuncios para la radio, emisiones especiales en los dos gigantes televisivos árabes, Al- Yasira y Al- Arabiya, y publicidad en los periódicos locales. Y, textil y pancartas aparte, ya hay alquilados 200 autobuses para llevar a los palestinos de tour a que disfruten de la oportunidad inédita de contemplar con sus propios ojos las colonias una vez evacuadas, antes de que las excavadoras reduzcan a la categoría de escombros los espectaculares chalets judíos, sus fábricas y sus granjas. Ése será también el día, ha dicho el aplaudido ministro palestino de Asuntos Civiles, Mohamed Dahlán, en que una buena parte de las banderas tejidas para la ocasión viajen hasta los asentamientos para ondear en tejados y jardines: más o menos, como en la conquista de la Luna.