Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 SÁBADO 13 8 2005 ABC Internacional El Reino Unido se blindará legalmente para evitar los procesos contra las deportaciones Londres equiparará la seguridad del Estado a los derechos de los islamistas b El actual marco legal antiterroris- ta colisiona con obligaciones internacionales de Gran Bretaña que impiden la deportación a países con riesgo de tortura MARCELO JUSTO. SERVICIO ESPECIAL LONDRES. El Gobierno británico planea una nueva ley para instruir a los jueces sobre la interpretación correcta de la ley de derechos humanos. La máxima autoridad judicial del Reino Unido, Lord Chancellor Charles Falconer, procura evitar que la justicia bloquee la deportación de diez extranjeros peligrosos para la seguridad del Reino anunciada el jueves. En declaraciones ayer al programa radiofónico político más importante del país, Today Lord Falconer señaló que el poder ejecutivo no estaba intentando subordinar al poder judicial. La ley debe estipular que el ministro de Asuntos Interiores, supervisado por los tribunales, tiene que poner en la balanza la seguridad del Estado y los derechos individuales de los detenidos a la hora de decidir si la deportación está de acuerdo con la legislación británica. Para esto quizás se necesite una ley que diga cuál es la interpretación correcta de la Convención Europea de Derechos humanos indicó Falconer. Según el Lord Chancellor esta nueva ley no afectaría en nada la independencia de los jueces. No queremos quitarle a los jueces el poder de decidir en cada caso. Lo que queremos es darles el marco en el que este poder debe ejercerse indicó. El Gobierno y el poder judicial están enfrentados desde diciembre del año pasado sobre la interpretación correcta de la Convención Europea de los Derechos Humanos. Una dura resolución en esa fecha de la máxima instancia judicial del Reino, la Cámara de los Lores, forzó al Ejecutivo a poner en libertad a muchos de los extranjeros detenidos bajo la ley antiterrorista y a dejar bajo arresto domiciliario a otros. Entre los diez detenidos este jueves se en- cuentra el clérigo radical jordano Abu Qatada, buscado por los atentados del 11 de septiembre y del 11- M, y un grupo de aparentemente nueve argelinos, cuyos nombres no se dieron a conocer. Según el rotativo The Independent uno de ellos llegó de Madrid en 1998 y solicitó asilo como objetor de conciencia por negarse a realizar el servicio militar. Este argelino se escapó del Centro de Detención de Yarlswood tras un incendio en febrero de 2002, pero volvió a ser arrestado en septiembre de ese año. Los obstáculos La ley de Inmigración aprobada en 1971 autoriza a deportar extranjeros que constituyen una amenaza a la seguridad nacional, pero entra en conflicto con las obligaciones internacionales de Gran Bretaña, tanto la Convención Europea de los Derechos Humanos, incorporada a la legislación británica en 1998, como la Convención Internacional contra la Tortura, que el Reino Unido incorporó en 1988. Ambas prohiben la deportación si las personas corren peligro de ser torturados en su país de origen. Para sortear estos obstáculos el Gobierno está negociando acuerdos con Argelia, Egipto y El Líbano. Esta semana Downing Street llegó a un memorandum de entendimiento con Jordania por el cual los jordanos se comprometen a respetar los derechos humanos de los deportados y aceptan una supervisión independiente de cada caso. Amnistía Internacional restó validez a cualquier garantía de Jordania o de países con antecedentes de violación sistemática de los derechos humanos. Estas supuestas garantías provienen de países que niegan sistemáticamente toda responsabilidad en casos de tortura, a pesar de que estos casos están ampliamente documentados indicó el portavoz de la organización Mike Blakemore. Amnistía Inter- Bakri, símbolo del Londonistán se convierte en el primer deportado M. J. LONDRES. Uno de los símbolos del Londistán el clérigo musulmán Omar Bakri Mohammed, se convirtió en el primer deportado bajo las nuevas reglas de juego del gobierno británico. El ministro del Interior, Charles Clarke, anunció ayer que prohibía el regreso del líder religioso a Gran Bretaña porque su presencia no es beneficiosa para la comunidad El clérigo se encuentra en el Líbano, donde fue arrestado el jueves a instancias de Siria y luego puesto en libertad. Bakri abandonó el Reino Unido el sábado pasado, un día después de que el primer ministro, Tony Blair, anunciara 12 medidas para combatir el terrorismo. Bakri fue el fundador de Hizb ut- Tahir y Omar Bakri, en Londres, durante un discurso Al- Muhajiroun, dos organizaciones radicales islámicas que Blair planea proscribir. El portavoz del clérigo en el Reino Unido, Anjem Choudray, calificó la decisión del gobierno AFP británico de escandalosa pero el moderado Consejo Musulmán Británico manifestó su beneplácito con la medida por la contribución de Bakri a la demonización de los musulmanes británicos Downing Street negocia acuerdos para la deportación con países como Argelia, el Líbano y Egipto Abogados de derechos humanos critican al Gobierno por manipular los temores generados tras el 7- J nacional ha registrado más de 250 casos de presunta tortura o maltrato de prisioneros detenidos por delitos terroristas. Abu Qatada, ya fuera del país, fue condenado en Jordania por delitos terroristas. En 1995 el clérigo recibió asilo político en el Reino Unido. El Gobierno laborista lo arrestó en 2002. En su momento un juez británico lo calificó de individuo verdaderamente peligroso El director del Servicio de Asesoramiento de la Inmigración, Keith Best indicó al diario The Guardian que el proceso de deportación puede durar años. Una deportación tiene varias instancias de apelación: ante el Comité de Apelaciones de Inmigración, ante la Corte de Apelaciones de la justicia ordinaria, ante la Cámara de los Lores y, en última instancia, ante la Corte Eu-