Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 13 8 2005 11 Interior no entregó al juez del Olmo documentos sobre el suicida Lamari elaborados por el CNI La operación salida se complica en los vuelos a Londres por la huelga de los empleados de British Airways JUAN JOSÉ LINZ Premio Nacional de Sociología y Ciencia Política ETA no es un actor político para negociar, es un problema criminal Catedrático emérito de la Universidad de Yale, Juan José Linz es uno de los pensadores más respetados en el campo de la politología. Crítico con una posible reforma de la Constitución para satisfacer a los nacionalismos, cree un error considerar la negociación política con ETA TEXTO: ROBERTO PÉREZ TELEPRESS El punto de inflexión fue el acto político que la izquierda abertzale celebró impunemente en noviembre pasado en el Velódromo de Anoeta. Tras este acto, Batasuna regresó a otro de sus escenarios habituales, la capital vizcaína, con una multitudinaria manifestación que se celebró en junio. De consentirse, su regreso mañana a las calles de San Sebastián, la ilegalizada Batasuna habrá conseguido de nuevo imponer su presencia social, además del hecho de haber colocado al Partido Comunista de las Tierras Vascas en el Parlamento vasco en las autonómicas de abril. La decisión final sobre la prohibición está en manos de la Sala de Vacaciones del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. La abogada de Batasuna Jone Goirizelaia presentó ayer el anunciado recurso. miento a Balza para que no le sobrepase la situación el domingo y establezca un dispositivo adecuado, más que proporcionado, ante un enemigo que sabe que es violento, conoce sus estrategias y que sabe cómo se las gasta Con el dispositivo adecuado, el PP vasco considera que los batasunos no tendrán más remedio que desistir, lo que contribuirá a la seguridad de los propios ertzainas y también de las miles de personas que tienen pensado acudir a San Sebastián, en el primer día de su Semana Grande. El secretario de Justicia e Interior del PP, Ignacio Astarloa, sugirió a la Ertzaintza que pida ayuda a la Policía y exigió a la Fiscalía que esté atenta. NUEVA YORK. Juan José Linz Storch de Gracia es un referente en la politología española del siglo XX. Catedrático emérito de la Universidad de Yale, recogió hace unos días en Nueva York el Premio Nacional de Sociología y Ciencia Política que concede el español Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 1987, su magisterio ha recorrido un largo listado de universidades entre Europa y Estados Unidos, incluida la Complutense de Madrid a mediados del siglo pasado. A sus 79 años, tras trescientas publicaciones, entre ellas veinte libros sobre sociología y politología, centra su último trabajo en la relación entre federalismo, democracia y nación. -España ha abierto el melón del debate en torno a la negociación para el fin de ETA. Usted siempre se ha mostrado contrario a incluir el terrorismo en el ámbito de la política, ¿también en este caso? -El problema de ETA no es político, es el de una actividad criminal en un Estado democrático. Por eso, hay que tener claro que ETA no es un actor político para negociar. Y centrar el debate político de un país en el terrorismo es un error; el terrorismo no es política, es una desgracia. Sólo una vez que termine el terrorismo podría plantearse el reconocimiento de ciertos beneficios de una negociación, pero sólo en ese momento. -Algunos miran a Irlanda y ven en el proceso seguido con el IRA un camino en el que fijarse, ¿comparte esa tesis? -En Irlanda del Norte se da una realidad específica y no veo utilidad alguna en buscar paralelismos. -Los nacionalismos constituyen otra pieza clave en el debate sobre el futuro del marco territorial, constitucional y sobre el propio modelo de Estado en España. ¿Qué reflexión le merece? -El problema de los nacionalismos viene de antiguo en España y era previsible que resultara una realidad complicada. La cuestión es que tienen votos y por eso hay que ser conscientes de que son participantes de la vida política. En 1973 ya apunté esa realidad del nacionalismo, en un país en el que para unos España es una na- Juan José Linz Storch de Gracia en un momento de la entrevista ción, para otros no y para otros incluso un Estado sin legitimidad. Para encauzar lo mejor posible esa realidad se hizo la Constitución con la estructura federal asimétrica de las autonomías. Lo que ocurre es que luego hay otros que quieren ir más allá. ¿Cree oportuna una reforma constitucional a este respecto? -La Constitución está bastante bien hecha y debería ser defendida por todos, en vez de discutir tanto sobre ella. ¿Y el derecho de autodetermina- ABC Para permitir un referéndum de autodeterminación habría que cambiar la Constitución y eso requiere de la voluntad de todos los españoles ción tan intensamente reiterado desde el mundo nacionalista? -Para permitir un referéndum de autodeterminación habría que cambiar la Constitución y eso requiere de la voluntad de todos los españoles, no sólo de los de una parte de España. Por eso hablar de derecho a la autodeterminación de un territorio incumbe a todos los españoles. ¿Cómo encarar una posible reforma? -Ni una reforma constitucional ni un Estatuto de autonomía ni un referéndum de autodeterminación son lo mismo que unas elecciones, que cada cuatro años dan la oportunidad de cambiar un gobierno. Por eso no se pueden considerar como un proceso electoral sin más en el que valen las mayorías simples. La reforma constitucional, y por tanto también casos como los referendos sobre autodeterminación o reformas estatutarias, requieren de mayorías cualificadas.