Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 SÁBADO 13 8 2005 ABC Nacional Batasuna mantiene su pulso al Gobierno vasco y Balza le advierte que usará la fuerza Otegi recuerda al consejero que ha celebrado centenares de manifestaciones sin problemas b El titular vasco de Interior acusa a Batasuna de buscar deliberadamente que le prohibiesen la manifestación convocada para mañana en San Sebastián A. ANTOLÍN VITORIA. En vísperas de las fiestas de San Sebastián, la incertidumbre sobre lo que sucederá el domingo, día del txupinazo continúa ante la insistencia de la ilegalizada Batasuna de mantener a toda costa una manifestación que la Consejería de Interior ha prohibido y que se muestra dispuesta a impedirla por la fuerza según declaró ayer el responsable vasco de Interior, Javier Balza. Aunque Balza había dicho que mañana hará cumplir la ley, esta vez fue más allá al anunciar que no dudará en ordenar a la Ertzaintza el uso de la fuerza para impedir esta manifestación, que Batasuna celebró los dos años anteriores a pesar de ser una formación ilegal. En este tira y afloja entre nacionalistas y radicales, el dirigente batasuno, Arnaldo Otegi, insistió en que no darán marcha atrás, y que se mantendrá la convocatoria ya que no se trata de un pulso- -dijo- sino de un debate sobre la libertad Otegi, en silencio desde que anunció el martes la manifestación, recordó a Javier Balza que ha habido centenares de manifestaciones suyas sin problemas, sobre todo al no dejarse ver la Ertzaintza. Por ello, afirmó, en detrimento del Ejecutivo vasco, que quien dice dónde debe estar la Ertzaintza no es Batasuna sino que es María San Gil, el Partido Popular, la televisión española y el juez Garzón El Departamento vasco de Interior también terció en la polémica. En declaraciones a la Ser Javier Balza aseguró al PSE y al PP que la Ertzaintza hará todo lo posible para impedir la marcha y que si fuera necesario, utilizará la fuerza Agregó que en caso de una resolución en contra de su celebración, la Policía autónoma vasca parará la manifestación y, en caso de altercados de orden público intervendrá con el uso de la fuerza aunque siempre, según matizó, conforme a la ley y de forma proporcionada Aunque un acto sea prohibido, no se puede cargar a sangre y fuego contra una masa Concejales del PNV denuncian amenazas de los proetarras El PNV ha denunciado las amenazas y coacciones que tres de sus concejales en el Ayuntamiento de Lequeitio (Vizcaya) así como uno de Eusko Alkartasuna, están sufriendo por parte de miembros de la izquierda abertzale que les exige su dimisión. En varias ocasiones han aparecido carteles en el pueblo con sus nombres, apellidos y fotos y tachándoles de lapurrak (ladrones) La presidenta de la Junta Municipal del PNV en Lequeitio, Jaione Arrasate, manifestó ayer que nos acusan de ser usurpadores de unos asientos que, supuestamente, en relación a los votos nulos que se obtuvieron en las elecciones de 2003, les corresponden y solicitan la dimisión de nuestros concejales para ocupar esos puestos Jaione Arrasate, presidenta de la Junta Municipal del PNV en Lequeitio, denuncia, junto a otros miembros de su partido, el acoso que sufren ediles de esa localidad de 5.000 personas puntualizó el titular de Interior. El consejero insistió en denunciar que la formación abertzale buscó deliberadamente la prohibición de la marcha porque su objetivo era provocar y acusó a los batasunos de estar traicionando sus últimos mensajes, en concreto, la declaración de Anoeta donde el compromiso fundamental que asumía públicamente era sacar el conflicto de las calles indicó para añadir que esto se contradice con los altercados de los últimos días, en referencia al ataque de una treintena de encapuchados a diez locales en la localidad vizcaína de Guecho o al atentado contra la Comisaría de Rentería. Lo cierto es que el cambio de clima político en el País Vasco tras la aprobación en el Congreso de los Diputados de una resolución a favor del diálogo con ETA siempre y cuando la banda abandone las armas, con el apoyo de todos los partidos salvo el PP, se ha visto acompañado, en lo que llevamos de verano, por el rebrote de la violencia callejera, al abrigo especialmente de las fiestas patronales. Los actos impunes Desde la victoria del PSOE, la ilegalizada Batasuna ha pasado de celebrar sus asambleas casi de forma clandestina a convocar actos públicos, sin que el Departamento vasco de Interior, competente en la materia, ni la Fiscalía lo hayan impedido, a pesar del auto de la Audiencia Nacional del 26 de agosto de 2002 que ordenó la suspensión cautelar de sus actividades y el precinto de sus sedes, locales y establecimientos. La decisión sobre la prohibición está en manos del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco PP y PSE esperan que la Ertzaintza actúe con contundencia A. A. VITORIA. El PSE y PP creen que ante el pulso lanzado por la ilegalizada Batasuna al PNV y al Ejecutivo vasco, al consejero de Interior, Javier Balza, no le queda otro remedio y obligación que emplearse a fondo para hacer cumplir la prohibición, e impedir la manifestación con la que los radicales quieren imponer su presión social y hacerse fuerte en las calles para suplir su ausencia de las institu- sa por una formación ilegal, que lo que está buscando es la provocación y la prohibición dijo, en sintonía con el Ejecutivo vasco y el PNV. Cumplir la ley ciones. Así, el secretario general del PSOE en el Congreso de los Diputados, Diego López Garrido, mostró su confianza en la profesionalidad tanto de la Ertzaintza como del Gobierno vasco para impedir que se celebre la marcha, y se mostró convencido de que actuarán con contundencia con tal fin, si es necesario. López Garrido reiteró el carácter no legal de una manifestación, convocada de forma ostensible y ostentoMientras, el secretario general del PP en el País Vasco, Carmelo Barrio, también transmitió su confianza en que finalmente se cumplirá la ley y en que la Ertzaintza pondrá todos sus medios para impedir la marcha. En cualquier caso, añadió que ante la provocación constante de la ilegalizada Batasuna, al consejero de Interior no le queda otra obligación que emplearse a fondo para que no se celebre En este sentido, hizo un llama-