Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 12 8 2005 85 El Liverpool, con cuatro jugadores, es el equipo que más futbolistas aporta a la selección española Alberto García se estrelló contra la nueva generación de los africanos Cayó en las semifinales, junto a España y Roberto García, mientras que Antonio Reina y Eugenio Barrios se clasificaron para las de 800 M. FRÍAS HELSINKI. Duró poco el sueño de Alberto García en el Mundial. Tenía los nervios como un novato, pero al final he estado tranquilo dijo al finalizar la carrera sobre sus sensaciones iniciales. El madrileño confiaba en estar cuando menos en la final, aunque ahí sus posibilidades serían nulas, incluso después de haber corrido su serie mientras esperaba el resultado de la segunda. Pero no pudo ser. El cambio generacional habido desde que compitió hace cuatro años en su último mundial, le ha pillado totalmente desprevenido. Y eso que la carrera pintaba inicialmente bien para sus intereses. Se corría a un ritmo relativamente cómodo (2: 42 el kilómetro) que incluso le llegó a parecer escaso porque en el tramo del kilómetro dos al tres, el madrileño se puso a tirar del grupo y hubo un momento en el que hizo gestos ostentosos para que alguien tomase el relevo. Incluso llegó a abrirse para invitar a que alguien le adelantase. Pedí relevos porque aquí la gente es muy cómoda y todo el mundo se piensa que es rápido. También los africanos tienen que tirar AFP LOCO POR UNA HAMBURGUESA JAVIER MORACHO Gesto de veterano Gesto de veterano y de líder. Aún conserva los ademanes de antaño, cuando se codeaba con los africanos a nivel mundial (en Edmonton fue cuarto) y cuando dominaba a su antojo en Europa. El ritmo se mantuvo constante, como el de una locomotora, hasta el kilómetro cuarto, momento en el que los africanos comenzaron las hostilidades, aceleraron la carrera a 2: 12 y se acabaron las esperanzas del madrileño. Hasta ese momento, toda la pléyade africana había estado parada, esperando al final y aguardando a ver quien se movía. Alberto fue el primer blanco de su serie, pero acabó noveno- me ha faltado la chispa de antes en la última vuelta dijo- -en su grupo con una marca de 13: 25.44, que él mismo la calificó de buena: He acabado contento porque los africanos tienen ahora mucho más nivel Acabada la segunda semifinal vino la decepción. Estaba muy difícil la clasificación y se quedó a las puertas. Fue el mejor del trío español. Jesús España, que corrió la segunda serie, fue descalificado porque al paso de la línea de meta en una de las vueltas se desequilibró y pisó el césped. Roberto García acabó decimoquinto. Casi hubo pleno español para las semifinales de los 800 metros. Y si no lo ustin Gatlin es la nueva imagen de la velocidad estadounidense. Atrás quedaron los velocistas fanfarrones que montaban el espectáculo con gestos desafiantes como los Drummond, Greene o Mitchell. El nuevo bicampeón del mundo siempre se muestra respetuoso con sus rivales y el público. Tiene como manager a Renaldo Nehemiah, ex plusmarquista mundial de 110 metros vallas, que pasó por las pistas ganándose la admiración de los vallistas que tuvimos la oportunidad de coincidir con su época. Gatlin es un gran aficionado a los McDonalds, pero, como tiene que cuidar sus dietas, sólo se permitió un pequeño homenaje al día siguiente de ganar el oro en 100 metros y se comió una hamburguesa. Con las dos medallas de oro ganadas y la casi segura de 4 x 100, Gatlin igualará en la hazaña de Carl Lewis en el primer Mundial, en el que ganó tres, pero en 100, longitud y relevo corto. J Alberto García persigue a sus rivales en la semifinal de 5.000 EFE A Olmedo le clavó los tacos Krummenacker Manuel Olmedo se retiró sangrando de su serie clasificatoria después de que el estadounidense David Krummenacker le clavara los tacos de sus zapatillas en el muslo en plena carrera. Al final de la prueba, ya en la zona mixta, se podían ver en la pierna del español los dos agujeros que le había producido la patada de Krummenacker, uno a la altura del muslo y otro en el glúteo. Cerca de los 600 metros de su serie, el español se echó la mano a su muslo izquierdo y abandonó la carrera inmediatamente. En un principio dio la sensación de ser un tirón muscular, pero a la llegada del español al vestuario se comprobaron los pinchazos en su pierna. hubo fue por el accidente en el que se vio envuelto el español Manuel Olmedo, a quien Krummenacker clavó los clavos de su zapatilla y se tuvo que parar. Hasta ese momento controlaba bien la carrera y había que ver lo que hubiese dado de sí en la última recta. Reina corrió en plan líder. Controló siempre su semifinal, en cabeza para evitar sorpresas y accidentes como el que le sucedió a Olmedo, y hasta se permitió el lujo de llegar en primera posición, haciendo más gasto físico del que hubiese sido necesario. Pero así lo quiso para evitar sorpresas de última hora. Eugenio Barrios, el debutante, corrió con experiencia y rigor de atleta más curtido. Le faltó un último cambio de marcha en la última recta, a la que llegó bien situado, pero con el depósito escaso de gasolina. Fue cuarto y debía esperar a la repesca. Su serie había sido la más rápida y entró en la final, en la que sus aspiraciones serán más limitadas. La baza española pasa por Reina.