Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 VIERNES 12 8 2005 ABC Deportes Gatlin dobló el oro de 100 en 200 y sus tres compatriotas, Gay, Capel (bronce) y Spearmon (plata) coparon los cuatro primeros puestos en la final del doble hectómetro Gatlin se consagra como el más rápido Ganó la carrera de los 200 metros con la misma facilidad que lo había hecho en la de 100 MANUEL FRÍAS. ENVIADO ESPECIAL HELSINKI. La velocidad mundial ya tiene dueño: Justin Gatlin, que barrió hace cuatro días a todos sus rivales en la final de 100 metros y ayer volvió a exhibirse en la de 200, con poderío, con fuerza y con una veteranía en la forma de moverse impropia de un atleta de sólo 23 años. Además, supo correr contra corriente en una prueba en la que en el momento de buscar favoritos se miraba hacia otro lado. Muchos encontraban argumentos para augurar el posible triunfo de Wallace Spearmon (el mejor del año) el de Usain Bolt (el delfín aventajado de Asafa Powell) o el de Tyson Gay (el número uno en semifinales) Pero pocos se fijaban en Justin Gatlin, que en sus comienzos había sido un buen especialista en los 200, distancia en la que con 19 años había bajado de los 20 segundos. Toda una garantía de futuro. Ahora, y aunque se ha dedicado más a la batalla de los 100, ha puesto de manifiesto que el que tuvo, retuvo. Ayer, tardó 20 segundos y 4 centésimas en convencer a todos de que era el mejor también en esta distancia. Es cierto que había pasado casi inadvertido en series y semifinales, en las que nunca dio la cara, lo que quiere decir que el nuevo bicampeón mundial se anota otro adjetivo a su colección de loas, el de estratega. En un Mundial en el que prácticamente todos los días va a correr- -ahora empiezan los relevos 4 x 100- -cualquier ahorro de energía es vital. La cara se da sólo en las finales. Justin Gatlin es de esos atletas que dan la impresión de no fiarse de la improvisación, de que no se mueve a impulsos del corazón, sino que basa todo su éxito en la matemática del esfuerzo. Sólo así se puede estar tan centrado en dos pruebas en constante evolución y en las que están saliendo rivales de calidad hasta de debajo de las piedras. Ayer, en la final de los 200, la punta de velocidad de la que echó mano para imponerse en los 100 fue clave después de la nefasta puesta en escena que tuvo. Marcó el segundo peor tiempo de reacción, pero no le importó. Con una zancada poderosa y espectacular superó pronto el bache inicial y ya estaba en cabeza de la prueba a la entrada de la recta, dominando como nadie la dificultad que siempre entraña la curva a un velocista. Ya en línea recta y con la velocidad Justin iguala a Greene y Estados Unidos hace historia Sólo Maurice Greene había conseguido en la historia de los mundiales ganar en un mismo campeonato las finales de 100 y 200 metros. Fue en Sevilla y era el año 1999 cuando el estadounidense estaba en pleno apogeo de sus facultades físicas. Poco antes había batido el récord del mundo de los 100. Además, los velocistas estadounidenses hicieron ayer historia al clasificarse los cuatro en las cuatro primeras posiciones. Cómo se sabe, cada país puede presentar a tres atletas por prueba, pero el campeón de la última edición está invitado. En este caso, John Capel, que ayer acabó en tercera posición. Pasó del oro al bronce. de crucero establecida no hay ningún ser humano capaz de aguantar el ritmo de Gatlin, que siempre vivirá con la duda de qué hubiese pasado de haber estado aquí Asafa Powell. Pero, eso sí, se irá de Helsinki como el atleta más laureado de todos los presentes. Con poderío, con clase y, sobre todo, con mucha tranquilidad, Justin Gatlin miró hacia el interior de la pista, vio que iba a ganar y aún tuvo arrestos para relajar su ritmo y entrar en la línea de meta como campeón. Tras Gatlin y su doblete entró en formación todo el equipo americano detrás. Para Spearmon fue la plata en una carrera en la que casi siempre fue segundo- -primero, superado por Capel; después, cuando sobrepasó a éste, por Gatlin que ya había tomado la cabeza de las escaramuzas- -y en la que no pudo explotar como él hubiese querido su poderosa punta de velocidad final. Realizó un tiempo de 20.20. El bronce fue para John Capel, campeón del mundo, el más rápido en la salida y el peor en la recta final. Sus 20.31 le llevaron al bronce. Y la cuarta plaza fue para Tyson Capel, completando el cuadruplete americano. Un cartel para la historia del Mundial.