Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional LA TRAGEDIA DE GUADALAJARA INVESTIGACIÓN PARLAMENTARIA VIERNES 12 8 2005 ABC La Junta dice ahora que el Ministerio no le facilitó todos los medios solicitados Pese a la gravedad, Medio Ambiente no concentró sus hidroaviones en la zona jefes de extinción del incendio de Guadalajara, Ángel Vela, opina que los aviones no hubieran podido hacer nada ante ese tsunami de fuego JORGE SÁINZ TOLEDO. La Junta de Castilla- La Mancha puso ayer en tela de juicio la actuación del Ministerio de Medio Ambiente en el periodo de tiempo transcurrido entre la declaración del incendio de Guadalajara y la confirmación de la muerte de los once miembros del retén de Cogolludo. La contradicción quedó patente, de un lado, en la insistencia del PSOE en calificar como anómala la propagación y la virulencia de las llamas- -un tsunami de fuego según uno de los jefes de extinción- -y, de otro, en el reconocimiento por parte del número dos en la gestión de solicitudes de medios de extinción estatales, de que el Ministerio pareció no ponderar esa amenaza al optar, a pesar de las reiteradas peticiones de ayuda de la Junta, por no concentrar sus hidroaviones en Guadalajara, como sí hicieron al día siguiente del trágico accidente del retén. Así se desprende de un listado de medios solicitados por los técnicos castellano- manchegos, al que tuvo acceso ABC, facilitado a la comisión de investigación en el que se detalla una completa relación de todas las peticiones de ayuda dirigidas a la Dirección General de la Biodiversidad, el Departamento encargado en el Ministerio de Medio Ambiente de gestionar la asignación de maquinaria para la lucha contra incendios. Según este documento, el 17 de julio, día posterior al inicio del fuego en Riba de Saelices, la Junta se puso en contacto con Medio Ambiente en numerosas ocasiones para pedir, sin éxito, la colaboración de más hidroaviones, a pesar de que en los faxes que se remitían al Ministerio a las pocas horas de declararse las llamas, los funcionarios especificaban que el incendio era de enormes proporciones o que el riesgo era extremo para la población y los espacios naturales b Uno de los Fax que la Junta envía al Ministerio el día en que mueren los retenes; en él se alerta de la gravedad del incendio JOSÉ MOLINA Portavoz del PSOE en la comisión Azote converso de Bono M. J. MUÑOZ, V. SÁNCHEZ El portavoz del PSOE, José Molina, habla por teléfono antes de comenzar la sesión era normal El PSOE señaló, por su parte, que todas las peticiones estuvieron sujetas a las necesidades técnicas, la disponibilidad y el tiempo Uno de los técnicos de extinción que trabajaron en Guadalajara, Ángel Vela, también quiso quitarle yerro al asunto al asegurar que los aviones no hubieran podido rendir por las densas columnas de humo existentes Sin embargo, Vela, que habló de un tsunami de fuego sí reconoció que la situa- EFE ción en la que se encontraban les obligó a priorizar sus intervenciones una revelación que fue interpretada por el PP como la prueba definitiva de la falta de medios y por el PSOE como un ejemplo de diligencia en las tareas de extinción. Aunque fue apuntado el miércoles, Vela también confirmó que el jefe del retén de Cogolludo era el máximo responsable de su zona y que él tomó la decisión de adentrarse en ella Tienen ocupados los aviones Además, el primero de los comparecientes en el día de ayer en sede parlamentaria, Felipe Ruza, adjunto al jefe de Coordinación Regional contra incendios, reconoció que antes de declarar el nivel de alerta 2, la Dirección de la Biodiversidad le comunicó que tenían los aviones ocupados o al límite de sus horas de vuelo estipuladas, y que no estaban en disposición de enviar más medios a Guadalajara. El PP aseguró que esta circunstancia confirmaba que los hidroaviones del Estado, hasta once, sólo se movilizaron después de la tragedia, a lo que Ruza respondió que el incremento Una nota interna revela el malestar por el apoyo obligado a Barreda J. S. TOLEDO. Es indignante que se intente confundir a la opinión pública cuando todos sabemos las condiciones en las que se encuentran los medios de extinción, por no hablar de la situación laboral de los retenes Este es el encabezamiento de una nota interna, sellada con membrete oficial, de rechazo al manifiesto elaborado por un alto cargo de Barreda y presentado como un documento anónimo de apoyo de los trabajadores que, tal y como publicó ayer ABC, pretendía eximir de cualquier responsabilidad en el incendio de Guadalajara a la Junta. El texto de réplica fue redactado por agentes medio ambientales, bomberos forestales o vigilantes de incendios y critica la estrategia seguida en la extinción del fuego y el apoyo obligado a Barreda. Se hizo público pocos días después del anterior y también se pregunta cómo se puede firmar una cosa que no se creen ni ellos ¿Qué les habrán prometido esta vez? dicen. Señor consejero, usted sabe mejor que yo que esos grandes incendios no se pueden combatir con los medios que tradicionalmente se tenían, contemplados en el Plan de Incendios de la Comunidad autónoma... el modelo de política forestal que ustedes han llevado en su profundidad, ahí es donde han fallado, por eso se queman esas superficies enormes de nuestros bosques Estas palabras, que muy bien podrían salir de la boca de algún miembro del PP, corresponden a José Molina y fueron pronunciadas en 1994 con motivo del gran incendio de Yeste, también en Guadalajara. En aquellos años, el ahora portavoz del PSOE en la comisión y defensor a ultranza de la gestión del Gobierno Barreda en la catástrofe de Riba de Saelices, era el único diputado de IU en las Cortes de Castilla- La Mancha y el azote político del Gobierno Bono. Pero el hoy ministro de Defensa le sedujo de tal forma- -quizá con la pócima de la casa común en las autonómicas del 99- -que abandonó a sus compañeros y fundó Izquierda de Castilla- La Mancha (ICAM) que acabó diluyéndose en el PSOE como un azucarillo y con él las furibundas críticas y descalificaciones lanzadas contra Bono durante años. Once años después de lo de Yeste, José Molina sigue en las Cortes, pero como flamante portavoz del grupo parlamentario socialista, cargo desde el que ahora lanza sus envenedados dardos... contra la bancada de la oposición. Las ideas y convicciones también cambian.