Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 11 8 2005 Los Veranos 85 I FESTIVAL ABC DE FOTOGRAFÍA una cocina más elaborada, La Encarnación, en el antiguo balneario de Los Alcázares, ofrece platos de autor basados en la tradición marinera. De las miles de imágenes recibidas en el concurso de ABC y Notodofotofest. com, cada día publicamos una serie. Hoy, Mestizaje de Juan Carlos Sánchez Ortega Direcciones Casa del Mar. Muelle Pesquero, s n. Lo Pagán. 968 18 18 07. Miramar. P del Puerto, 14. Cabo de Palos. 968 56 30 33. Virgen del Mar. Paseo de la Sal, s n. Puerto de Mazarrón. 968 5950 57. La Encarnación. Condesa, 3. Los Alcázares. 968 57 50 04 Mezclas de verano TEXTO: MANUEL MUÑIZ una velocidad de unos 60 kilómetros por segundo, o lo que es lo mismo, 212.500 kilómetros por hora, se incendian y desintegran. Una vez al año, la órbita de la Tierra cruza ese reguero de partículas sólidas que desprende el cometa al moverse alrededor del Sol. Lo hacen todos los cometas. Lo repite siempre la Tierra. Pero agosto tiene ese algo especial. Menos fugacidad cada año Según explica el director del Observatorio compostelano, el Swift- Tuttle describe su órbita en poco más de 135 años y fue en diciembre de 1992 cuando merodeó por última vez por las cercanías del astro rey. La gran cantidad de meteoros que se desprende cuando esto sucede por efecto del tremendo calor solar- -hace trece años se contabilizaron alrededor de 300 estrellas fugaces por hora- -provoca una disminución de la densidad del banco de detritos con el que choca la atmósfera en periodos siguientes. Así que a partir de esa fecha y según van transcurriendo los años, los astrónomos vienen observando que la actividad de esta lluvia ha caído gradualmente y son cada vez menos las Perseidas que iluminan el cielo. Las estrellas fugaces son eso, polvo. Y además generalmente del tamaño de una micra, similar a un diminuto alfiler. En el caso de las Perseidas, con una cita marcada en el calendario estelar: del 17 de julio al 24 de agosto. Sin embargo, no tienen la misma puntualidad británica para elegir el momento del éxtasis, la noche plena. Si siempre fue la del 10 de agosto, el segundo efecto de ese decrecimiento temporal del enjambre de meteoros es otro: este año no llorará San Lorenzo. Habrá, me remito al Santoral, lágrimas de Santa Clara de Asís El verano es propicio para viajar: una de las actividades más necesarias para formarse como un ser humano. Hay quien propone como alternativa igualmente válida no salir nunca del lugar de origen, quedarse en el jardín, en la casa, para llegar a conocerse a uno mismo y al pequeño mundo que nos rodea hasta tal punto que a través de ese microcosmos lleguemos a comprender todo el planeta. Es posible que esa forma de conocimiento introspectivo sea una opción viable, pero es mucho más probable que lleguemos a conocer el mundo si nos lanzamos hacia él, lo que implica una gran posibilidad de acabar fundiéndose con una parte del mismo que no esperábamos. Ya no podemos saber dónde acabaremos viviendo, ni con quién. La mezcla es ahora una constante y una fuerza revitalizadora; el mestizaje nos depara sorpresas que posiblemente no tardarán tanto en dejar de serlo para convertirse en algo cotidiano. Así que éste puede ser el momento ideal para buscar todo aquello que es mestizo, ese futuro que ahora nos puede hacer soñar precisamente porque aún no es del todo presente y que al mismo tiempo nos servirá para prepararnos para lo que pronto seremos. Así que aprovechen el verano para acercarse al futuro, al mestizaje. Al fin y al cabo, ésta es la estación de las mezclas y, aunque la más célebre de ellas sea el tinto de verano, hay otras que sí merecen la pena. El autor Juan Carlos Sánchez Ortega nació en Caracas en 1958, aunque reside en España desde los doce años. Estudió Artes Gráficas, Informática y Programación, buscando una continua actualización de las herramientas necesarias para dedicarse a sus pasiones: la fotografía y el diseño. Mestizaje de Juan Carlos Sánchez Ortega: La juventud, siempre irreverente y contestataria, nos empuja a pensar que el mestizaje es su propia identidad