Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 11 8 2005 41 El genoma del arroz suscita nuevas esperanzas en la lucha contra el hambre Una empresa ofrece vuelos turísticos alrededor de la Luna a partir de 2008 El precio del billete costaría alrededor de cien millones de dólares a bordo de una naye Soyuz dotada de un potente propulsor, durararía entre diez y veintiún días, según la compañía Space Adventures JESÚS BASTANTE MADRID. Si es usted un aventurero y tiene cien millones de dólares, puede viajar a la Luna a bordo de una nave Soyuz Este es el curioso viaje que, por un módico precio, ofrece la empresa Space Adventures, la misma que en 2001 convirtió al millonario norteamericano Dennis Tito en el primer turista espacial de la historia y que en octubre próximo llevará a Greg Olsen a la Estación Espacial Internacional. Tanto Tito como Olsen desembolsaron 20 millones de dólares para su viaje a la órbita terrestre. Apenas dos días después del regreso del transbordador Discovery a la Tierra, y cuando la NASA ha aplazado sin fecha nuevos vuelos tripulados al espacio, el jefe ejecutivo de Space Adventures, Eric Anderson, anunció que el primer viaje turístico alrededor de la Luna podría convertirse en realidad a partir de 2008. La expedición, tripulada por un piloto ruso y a la que podrían acceder un máximo de dos turistas, saldría de Kazajstán y duraría entre 10 y 21 días, dependiendo de si el recorrido espacial incluyese o no una parada en la Estación Espacial Internacional. b El viaje, De la Tierra a la Luna 1 La Soyuz y un cohete propulsor despegan separadamente de Kazajstán 2 La Soyuz se acopla al propulsor 3 Ignición del propulsor, que empuja a la Soyuz hacia la Luna 4 Eyección del cohete propulsor 3 5 La Soyuz rodea la Luna 5 Luna 6 4 Soyuz 1 Cohete propulsor 7 2 Cosmódromo de Baikonur (Kazajstán) 6 La gravedad lunar encamina al Soyuz de regreso a la Tierra 7 Ignición de los cohetes para frenar la reentrada del Soyuz 8 Tierra 8 La cápsula de reentrada se separa de otros componentes de la nave 9 La cápsula de reentrada aterriza en Kazajstán Infografía ABC REUTERS Cápsula de reentrada en los gigantescos cohetes Saturno 5 que hicieron posible la legendaria llegada del hombre a la Luna. Aunque, antes de avanzar con estos ambiciosos planes, la NASA tiene la inmediata obligación de solucionar la asignatura pendiente de los desprendimientos de material aislante del tanque exterior de los transbordadores si quiere proceder con el siguiente lanzamiento del Atlantis probablemente previsto a partir del 22 de septiembre. Estos desprendimientos fueron los que terminaron por destruir en el 2003 el Columbia y se han vuelto a repetir durante el lanzamiento del Discovery a pesar de una inversión de 200 millones de dólares específicamente dirigida a conjurar este peligro. Agencias de viajes espaciales Ayuda de un propulsor El proyecto, con ser ambicioso, no está exento de dificultades. La principal de ellas, la poca potencia de la Soyuz, incapaz de alcanzar la órbita lunar por sí sola. Esto haría necesario el acoplamiento de un motor propulsor, que se uniría a la nave ya en órbita para lanzarla hasta la Luna. Una vez completado un giro a nuestro satélite, y antes de entrar en la órbita terrestre, el propulsor se desprendería de la cápsula, que regresaría a la superficie terrestre y aterrizaría en el cosmódromo Baikonur, en Kazajstán. Según Anderson, ya se han recibido peticiones de reserva, calculando que podría haber entre 500 y 1.000 candidatos a formar parte de la primera tripulación no profesional en rodear el satélite, emulando las misiones llevadas a cabo por los proyectos Apollo a finales de los 60 y comienzos de los 70. La compañía negó que su anuncio estuviera relacionado con la decisión de la NASA de suspender los vuelos tripulados, y defendió la necesidad de que las empresas privadas y las agencias oficiales trabajen mano a Sin solución rápida Los ingenieros de la NASA y contratistas privados van a tener que diseñar una alternativa eficiente. Lo que puede implicar el desarrollo de un método nuevo para aplicar este material aislante de forma más consistente o buscar una alternativa de rediseño en las zonas problemáticas del tanque exterior. Pero no faltan vaticinios de que este problema no tiene una solución rápida mientras la NASA insiste en que no es la primera vez en que han logrado hacer lo aparentemente imposible. Space Adventures, Space Island y Virgin Galactic Airways son algunas de las empresas especializadas en viajes espaciales. La primera envió a Dennis Tito a la Estación Espacial en 2001, y ahora quiere rodear la Luna en 2008. Virgin Galactic Airways ha apostado por precios más asequibles. Su idea es el desarrollo de un cohete reutilizable que permita que diez personas puedan pasar en el espacio diez días. El proyecto de Space Island consiste en construir una estación espacial y una flota de seis transbordadores. Otras empresas ofrecen viajes suborbitales y vuelos de gravedad cero, así como cursos de entrenamiento espacial simulados. En España, Yeti Club ofrece la posibilidad de reservar un viaje a la Estación Espacial Internacional, merced a un acuerdo con Space Adventures. mano para el bien de todos Para el futuro, no se descartó la posibilidad de explorar otros planetas, siempre en colaboración con la NASA o la agencia espacial rusa. La posibilidad de viajar alrededor de la Luna es una idea fascinante según declaró Dennis Tito, quien sin embargo manifestó su negativa a formar parte de esta expedición. Si fuera más joven y tuviera el dinero necesario lo consideraría manifestó el millonario, de 65 años de edad y que hace cuatro pasó a la historia al convertirse en el primer turista en realizar un vuelo espacial. Greg Olsen calificó de intrigante la propuesta de Space Adventures, y se mostró partidario de intentar la aventura. Olsen irá a la Estación Espacial en octubre. Por su parte, el doctor John M. Logsdon, director del Instituto de Política Espacial de la Universidad George Washington, señaló sus dudas ante el desafío planteado por la compañía, y tildó de locos a quienes se embarcasen en dicha aventura. Si llega a ser posible, supondrá una buena cantidad de dinero para los rusos añadió. Finalmente, Christopher C. Kraft, director del Centro Spacial Johnson, apuntó que puede ser un fantástico negocio aunque advirtió de las dificultades que una nave como la Soyuz puede tener para llevar tres tripulantes a bordo.