Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid JUEVES 11 8 2005 ABC MADRID AL DÍA BADEN BADEN MANUEL MARÍA MESEGUER A lguien tenía que vérselas con don Francisco Silvela y refutar de una vez por todas la única frase de su larga vida pública que ha llegado a la posteridad popular madrileña. Puede desazonar que después de una vida dedicada a la política, con una trayectoria que le llevó desde el ala liberal del Partido Conservador, en el último cuarto del siglo XIX, a presidir el Consejo de Ministros y convertirse en un regeneracionista del 98 solamente quede de Francisco Silvela, además del nombre de una ruidosa avenida, una frase más bien tontorrona y como de pícaro castizo tirando a farruco. Madrid en agosto, con dinero y sin familia, Baden Baden dicen que dijo el prócer, aunque la simple contemplación de la imagen de este caballero y la actividad política que desplegó hacen dudar que se le ocurriera a él sentencia tan picante y como de guiño a sus presuntamente rijosos contertulios. Pero procediera de él o no la frase, hizo fortuna y se ha venido repitiendo a cada oleada de inmigrantes, nacionales o extranjeros, como si se tratara de un lema de obligado aprendizaje para los nuevos madrileños. Sin advertir que a caballo de los siglos XIX y XX, en Madrid no habría más allá de medio millón de habitantes y una docena de automóviles cuyos estertores debían de espantar a las caballerías de los coches de punto que llenaban de bostas las calles de la capital. Madrid no llegaba ni de lejos a los límites del Arroyo del Abroñigal, actual M- 30 de nuestros pesares, el más depurado cepo para automovilistas ideado por administración municipal alguna. Además, por elegante que fuera, Baden Baden debía de ser una ciudad balneario bastante aburrida, aunque sin duda hermosa, al estilo de las checas Karlovy Vary, Marienbad o Frantiscovy Lazne, repletas todo el año por la senectud alemana y rusa, indistintamente. Desde aquella ciudad tan magra de gente, don Francisco Silvela nunca hubiera sospechado un Madrid como el de ahora. No tanto la ciudad minada, desforestada y creativamente destruida que nos amenaza, sino la de los barrios multiculturales como Lavapiés o las terrazas de la Castellana repletas de veraneantes madrileños (250.000 más que el año pasado, según informó este periódico) o plazas como la de Olavide o los espectáculos estivales que se desperdigan por las cuatro esquinas de la ciudad. Si encima amanece como ayer, orvallando agua tímida, entonces sí, don Francisco, Baden Baden. Los paraguas se dejaron ver ayer a consecuencia de la lluvia que cayó, especialmente por la mañana JAVIER PRIETO Una insuficiente lluvia volvió ayer a la Comunidad después de 47 días La temperatura descendió hasta 23 grados con respecto al fin de semana ABC MADRID. Las tormentas de verano, abundantes otros años, no han dejado una gota de agua en la capital desde el pasado 24 de junio, cuando arreció una tormenta eléctrica de grandes dimensiones. Ayer, cuarenta y siete días después de aquella jornada, la lluvia volvió a Madrid, aunque de forma dispar y escasa. El cambio climático ha sido brusco esta vez y la borrasca situada práctica- mente por toda la península ha ayudado a que las temperaturas en la región desciendan de manera considerable. De hecho, de los 40 grados que sufrimos el pasado fin de semana a causa de la ola de calor procedente de África hemos pasado a los 17 que ayer se vieron en algunos termómetros de la ciudad. Se espera que en los próximos días se repitan las precipitaciones en la región, aunque no serán suficientes para acabar con una sequía de la que no se Un magrebí de 15 años viaja 12 horas en el eje de un camión ABC MADRID. Tutores del Distrito Centro de la Policía Municipal se han hecho cargo de un joven marroquí de 15 años que consiguió llegar a la ciudad escondido en los ejes de un camión tras realizar un viaje de más de doce horas. Según ha informado el Ayuntamiento, el menor de edad ha pasado varias noches en el parque de la calle de Embajadores, lo que le ha supues- encuentran precedentes desde el año 1931. El resultado de estos meses sin lluvia se aprecia en el nivel de los embalses madrileños, que se encuentran al 46 por ciento de su capacidad y con una reserva hidráulica de 439 hectómetros. De momento, lo que sí se ha conseguido con el descenso de los termómetros es sofocar la ola de calor reinante, que llevó a algunos municipios, como Getafe, a alcanzar los 40 grados el pasado fin de semana. Esta circunstancia es la que permitió ayer a la Dirección General de Salud Pública desactivar el nivel de alerta 1 y reducirlo al nivel 0, más conocido como situación de normalidad con temperaturas máximas previstas en la región en los próximos días inferiores a 36,6 grados. to al estar en una situación de desamparo y abandono, una familia de la zona fue la que se encargó en avisar a la Policía Nacional para que se encargaran de él. El menor fue recogido por los agentes tutores, quienes conectaron con los servicios médicos para comprobar que no tenía ninguna patología. Hasta el momento el joven magrebí se encuentra en un centro de acogida donde ha pasado varias noches. Tres veces en alto riesgo En lo que va de verano, la Comunidad se ha encontrado en tres ocasiones en nivel de alto riesgo de alerta y prevención, dentro del plan de choque contra las olas de calor diseñado por la Consejería de Sanidad. Con el descenso del mercurio y la llegada de la lluvia el que se convirtió en auténtico protagonista de la ciudad fue el paraguas, que también hizo acto de presencia hace una semana, aquella vez para desviar los desagradables rayos de sol. De momento, la previsión meteorológica indica que en los próximos días los cielos se mantendrán con intervalos nubosos y posibilidad de chubascos acompañados de tormentas. Las temperaturas, dicen los expertos, se mantendrán en ligero descenso, pero el calor volverá al final de la semana y, con él, la sequía ya no tendrá tregua.