Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 11 8 2005 Madrid 31 Francisco Javier Martínez Turista catalán Hemos estado esperando el vuelo desde el domingo Este joven llevaba esperando desde el domingo a que saliera su avión. Cuando llegamos al aeropuerto, no había nadie para facturar las maletas ni para informarnos. Cuando pudimos hablar con un rsponsable de la compañía, nos dijo que nos habíamos quedado sin vacaciones, sin vuelo y sin dinero. Tuvieron que venir la Guardia Civil y la Policía. Al final nos han indemnizado con 600 euros por el overbooking Reinsertar a las prostitutas de Marconi, nuevo objetivo tras el cierre al tráfico El Ayuntamiento reedita el plan contra la explotación sexual de Montera b La idea es que ONG y asociacio- nes como Hetaira sirvan de nexo de comunicación con las meretrices, para ayudarlas socialmente y que denuncien a sus chulos C. H. MADRID. La polémica medida emprendida por el Ayuntamiento, en el marco del Plan de Seguridad para Villaverde- -auspiciado junto con la Delegación del Gobierno- de prohibir la circulación de vehículos por el polígono industrial Marconi durante la noche, a excepción de vecinos y trabajadores de la zona acreditados, no va a ser la última que se tome en este sentido en el barrio. Según ha podido saber ABC, el Ayuntamiento de la capital está estudiando llevar al barrio, caracterizado por una problemática presencia de prostitutas y drogadicción, una versión del Plan contra la Esclavitud Sexual que, desde finales de marzo de 2004, se está llevando a cabo en la calle de la Montera. La idea es que la actuación municipal no se circunscriba a garantizar la seguridad de los vecinos, sino también la reinserción social de las meretrices. De esta manera, el punto de partida es, como ocurre con la zona de Montera, trabajar codo con codo con ONG y asociaciones como Hetaira, de modo que sirvan de nexo de comunicación con las prostitutas, se les ofrezca información de cómo dejar la profesión y articular otras medidas sociales para su reinserción. La intención del Ayuntamiento es, asimismo, que aquellas prostitutas que lo deseen se animen a denunciar a su proxeneta o a las mafias de explotación, en caso de que las hubiera. El plan, como es sabido, no va encaminado en contra de las meretrices, sino en la dirección de disuadir las intenciones de los clientes, habida cuenta del limbo legal en el que se mueve el asunto de la prostitución. Desde que el pasado día 2 se echara el cierre nocturno en Marconi, las cosas están cambiando en el barrio, pe- Un hombre contrata a una prostituta antes del cierre al tráfico ro muy parcialmente. La presión policial se está traduciendo en una merma- -aunque no desaparición- -del número de prostitutas (más de 200) que campan a sus anchas por las calles del polígono industrial. Pero, claro, en las horas libres de control- -es decir, de seis de la mañana a once de la noche- las vendedoras de sexo continúan en el barrio. Y es precisamente eso lo que más preocupa a los vecinos, quienes ven cómo salir a la calle a comprar el pan les supone en- DANIEL G. LÓPEZ contrarse de bruces con la problemática no sólo de la prostitución, sino con todo el submundo que ésta acarrea. El futuro de la medida, en suspenso Además, está el rosario de críticas que ha cosechado la medida desde su anuncio, tanto por parte de los vecinos como de la oposición municipal, que tildan la idea del concejal de Seguridad, Pedro Calvo, de inconstitucional. Por su parte, la Asociación de Vecinos Residencial Resina (Marconi) va a esperar a ver los resultados de la medida para calibrar si será necesario continuar con ella o desecharla. Por el momento, no se han registrado incidentes por el cierre nocturno al tráfico, pero también está por comprobar la eficacia de la mencionada actuación. pañía responsable del vuelo, Iberworld, se pasaran la pelota los unos a los otros, protagonizaron lo más parecido a una revuelta en esa cárcel de Alcatraz en que se les había convertido el aeropuerto. Después de los polémicos salvoconductos ahora se quiere perseguir al cliente