Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 11 8 2005 29 Más de 5.000 viajeros de Air Madrid, afectados por retrasos y overbooking en lo que va de agosto Una juez avala las obras en la M- 30 por ser de interés general para la ciudad La dimensión del siniestro impidió a los Bomberos actuar desde el interior de la torre pieza a pieza los restos del Windsor. Estos enormes brazos metálicos, de unos 140 metros de altura y más de 300 toneladas de peso, se han posado ya sobre el asfalto y a partir de ahora se procederá a su despiece y posterior traslado, que tendrá lugar la próxima semana. Una vez que la calle Raimundo Fernández Villaverde- -la más afectada por el incendio del Windsor- -quede libre de grúas, el Ayuntamiento urbanizará nuevamente la zona, que ha quedado deteriorada tras meses de obras. El responsable de Gestión de Proyectos del área de Urbanismo del Ayuntamiento, Francisco Panadero, asegura que aún hay trabajo pendiente. Habrá que asfaltar nuevamente algunos tramos de la vía, reparar las aceras, colocar losetas y restaurar algunos semáforos. Todo debe estar listo el día 31, fecha prevista para que el alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón, anuncie de forma oficial el punto y final de la demolición por ejecución sustitutoria acometida por el Ayuntamiento. Las llamas provocaron el hundimiento generalizado de las plantas superiores Según la Policía científica, una colilla mal apagada pudo originar el desastre Según el proyecto previsto, habrá más arbolado, setos y jardineras. Estas últimas se instalarán en la acera correspondiente al centro comercial, mientras que los setos ocuparán la mediana de la carretera. Habrá que recuperar además los árboles situados junto al Ministerio de Fomento y la idea es plantar algún ejemplar más. Las cuatro plantas ilesas, posible germen de un nuevo Windsor MADRID. Con la destrucción del edificio Windsor desaparecieron cerca de 30.000 metros cuadrados de oficinas en pleno distrito de negocios de la capital. Allí, en el complejo de Azca, casi una veintena de edificios conforma el corazón financiero de Madrid, que podría contar con un nuevo Windsor en los próximos años. Los propietarios del inmueble siniestrado insisten en que, de momento, no hay una decisión tomada, pero las cuatro plantas que se han salvado de las llamas podrían convertirse en un futuro en los cimientos de otra torre de oficinas. Los expertos del sector inmobiliario esperan que la familia Reyzábal apueste finalmente por levantar un Windsor II, sobre todo teniendo en cuenta la escasa superficie bruta alquilable que existe en el centro de la ciudad. Las cifras de alquiler y venta son siempre astronómicas al pie de La Castellana. Los propietarios de la torre, por ejemplo, El parón de la zona cero Cuando todo esté listo, se podrá decir que el centro financiero de Azca y sus aledaños recuperan parte de su ritmo habitual. Algunos comercios, inmersos durante meses en el parón de la zona cero, notarán la apertura de esta arteria circulatoria, y los conductores también se verán beneficiados. Se acabarán, entre otras cosas, las limitaciones en el túnel que sustituyó al scalextric de Cuatro Caminos, y que hasta ahora discurría con desvíos para evitar los cortes de tráfico impuestos en Raimundo Fernández Villaverde. Pese al rosario de inconvenientes que ha provocado el incendio del rascacielos, los trabajos para su posterior demolición no han podido transcurrir con más rapidez. Los primeros cálculos de los expertos apuntaban a finales de año como posible fecha para ultimar el desmontaje del Windsor. Ahora, el ritmo vertiginoso de las obras ha permitido que sea tres meses antes del calendario previsto cuando se ponga el broche final a los trabajos. Las técnicas utilizadas tampoco han pasado desapercibidas a ojos de expertos nacionales e internacionales. Universidades de Japón, Estados Unidos o Alemania han seguido de cerca el desmontaje y algunas empresas de demolición francesas y británicas también han tomado nota de los pasos seguidos por el Ayuntamiento para borrar, en apenas seis meses, las huellas del coloso en ruinas. Unificar la urbanización de la calle Esto significará la reapertura al tráfico de la calle Raimundo Fernández Villaverde, que ha sufrido a la sombra del Windsor los efectos colaterales de las obras. Según Panadero, en la recuperación de esta zona se hará especial hincapié en el ajardinamiento de las aceras y se mantendrá el mismo estilo de urbanismo en toda la calle, siguiendo las pautas del tramo cercano a la glorieta de Cuatro Caminos. Las cuatro primeras plantas sólo se inundaron cobraban 500.000 euros al mes por alquilar el Windsor. De momento, un portavoz de la familia asegura que el futuro de este solar, uno de los más cotizados de Madrid, empezará a dibujarse a la vuelta de las vacaciones. El proyecto que se presente deberá respetar la edificabilidad permitida en el plan general de Urbanismo. Los trámites municipales posteriores sumados a las obras de construcción podrían alargar el proceso hasta 2009. Habrá que asfaltar nuevamente la vía y recuperar las aceras. Se instalarán setos, jardineras y árboles