Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Internacional JUEVES 11 8 2005 ABC El Pentágono cesa a un general de cuatro estrellas por adulterio b Un caso de mala conducta Una telegénica fiscal de Nueva York se propone retar a la senadora Clinton en las próximas elecciones legislativas, con la que comparte no sólo la pasión por el centro político sino también las complicaciones de un marido problemático La escuela de Hillary TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL personal produce el relevo del general Kevin Byrnes al frente del Comando de Entrenamiento y Doctrina del Ejército P. R. WASHINGTON. Al Ejército de EE. UU. se le ha presentado esta semana una inesperada vacante en la cúpula de su escalafón. Meses antes de su jubilación, uno de sus once generales de cuatro estrellas ha sido cesado de forma fulminante por un genérico problema de mala conducta personal identificado por varios medios como un relación extramatrimonial. Según se ha limitado a explicar el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, el escabroso asunto es algo que ha sido manejado a través de los canales debidos Con esta inusual medida disciplinaria, el general Kevin Byrnes ha sido relevado de sus responsabilidades al frente del Comando de Entrenamiento y Doctrina (TRADOC) del Ejército de Tierra de EE. UU. puesto con base en el Fuerte Monroe de Virginia y que venía ocupando desde noviembre del 2002. Bajo la supervisión directa de Byrnes se encontraban 49 instalaciones que anualmente entrenan y forman a 447.000 militares profesionales. Aunque el Pentágono no ha ofrecido detalles sobre este cese con mínimos precedentes a ese nivel, diversas fuentes apuntan a los vínculos extramatrimoniales del general con una civil. El Código de Justicia Militar estadounidense considera el adulterio como un grave delito, aunque el presente caso se encuentra en manos del inspector general del Departamento de Defensa, en lugar del Comando de Investigaciones Criminales. Lo cual no permite anticipar una pérdida de derechos de pensión o castigos adicionales. WASHINGTON. Tener un marido golfo no es un impedimento grave para prosperar en la política de Estados Unidos. Desde los salones del Waldorf- Astoria, la fiscal neoyorquina Jeanine Pirro confirmó ayer sus planes para hacerse con la nominación del Partido Republicano y disputar a Hillary Clinton su prominente escaño de senadora en Washington durante las elecciones legislativas de 2006. Un pulso político- -imposible de separar de las presidenciales del 2008- -en el que estas dos carismáticas mujeres comparten algo más que su condición femenina, una formidable inteligencia y excelente oratoria. Y es que la telegénica fiscal, además de seguir la pauta de Hillary para situarse en ese rentable centro dentro de un país polarizado políticamente, también comparte con la ex primera dama las complicaciones asociadas a un marido problemático En el año 2000, el esposo de la fiscal se pasó de listo en la declaración de impuestos ante el temible fisco de EE. UU. y terminó pagando su contabilidad creativa con once meses entre rejas. Ante este lastre conyugal, la señora Pirro se ha venido declarando una mujer independiente con plena confianza en que los votantes de Nueva York son lo suficientemente sofisticados como para no penalizar a una candidata en las urnas por la conducta de su esposo. Durante su carrera como fiscal jefe del condado de Westchester- -un cargo electo- Jeanine Pirro ya ha lidiado exitosamente con estas cuestiones, con la ventaja de que en este frente familiar la senadora Hillary Clinton no puede arrojar la primera piedra. Curiosamente, la agencia Associated Press se ha molestado en escudri- Hillary Clinton AP Jeanine Pirro REUTERS ñar la página electoral en internet de Jeanine Pirro (www. jeaninepirro. com) sin encontrar una sola foto de su marido entre el centenar de imágenes a color de la aspirante a senadora. Aun así, la fiscal aparece sonriente con el cantante Tony Bennett, Arnold Schwarzenegger, la plana mayor del Partido Republicano, algunos dirigentes del Partido Demócrata, el presidente Bush, jerarcas religiosos, un tanque, un mono y hasta su madre. Pero ni rastro de Albert Pirro, quien tampoco aparece mencionado en la biografía oficial de Jeanine. En contraste, la página electoral de la senadora Clinton (www. hillaryclinton. com) ofrece un álbum biográfico de quince fotos, en nueve de las cuales aparece su inefable marido. Ante estas comparaciones odiosas, los asesores electorales de la fiscal- -madre de dos hijos adolescentes- -se han apresurado a manifestar que esta campaña es sobre Jeanine Pirro y su experiencia, cualificaciones y voluntad para servir a Nueva York a tiempo completo Con todo, los quebraderos de cabeza conyugales no son precisamente algo nuevo en las ambiciones políticas de mujeres en Nueva York. Geraldine Ferraro, la primera mujer en formar parte de un ticket nacional como candidata a la vicepresidencia en las elecciones de 1984, tuvo que enfrentarse a toda una serie de reproches y críticas sobre las actividades de su esposo, John Zacarro. Incluidas vinculaciones a la mafia. Confianza en Nueva York Pirro ya se ha beneficiado de la capacidad de discriminación de los votantes neoyorquinos. La fiscal fue reelecta para un tercer mandato en el 2001 mientras su querido evasor de impuestos estaba en la cárcel. Aunque en 1986 ella se quedó con las ganas de presentarse a teniente gobernador del Estado de Nueva York porque el esposo se negó a divulgar detalles sobre sus actividades como abogado y lobbista Para rematar, Jeanine Pirro tendrá que superar las primarias que el Partido Republicano celebrará en septiembre de 2006, y donde hasta ayer se anticipaba el interés de Edward Cox, yerno del ex presidente Richard Nixon. Si la fiscal se hace con la nominación se prevé una fascinante, rabiosa y multimillonaria campaña electoral, preludio de lo que puede suceder en el 2008 para determinar la sucesión del presidente Bush. Mientras tanto, Jeanine ya ha empezado a repetir que Hillary Clinton es una oportunista senadora a tiempo parcial que utiliza a Nueva York como trampolín para llegar a la Casa Blanca. Brillante historial militar Byrnes- -neoyorquino de 55 años, separado desde mayo del 2004 y con dos hijos mayores- -es un especialista en artillería con destinos en Vietnam, Alemania y Bosnia. Durante su carrera militar, iniciada en 1969, el oficial había acumulado un ejemplar expediente, llegando a ser responsable de la Primera División de Caballería, con sede en Fort Hood (Texas) Desde su cargo como jefe de entrenamiento y doctrina, el general estaba aplicando una serie de reformas forzadas por los conflictos abiertos en Irak y Afganistán tras el 11- S. En una entrevista hace dos años, el oficial se quejaba de que los especializados soldados de EE. UU. estaban perdiendo su espíritu guerrero y necesitaban ser entrenados bajo estándares más beligerantes como los tradicionalmente aplicados por los marines. Una mujer rescata a tiros a su convicto marido en el condado norteamericano de Tennessee ABC TENNESSEE. Extremadamente violento Éste es el perfil que el portavoz del sheriff del condado hace de George Hyatte. Este convicto, de 34 años, fue ayer trasladado al palacio de justicia de Kingston para declararse culpable de acusaciones de robo y asalto con armas. Cuando volvía a prisión, esposado, con grilletes y flanqueado por dos agentes de seguridad, un coche Ford Explorer irrumpió súbitamente en escena. Su mujer, Jennifer Hyatte, de 31 años, a los mandos del vehículo, disparó contra los dos escoltas, hirien- do mortalmente a uno de ellos en el abdomen, mientras preso del frenesí su marido gritaba: ¡Dispáralos! Después se consumaba la fuga, que ha sido descrita por Mark Gywn, director del Departamento de Investigación de Tennessee, como un tiroteo al estilo Bonnie and Clyde la más famosa pareja de gangsters de la historia del hampa. A pesar del cerco, los fugitivos no han sido encontrados. No así el vehículo, hallado por la Policía con rastros de sangre en el asiento del conductor, lo que induce a pensar que Jennifer fue herida en la refriega.