Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 JUEVES 11 8 2005 ABC Internacional Irán pone en marcha su central de Isfahán mientras se dilata la negociación en Viena Europa pide a la ONU que inste a Teherán a suspender el enriquecimiento de uranio del Organismo Internacional de Energía Atómica que se votará hoy no propone enviar el expediente iraní al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ANTONIO SÁNCHEZ SOLIS CORRESPONSAL VIENA. La crisis diplomática provocada por Irán tras anunciar el pasado día 1 que retomaba la producción de combustible nuclear siguió desarrollándose ayer en varios frentes. En la central atómica de Isfahán los técnicos iraníes levantaron los precintos de plomo que fueron colocados por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en noviembre, cuando Teherán pactó con la UE la suspensión del enriquecimiento de uranio. La reactivación de esta planta comenzó el lunes bajo la supervisión del OIEA, que ha instalado cámaras de vigilancia. En esta central, construida en 1975 con apoyo francés, se transforma el polvo de uranio concentrado en gas de hexafloruro de uranio que, a su vez, se centrifuga para obtener el uranio enriquecido que sirve de combustible en una central nuclear, pero que también nutre a las bombas atómicas. La noticia de la ruptura de los sellos fue confirmada por el OIEA en Viena, el segundo escenario del pulso que el régimen de los ayatolás mantiene con la comunidad internacional. En la capital austriaca, la Junta de Gobernadores del OIEA, en reunión extraordinaria desde el martes, recibió una propuesta de resolución presentada por Alemania, Francia y Reino Unido en la que exhorta a Irán a que retome la plena suspensión de todas las actividades de enriquecimiento de uranio Esta propuesta de resolución es el resultado de las duras negociaciones que los europeos han mantenido con los otros miembros de la Junta para lograr un documento de consenso. Ayer, la sesión del OIEA tuvo que ser suspendida ante la falta de acuerdo. Sin embargo, a las 21.00 horas un portavoz del OIEA confirmó a ABC que la propuesta de resolución ya estaba cerrada para ser votada hoy. El documento no propone enviar el expediente iraní al Consejo de Seguridad de la ONU. Igualmente, el lenguaje empleado fue rebajado para satisfacer a todos los miemb La resolución bros de la Junta, evitando referencias a exigencias u obligaciones. Ahora queda por ver si, como es de prever, la propuesta europea es aprobada por la Junta y, en ese caso, comprobar la reacción iraní. De forma velada, el documento menciona que una negativa iraní podría provocar la convocatoria de una nueva sesión del OIEA para discutir, esta vez sí, la remisión del asunto al Consejo de Seguridad. La reunión extraordinaria del OIEA fue convocada a instancias de Alemania, Francia y Reino Unido, el trío de países que en nombre de la UE negociaba con Irán un pacto que asegure a la república islámica el derecho a usar energía nuclear, pero evite el peligro de que esta tecnología sea usada con fines militares. Con este fin, la UE ha ofrecido a Teherán un paquete de medidas económicas y tecnológicas a cambio de que renuncie a fabricar su propio combustible nuclear y asegurar así que no pueda desarrollar armas atómicas. Sin embargo, Irán no acepta renunciar a disponer de un ciclo de combustible completo y, de momento, ha desoído las peticiones de que vuelva a la mesa de negociaciones. Una negociación que Teherán exige debe partir de la condición sine qua non de que se acepte su derecho a enriquecer uranio. La primera reacción de la troika europea fue amenazar con llevar a Irán ante el Consejo de Seguri- Dos técnicos iraníes se ajustan sus máscaras protectoras antes de manipular un recipiente que contiene uranio concentrado, en una de las instalaciones de Isfahán dad de la ONU por sus pasados incumplimientos del Tratado de No Proliferación (TNP) nuclear. Aunque desde 2002 el país persa ha permitido inspecciones y ha facilitado información, lo cierto es que los 20 años durante los que ocultó su programa nuclear hacen aún desconfiar sobre su objetivo real. Desde el martes, el trío de países europeos intentaba que los 35 miembros de la Junta de Gobernadores del OIEA aprobaran una resolución que, sin amenazarle, inste a Irán a dejar de fabricar uranio como muestra de buena voluntad. Ayer los encuentros entre los delegados fueron intensos y Europa logró fortalecer, poco a poco, su postura. Rusia, que proporciona a Irán tecnología atómica, ya le había pedido que suspendiera los trabajos en Isfahán y que hable con los europeos. Igualmente, el director general del OIEA, Mohamed El Baradei, pedía el El embajador de EE. UU. en el OIEA denuncia el desprecio de Irán a la comunidad internacional Bush no actuará unilateralmente contra Irán sin contar con Europa R. P. SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. El presidente estadounidense, George W. Bush, ha optado por administrar con tiento su estrategia de presión contra Irán. No oculta que confía poco en el régimen de Teherán y en que den resultado las negociaciones emprendidas por el trío europeo formado por el Reino Unido, Alemania y Francia, el conocido como UE- 3. Pero prefiere que sus aliados europeos agoten la vía diplomática, consciente de que serán aliados clave a la hora de emprender acciones contra Irán. El horizonte inmediato en ese supuesto sería plantear el caso ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. En un claro gesto por estrechar los lazos con Europa para reforzar un bloque común frente a Teherán, Bush incluso ha otorgado el beneficio de la duda al anuncio del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, de que quiere seguir negociando. Reino Unido, Alemania y Francia son los principales negociadores en nombre del mundo libre y trabajaremos con ellos respecto a las consecuencias que pueda haber si Irán mantiene sus planes nucleares, afirmó Bush. Con esta declaración estrechaba filas con Europa y dejaba claro que, por lo menos en este momento, Estados Unidos no se plantea actuar unilateralmente contra Irán sin contar con sus aliados al otro lado del Atlántico. Para reforzar esta postura, no dudó en lanzar elogios a la actitud de la UE: No sólo Estados Unidos está preocupado por el programa nuclear ira- ní, sino que también los europeos están siendo muy serios a la hora de pedir cuentas a los iraníes y de negociar El planteamiento marca evidentes distancias respecto a la forma en la que la Administración de Bush encaró su intervención en Irak. Parece clara la prioridad de mantener prietas las filas con las potencias europeas y, mientras tanto, Washington recopila argumentos de presión contra Irán. El último, el suministro de armas iraníes a la insurgencia iraquí.