Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión JUEVES 11 8 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil ADHESIONES, POR ESCRITO, AL FIASCO OMO estaba previsto, la primera jornada de la Comisión de Investigación sobre el incendio del Alto Tajo se saldó ayer sin apenas novedades en el guión previsto por el Gobierno socialista. Según los altos cargos comparecientes, no hubo error alguno, ni negligencia, ni disfunción en el mecanismo de socorro. Al parecer, todo funcionó a la perfección, pero la tragedia fue inevitable No casa esta satisfacción- -que debe ser muy ilustrativa para los votantes castellano- manchegos pues marca el nivel de competencia y exigencia de los actuales mandatarios- -con los indignados testimonios de la población local, que se sintió desamparada en tan difíciles momentos. Sólo el Gobierno que lidera Barreda parece satisfecho con la gestión de la crisis. Tal es su soledad que ayer se conoció que un alto cargo de Medio Ambiente pidió días atrás por escrito a los funcionarios de la Consejería que apoyasen la manera en que el Ejecutivo socialista afrontó el incendio y lo bien que funcionó la coordinación con el Ministerio. Es curioso que desde las filas del PSOE se acojan a lo de la adhesión inquebrantable único salvavidas que le queda a la Junta para concitar el apoyo a una gestión que el sentido común y los hechos conocidos no le conceden. C ALGO DE NORMALIDAD O BLIGADO por la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, el juez Santiago Pedraz ha dictado auto de procesamiento contra el etarra Ignacio de Juana Chaos, por seguir perteneciendo a ETA, según quedó demostrado en los dos artículos que el todavía preso terrorista publicó en el diario Gara Lejos de ser procesado por lo que algunos consideraron un delito de opinión De Juana recibe esta nueva imputación por haber realizado actos objetivos de apoyo a la estrategia terrorista, al verter amenazas directas contra jueces y políticos. Su procesamiento es una forma de recuperar parte del rumbo judicial antiterrorista que se había desviado tras la exoneración inicial de De Juana y la posterior sentencia sobre Jarrai- -decididas por Pedraz, solo, la primera, y en compañía de otros magistrados, la segunda- cuyas consecuencias inmediatas ya se están viviendo en las calles del País Vasco, con un fuerte resurgimiento de la kale borroka Ambas decisiones abrieron una interpretación jurídica del terrorismo propia de veinte años atrás, pero no del momento actual en el que si algo ha permitido al Estado arrinconar a ETA ha sido el conocimiento exhaustivo de su entramado y de las diversas formas de revestir la militancia de sus integrantes, algunas a rebufo de una apariencia de legalidad a la que pusieron fin la acción judicial y la acción legislativa (Ley de Partidos) emprendidas desde 1997. El exceso verbal sobre las posibilidades de un final dialogado de la violencia ha nublado la eficacia que venía demostrando el Estado de Derecho y democrático en la lucha y en la política- -porque no son lo mismo- -antiterroristas. La aplicación de la ley es un método infalible para acabar con el terrorismo, aunque deba ir acompañada de medidas políticas, siempre y cuando se tenga claro cuáles son las medidas políticas que hay que aplicar. Hasta hace unos años, por tales medidas se entendía todo aquello que implicara negociación con los terroristas y cesión al nacionalismo. Es decir, la política que se ha acreditado como ineficaz para lograr el fin de la violencia. Sin embargo, existían otras medidas políticas que requirieron la revolución cívica de Ermua para que las instituciones y los partidos se atrevieran a aplicarlas. Hubo unidad democrática- -la de verdad, la que buscaba la derrota de ETA sin condiciones- refuerzo del Estado de Derecho, cooperación internacional, apoyo al constitucionalismo vasco, exclusión de partidos antidemocráticos. Aho- ra, de la mano del Gobierno socialista, se vuelve a decir que al final del conflicto habrá que tomar medidas políticas que no son las que debilitaron a ETA en estos últimos ocho años, sino las que la preservaron de la derrota en los años anteriores. Pero los cambios de criterio ante la forma en que debe producirse el final de ETA no varían la realidad de esta organización terrorista. De Juana Chaos sigue siendo un conspicuo terrorista y Batasuna sigue siendo el brazo político de ETA. Por eso es bueno que se recupere la normalidad, procesando a De Juan Chaos por lo que es y prohibiéndole a Batasuna la manifestación que ha convocado en San Sebastián el próximo domingo. El Gobierno vasco ha decidido no autorizar la manifestación y la razón es inapelable: Batasuna es una organización ilegalizada por sentencia del Tribunal Supremo. Aunque la consejería, para eludir esa invocación, se apoya en el acto de suspensión de actividades decretado en su día por el juez Garzón. Sin embargo, incluso cuando acierta, el nacionalismo no puede evitar la sensación de oportunismo, pues tan ilegal es hoy Batasuna como el 14 de diciembre pasado, cuando esta formación organizó el famoso mitin de la denominada declaración de Anoeta La pasividad de la Consejería de Interior, que no evitó esa concentración, le ha costado a su titular, Javier Balza, una querella que puede sentarle en el banquillo, buena razón, más que el apego al principio de legalidad y de acatamiento a las resoluciones judiciales, para no incurrir en el mismo error. Ahora sólo falta que la marginación legal de Batasuna se extienda al plano político y cesen los contactos públicos y clandestinos de nacionalistas y socialistas, porque la doble moral acaba siendo tan perniciosa para la estabilidad de las instituciones como el incumplimiento de las sentencias del TS o la inaplicación de la Ley de Partidos al Partido Comunista de las Tierras Vascas. Los experimentos con ETA son peligrosos, porque el crimen y el Estado de Derecho no son materias combinables. De una forma u otra, el Estado, gracias a la perseverancia de jueces, policías, fiscales- -cuando les dejan- constitucionalistas y movimientos cívicos, activa sus resistencias frente a la impunidad que buscan los terroristas o con la que algunos aspiran a negociar con los terroristas. De Juana, procesado, y Batasuna, prohibida. Parece que vuelve la normalidad. José María Barreda H. FRAILE SEGUIR INVESTIGANDO LA TRAMA ISLAMISTA SEGURIDAD VIAL A comentamos desde estas páginas que el endurecimiento de las sanciones por infracciones de tráfico, que acaba de entrar parcialmente en vigor, puede resultar necesario para combatir una plaga que riega de dolor y muerte nuestras calles y carreteras. Las cifras del último fin de semana, con un balance de 48 muertos, son insoportables y han vuelto a disparar todas las alarmas. La experiencia de otros países y el sentido común confirman que pueden contribuir a reducir los índices de siniestralidad. Nuestra normativa se homologa así a la de los países que mejores resultados han obtenido en esta materia. Por lo demás, tanto las apelaciones a la responsabilidad y al autocontrol de los conductores como las campañas publicitarias educativas, bienintencionadas y lúgubres, han demostrado su limitada eficacia. Pero se trata de un conjunto de medidas insuficientes. El Estado propende demasiado al paternalismo y al exceso en el ejercicio de su potestad sancionadora, especialmente a través de castigos pecuniarios estivales, que pue- R de llegar casi a penalizar a quienes de hecho no ponen en peligro la seguridad del tráfico. Pero no cabe esperar demasiado del exceso de celo preventivo y punitivo, si no va acompañado de otras medidas como, entre otras, la aplicación efectiva de las normas, el incremento de la vigilancia, la mejora de la red viaria y la supresión de los llamados puntos negros en nuestras carreteras, la implantación, prevista y retrasada, del sistema de carné por puntos, que ha dado excelentes resultados en otros países, y la creación de una asignatura de Educación Vial en las escuelas, obligatoria si es el caso. Y nada de eso aparece en el proyecto del Ministerio para reformar la educación primaria y secundaria. Raro olvido, pues el alumno que no termine siendo conductor sí será peatón. Los jóvenes son el segmento de edad que encabeza año tras año la trágica clasificación que asuela el ánimo de la sociedad cada fin de semana. Ante la gravedad de problema, la labor pedagógica ha de empezar desde la escuela. Y EVELA hoy ABC que la Policía busca a uno de los principales elementos que formaban la trama financiera del 11- M. Casi año y medio después de la matanza, las indagaciones y el acoso policial al entramado terrorista (tanto a los flecos de aquel grupo asesino como a los nuevos que hayan podido formarse) debe seguir siendo una prioridad de las Fuerzas de Seguridad. A pesar del tiempo transcurrido, y con independencia de que se vigilen otros indicios, la investigación de la trama islamista sigue presentando incógnitas que requieren una intensificación del trabajo, no sólo del juez, sino del Ministerio del Interior, que ha de dotar de los máximos medios posibles para las pesquisas. La suma peligrosidad de estos elementos y su obcecación anti- occidental lo hacen imprescindible. Se ha sabido estos días que la inteligencia militar de EE. UU. tuvo localizados a varios de los terroristas del 11- S desde un año antes de la matanza. Nunca se ha de bajar la guardia.