Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 Los Veranos MIÉRCOLES 10 8 2005 ABC ÁREA DE DESCANSO EL VIBOREO PAISAJE CON FIGURAS Rellene los cuadrados vacíos de este encasillado de 9 x 9, dividido en cuadrículas de 3 x 3, con números del 1 al 9, de forma que cada cifra no se repita en la misma columna, ni en la misma fila ni en la misma cuadrícula. SOLUCIÓN AL DÍA ANTERIOR Sospechosos a la carta nuevo plato en el plató de Hollywood AQUILES MATA Por Mónica Fernández- Aceytuno Los tipos duros están de moda. Cine, televisión, publicidad y vídeo demandan rostros y poses auténticas de bandido como extras. Para nutrir ese mercado nació Suspect Entertainment que con 130 empleados se ha convertido en una exitosa empresa de rehabilitación de ex convictos. Por un puñado de dólares los ex presidiarios deben abstenerse de robar, beber y golpear a nadie, pero sólo detrás de la cámara. LA PLAZA n la plaza suena el tiovivo, dan vueltas los cochecitos llenos de luces de colores envueltos en el humo de los churros recién hechos. Las terrazas, que tienen su propia música, están llenas de gente que mira cómo da vueltas la gente. Atardece y una señora que tuvo que ser guapísima se pinta los labios creyendo, confundida por el tiovivo y la gente, que es verdad que la vida da vueltas. E SECRETOS DE MUJER Por Marta Barroso y Teresa de la Cierva UN JARRO DE AGUA FRÍA on los termómetros al máximo, el rostro nos pide agua helada para aliviar los efectos vasodilatadores del calor. Y si un truco tan antiguo como eficaz, como es una ducha de agua fría, tonifica el cuerpo, ¿por qué no hacerlo extensible a la cara? Después de exponerse al sol, sumergir el rostro en agua con hielo unos instantes puede actuar como una ampolla tensora de efecto inmediato. Sólo tiene que medir que el límite del agua esté en un extremo soportable para que no provoque una vasodilatación y obtener el efecto contrario. Otra fórmula para bajar unos grados los tórridos días estivales es guardar en la nevera un vaporizador de agua termal hasta el momento de usarlo. Para deshinchar el rostro, siéntese con los codos en las rodillas, y deje reposar la cara en las palmas de las manos, pasando por frente, ojos y, finalmente, mejillas. Para terminar, apoye la barbilla en las palmas de las manos, con las muñecas juntas, y ascienda con las manos hacia las orejas. C