Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 Los Veranos MIÉRCOLES 10 8 2005 ABC MENÚ DEL DÍA ALICANTE. VUELVE LA GAMBA ROJA CARLOS MARIBONA D e Valencia a Alicante apenas notamos cambios en la cocina marinera. Los productos y las preparaciones son muy similares y seguimos en el reino de los arroces. Sin embargo hay un pequeño matiz. Con carácter general, en los establecimientos públicos de Alicante se comen mejores arroces que en los de Valencia y es ra- ro que, sea donde sea que los pidamos, nos decepcionen. Pero el producto emblemático de estas costas alicantinas es la gamba roja de Denia, que compite con la gerundense de Palamós por el reinado mediterráneo. Sin decantarnos por ninguna, podemos asegurar que las de Denia son excepcionales, aunque cada vez más escasas, por lo que no resulta fácil encontrarlas en los restaurantes costeros. De hecho, el que mejor las trata es Quique Dacosta en El Poblet, pero como no está junto al mar no podemos incluirlo en esta relación. Además de El Poblet, en Denia, en el puerto deportivo, hay otro gran restaurante, este sí junto al mar, que se llama La Seu de Miquel y está a cargo de un joven y ambicioso cocinero: Miguel Ruiz, que hace una cocina moderna con pescados de primera calidad sin renunciar nunca a sus raíces. En Benidorm hay un sitio encima mismo de la playa que no está mal: Ulía. Destacan sus arroces melosos y, sobre todo, unos excepcionales boquerones a la espalda. En la capital, el más clásico es Dársena, una arrocería de gran regularidad desde la que se disfruta de una excelente vista del puerto deportivo. Y para despedirnos de la Comunidad Valenciana hace- Esquí estival en glaciares Frente a la ola de calor africano que se nos ha echado encima en la Península, a tan sólo 7 horas de viaje existe un paisaje de blancas montañas en pleno verano: los Alpes suizos de una aún más fresca brisa que hace indispensable el nórdico- -edredón, no se alteren- -para dormir. Igualito que los 40 C que marca ese inmisericorde termómetro que con malévola saña le recueralgo tiene ir contracoda que a veces es conveniente rriente y ser un rebelde irrehacer caso de las advertendento es que cuando se aciercias del Instituto Nacional de ta, el gozo es realmente infiniMeteorología y poner tierra, to. Con la bofetada de peganieve en este caso, de por mejoso calor sahariano de estos dio. últimos días, capaz de fundir Mírelo por el lado positivo, hasta los plomos, pocas opciocon el cambio climático y los nes pueden ser mejores que cactus asediando la Cordillehaber elegido una escapadita ra Cantábrica, tendrá seguro al paraíso de la nieve en los ocasión de enmendar Alpes suizos; por aquello de esquiar en Usted podría su actual fallo catasmangas de camisa estar ahora trófico. Tranquilo, o tranquila, el año que cuando los demás no mismo desli- viene no serán otros pueden ni arrimarse zándose por los que disfruten del a la orilla del mar porque esa bucólica la lengua de área de esquí estival arena blanca es en un fresquísi- mayor y más alta de los Alpes, ni de los 21 realidad una parrilla mo glaciar kilómetros de pistas traicionera de asseñalizadas entre los cuas candentes con 2.900 y los 3.900 metros sobre tra las que ni las socorridas el nivel del mar; ni del Gravichanclas sirven. Todas las ty Park, donde surferos y freeventajas de la nieve, pero ninriders tendrán a su disposiguno de sus gélidos inconveción toda un zona especialnientes. mente diseñada para su particular desafío a las leyes de la El nórdico en pleno agosto gravedad. No señor, no serán Sí amigo sí, o amiga, usted pootros quienes tomen un aperidría estar ahora mismo deslitivo en el Palacio de hielo hozándose sobre la fresquísima radado bajo el glaciar mienlengua de un glaciar rodeado tras en la Península Ibérica cade casi cuarenta cumbres de lientan las tapas sacando el 4.000 metros de altura desde plato por la ventana; ni de lelas que al caer el sol descienTEXTO: ALEJANDRO CARRA FOTOS: NUFER GRAFIK Si Un grupo de jóvenes disfruta, en manga corta, de la nieve estival en Gravity Park jos serán ellos los que disfruten de la espectacular panorámica que brinda el mirador del Klein Matterhorn, el más alto de Europa y desde el que pueden contemplarse los picos más altos de los Alpes. La próxima vez seremos nosotros los que contemplaremos absortos, pero sobre todo muy- -muy- -fresquitos, la imponente silueta del Matterhorn siempre presente en el valle del Valais. Y ya por la noche, recogidos en el pueblo de Zermatt, desearemos lo mejor a nuestros seres queridos que quedaron allá en el sur, a tan