Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 10 8 2005 77 Los veranos LA CASA DE ALBA DESMINTIÓ AYER QUE EL DUQUE DE HUÉSCAR Y ALICIA KOPLOWITZ FUERAN A CONTRAER MATRIMONIO de LA ALTERNATIVA A LA OLA DE CALOR QUE AZOTA ESPAÑA SE ENCUENTRA A SIETE HORAS DE VIAJE: LA BAILAORA CRISTINA HOYOS VUELVE A LOS ESCENARIOS CON VIAJE AL SUR PORQUE EL PÚBLICO SE LO PIDE LOS ALPES SUIZOS Paco de Lucía, durante uno de sus conciertos Paco de Lucía agranda día a día su leyenda. Ayer, en La Unión, puso punto final al Festival del Cante de las Minas, y antes dejó la impronta de su sabiduría y su genio en esta entrevista Yo no creo en la fusión TEXTO: PEPA GARCÍA FOTOS: RAFAEL CARMONA Y REUTERS co de Lucía (Algeciras, 1947) sueña con la tranquilidad, la que vive cuando se retira al paraíso mexicano que le ha acogido los últimos años y que en los últimos días ha roto un malvado huracán; habla pausado, ahorrando las energías y guardando el nervio que luego tiene que invertir Pa para llevar adelante un concierto y dice las cosas claras, como las siente, Paco sólo rinde cuentas ante su espejo: Me miro y sé lo que soy, lo tengo muy claro Anoche demostró una vez más quién es, aunque para ello tenga que cargar para siempre con la cruz de la responsabilidad, de ser quien soy y estar donde estoy: un honor -Nadie puede obviar su nombre cuando se habla del flamenco, su historia y su evolución, pero ¿qué opina usted de su aportación? -Para mí es una satisfacción haber hecho lo que me gustaba en la vida, que es tocar la guitarra y tocar flamenco y, además, haber aportado algo a la tradición de nuestra música y de nuestra cultura. Para mí, el éxito no es haber sido famoso, conocido o ganar dinero; el éxito básico y principal es haber aportado, haber dejado constancia de mi paso por aquí. -Ahora es alabado por donde pasa, pero ¿ha encontrado muchas trabas? -Bueno, yo no puedo quejarme, en mi vida me ha ido muy bien. Mi vida personal y mi vida artística han sido un éxito, y quejarse estaría muy feo por mi parte. ¿En algún momento le ha pesado tanta responsabilidad? -Sí- -responde raudo y contundente, como sí estuviera deseando soltarlo- Siempre me pesa. Ésa es la cruz que yo tengo que cargar. La responsabilidad, el tener que estar siempre brillante, siempre a la altura, porque cada vez me lo pongo más difícil y, cuando (Pasa a la página siguiente)