Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 10 8 2005 71 Deportes Jackson se apunta una batalla a la que no estaba invitado Con Sánchez lesionado y Clement desconocido, ganó los 400 vallas MANUEL FRÍAS, ENVIADO ESPECIAL HELSINKI. La final de 400 metros vallas estuvo ajena a toda lógica, como lo fue en general la tarde que se vivió ayer en el Estadio Olímpico, con casi dos horas de parón en la competición por una lluvia torrencial que arrasó con todo y que aplazó hasta hoy la calificación de triple masculino y las series de los 200 metros y para mañana la final de disco. Todo apuntaba a que el nuevo orden mundial se iba a decidir entre el dominicano Félix Sánchez, pese a su escasa puesta a punto, invicto en tres temporadas, campeón olímpico en Atenas y mundial en Edmonton y París, y la nueva sensación en las vallas bajas, el estadounidense Kerron Clement, campeón mundial júnior el año pasado en Grosseto y que en el invierno 2004 se atrevió a quitar el récord mundial de los 400 al mítico Michael Johnson. Sin embargo, todo lo previsto se fue al garete muy pronto. Sánchez, poco confiado en sus posibilidades y que había protagonizado una salida falsa, abandonó antes de afrontar el primer obstáculo después de sentir un fuerte dolor que le hizo caer. Después de su explosiva salida, el dominicano afincado en Estados Unidos se echó mano a la parte posterior del muslo izquierdo y se dejó caer. Desde el suelo vio impotente como el resto de sus compañeros se marchaban sin él. El dominicano no había llegado en buena forma a Helsinki. Una lesión en septiembre del año pasado acabó con su poderío y una calcificación posterior del pie izquierdo le impidió una preparación acorde para poder defender aquí su corona mundial. Luego se resintió en las series de este Mundial, que acabó cojeando visiblemente, aunque el no tener que hacer un esfuerzo excesivo para clasificarse le salvó. Su verdadero calvario llegó en las semifinales, cuando a duras penas pudo abandonar la pista tras calificarse. En la final no aguantó ni 20 metros. El campeón había dicho adiós y la prueba buscaba su relevo. Buen arranque del Villarreal en la Liga de Campeones, con una victoria importante en el campo del Everton Las finales de ayer 400 vallas (hombres) 1, Bershwan Jackson (EE. UU. 47.30, medalla de oro; 2, James Carter (EE. UU. 47.43; 3, Dai Tamesue (Jap. 48.10. 3.000 obstáculos (hombres) 1, Saif Saeed Shaheen (Qat. 8: 13.31, medalla de oro; 2, Ezekiel Kemboi (Ken. 8: 14.95, plata; 3, Brimin Kipruto (Ken. 8: 15.30, bronce. 800 (mujeres) 1, Zulia Calatayud (Cub. 1: 58.82, medalla de oro; 2, Hasna Benhassi (Mar. 1: 59.42, plata; 3, Tatyana Andrianova (Rus. 1: 59.60, bronce. Resultados españoles Penti (3.000 obstáculos) sexto en la final (8: 17.69) Luis Miguel Martín Berlanas (3.000 obstáculos) undécimo en la final (8: 22.13) José Luis Blanco (3.000 obstáculos) decimocuarto en la final (8: 22.84) Óscar González (decatlón) 11.07 en 100 metros; 7,20 en longitud; 13,62 en peso; 2,00 m. en altura; 49.71 en 400. Total, 4.044 puntos (va decimoquinto) Mayte Martínez (800) quinta en la final (1: 59.99) Glory Alozie (100 vallas) segunda en su serie (12.71) pasa a las semifinales. Concepción Montaner (longitud) 6,65 en el primer salto de calificación, pasa a la final. Las finales de hoy Bershawn Jackson celebra su oro en 400 vallas que Clement se subiese al mismo ya que acabó cuarto. Jackson, 22 años y que en el pasado Mundial de París fue descalificado en las series, ganó el oro protagonizando la progresión más extraña jamás vista. El nuevo campeón REUTERS tuvo que hacer la mejor marca de su vida para ganar (47.30) Carter, segundo, se quedó en 47.43, y Tamesue, tercero, en 48.10. Clement, con una dura lección de humildad incluida, quedó cuarto en 48.18. Pértiga (mujeres) 17.10 (hora española) Longitud (mujeres) 17.35. 400 (hombres) 19.00. Jabalina (hombres) 19.30. Decatlón: 19.40 (con la carrera de 1.500) 1.500 (hombres) 21.10. Nueva exhibición de garra de Mayte Martínez M. FRÍAS HELSINKI. Cuba, tierra de grandes atletas, ha dado campeones en muchas disciplinas. En mujeres la más carismática es, por su calidad deportiva y por los acontecimientos que marcaron trágicamente su vida, Ana Fidelia Quirot. Su carrera se desarrolló en una primera parte en torno al final de los años 80, cuando fue cuarta en Roma y segunda en Tokio. Pero justo después de los Juegos de Barcelona sufrió un desgraciado accidente, con quemaduras importantes en todo el cuerpo que la dejaron marcada de por vida. Pero no moralmente. Se rehizo y volvió como campeona para ganar los mundiales del 95 y 97. Desde su retirada ninguna cubana se había asomado a la carrera de los Fue quinta en la final de 800, ganada por la cubana Zulia Calatayud, que rememora los triunfos de su compatriota Ana Fidelia Quirot en los mundiales del 95 y del 97 800, coto privado de las Mutola, Ceplak y recientemente Holmes. Aquí, y aunque la nómina de ausencias era importante, el podio parecía reservado para una de las de tres rusas, en especial Andrianova, que corren como locomotoras. Pero el pronóstico adverso no le importó a Calatayud, tan competidora como en su día lo era Quirot, leyenda viva del atletismo cubano. En una recta infernal, de las consideradas sólo para valientes la cubana se fue dere- Jackson no pasó las series en París Pero Kerron Clement, 20 años, el último producto de la factoría estadounidense, se hundió en la recta de enfrente a la tribuna. Pese a haber sido el hombre más rápido del año (47.24) quedó descolgado de la lucha por las medallas antes de llegar a la última curva. La carrera buscó nuevos protagonistas y los encontró en los otros dos americanos, Bershawn Jackson y James Carter, a quienes se les unió un desconocido, el japonés Tamesue, que impidió un podio completo americano y cha a la meta, sin importarle que dejaba detrás de sí a la mítica Mutola y a la atleta del momento Andrianova. Su tiempo, 1: 58.82. La plata fue para la marroquí Benhassi (1: 59.42) y el bronce, para Andrianova (1: 59.60) Mutola quedó cuarta y con la sensación de que su carrera triunfal va decayendo, después del varapalo que tuvo el verano pasado en los Juegos de Atenas. La sorpresa agradable llegó del lado de Mayte Martínez, teóricamente inferior al resto de finalistas en cuanto a marcas, pero que sacó, como siempre, fuerzas de donde no las tenía para acabar quinta después de una excelente última vuelta en la que no cedió en ningún momento la calle uno a sus rivales.