Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 10 8 2005 45 cientemente en Cosmopoética, un encuentro entre poetas hispanos, en el que pudieron descubrir nombres como el peruano José Watanabe o el colombiano Darío Jaramillo. En palabras de Rafael Espejo, hasta hace 15 ó 20 años no se hacía mucho caso de la poesía reciente hispanoamericana. Ahora empezamos a hacerlo, pero esta relación debiera intensificarse mucho más Castaño pone el ejemplo de Argentina. Buenos Aires está plagada de gallegos que guardan celosos sus tradiciones dice- -y muchos de ellos ávidos de recibir literatura de su patria chica, que casi nunca llega Los premios, importantes para empezar Parece que la competición y el arte están reñidos. Sin embargo, ganar algún certamen es una de las pocas formas de comenzar una trayectoria. Todos saben que lo más difícil es publicar la ópera prima, por eso ven los concursos como un mal necesario para comenzar a abrirse hueco en el panorama literario. Ganarlos no garantiza nada, ni siquiera que la obra sea la mejor, pero es una oportunidad, una ayuda. Algunos de los jóvenes poetas opinan que el mercado literario está saturado, porque se edita demasiado y se lee demasiado poco. Pero dicen que obligar a los niños a leer no es la solución En su opinión, habría que contagiar a los más pequeños el amor por la literatura sin imposiciones. También son conscientes de que la poesía tiene un público minoritario, pero muy fiel y cualitativamente muy interesante. Para el director del encuentro, Luis Muñoz, el objetivo es ofrecer una visión global de la poesía española de última generación, y una plataforma desde la que debatir ideas; mientras la poeta Ana Merino, secretaria del curso, destaca la profunda inquietud individual que tienen los jóvenes que, lejos de entrar en un debate profundo sobre tendencias, absorben lo que más les interesa de cada una. Muñoz tiene la impresión de que ellos han dicho muchas cosas por primera vez. Quizá sea así, aunque algunos aseguran que lo más interesante se ha comentado tomando un café, una vez finalizadas las horas de trabajo Foto de familia de los jóvenes poetas reunidos en Santander El Palacio de la Magdalena de Santander se convierte por unos días en punto de encuentro de quince jóvenes poetas que reflexionan sobre su arte en un seminario dedicado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo a la Poesía española reciente La poesía no da para comer, sólo para merendar de vez en cuando TEXTO: BEATRIZ BENÉITEZ FOTO: J. M. SERRANO ARCE SANTANDER. La joven poeta gallega Yolanda Castaño, de 28 años, añade a la opinión que recoge el titular que cuando, por fin, consigues publicar, las ediciones son muy limitadas. Hay que estar en primerísima línea para poder vivir de esto Con ella coincide Rafael Espejo, andaluz de 29 años, para quien quizá sea posible vivir del entorno de la poesía, pero nunca de una obra Tradición y renovación dice Espejo. Para este cordobés que estudió Filolo- gía Hispánica en Granada, la tradición se filtra a través del lector, porque el lector es antes que el poeta Para él, ambas, tradición y renovación, son necesarias, pero no me gusta ser consciente de lo que hago, los planes a priori castran la creatividad del poeta Yolanda Castaño, cuyas obras están publicadas en gallego, opina que tratar de renovar sin conocer la tradición y ser consciente de que formas parte de ella no vale aunque no podemos hablar sólo de influencias literarias porque lo que más cuenta es la experiencia personal en un sentido amplio, una canción, una película, un anuncio, algo que ves por la calle Dicen que el diálogo con los poetas europeos es inexistente, porque es difícil que traduzcan obras de artistas noveles o con una trayectoria breve. No sucede lo mismo con Hispanoamérica, donde algunos de ellos tienen puesta su mirada. Varios han participado re- El impacto de la lengua en la economía española representó el 15 por ciento del PIB en 2004 B. B. SANTANDER. Juan Cueto fue ayer uno de los protagonistas del curso Valor y poder económico de la lengua: una empresa española que se desarrolla en la UIMP con el patrocinio de la Fundación Vocento. Bajo el título Las máquinas de la lengua: el español en la era de Internet Cueto aseguró que en España ha habido miedo de introducirse en las nuevas tecnologías y, en especial, en Internet. Los literatos se opusieron porque pensaban que las máquinas iban a terminar con todo. Ahora estas máquinas hablan inglés, son productos de la cultura norteamericana, y nosotros hemos llegado tarde. Ahora no se trata de poner la ñ en la Red, sino de algo mucho más serio concluyó. Por su parte, el catedrático de Estadística de la Universidad de MálagaFrancisco Javier Girón explicó que la aportación de la lengua a los distintos productos y actividades representó en el año 2004 el 15 por ciento del PIB. Según indicó, hasta hace relativamente poco la lengua no se ha considerado como un bien económico susceptible de medirse en términos económicos pero su equipo de investigadores desarrolló una metodología para averiguar el impacto de la lengua en la economía, realizando el estudio El valor económico de la lengua española (2003) que tomó como base las actividades económicas directamente relacionadas con el idioma El resultado apuntó a que los primeros puestos están ocupados por los servicios, comenzando por la educación pública, las telecomunicaciones, la educación privada, la publicidad, las administraciones públicas y la imprenta. Los servicios suponen el 88,03 por ciento, mientras que sólo el 11,78 se centra en la industria.