Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Madrid MIÉRCOLES 10 8 2005 ABC MADRID AL DÍA PROBLEMAS ESTACIONALES DANIEL BARREDO Acaban las obras de los edificios afectados por el fuego de la subestación de Atocha Hasta final de año no serán habitados, pues faltan remates en el interior b El coste de las tareas de recons- ra habitual de campos y castillas la quema controlada, a manos de unos ganaderos que arrasaban la maleza con ese cóctel molotov que es la cerilla. Todos los años repetían el festival de la llama, y todas las primaveras el verde de los pastos empujaba al negro de la ceniza. La aparición de prohibiciones, dio lugar al contrabandista de lumbres, o sea, al incendio con fines productivos, pero de manera descontrolada, ya que ya no se ponía la cerilla donde se ponía el ojo, sino que andaba el ojo más preocupado del 4 X 4 del guardabosques. Con la paulatina desaparición de los ganados, sin embargo, no han desaparecido los fuegos, y entonces como ahora, se da el caso del incendio provocado por quienes pretenden sustituir árboles y animales protegidos, por adosados de lujo. Son las cosas de los dineros, que lavan escrúpulos y conciencias con baños de jacuzzi y de champán. En Guadalajara, según dicen, las chispas de una inocente parrillada, han devastado el equivalente a diecisiete mil campos de fútbol. Las pistas no son realmente concluyentes, y aunque queda muy de portada echar los perros a unos excursionistas, cuesta creer que un desastre así, haya nacido de una barbacoa situada en un recinto autorizado, y construida, suponemos, teniendo en cuenta un repentino cambio de viento, un vecindario de pastos secos, y demás. Habrá que esperar que el tiempo traiga las causas verdaderas del incendio, pero habría que potenciar la colocación de parrillas suficientemente equipadas como para evitar que unas chispas, arrasen el trabajo de cincuenta años. Asimismo, los cortafuegos, no han ayudado gran cosa en Guadalajara, quizá porque estaban cubiertos de espesuras y desidias. Si en invierno nos quejábamos de las nevadas, en verano lo hacemos de los incendios, y tenemos problemas estacionales que no solucionan generaciones de políticos, porque la eternidad de los latinos, nos ha quedado sobre todo en los problemas. Más que temer el avance de las llamas, hay que temer a unas autoridades que gestionan la crisis desde el teatro y a través de sms, y que sólo lamentan lo ocurrido cuando ha ocurrido, porque aquí sólo se preocupan del futuro los horóscopos de los periódicos. El fuego ha visitado España, como un pariente en el Extranjero, y ha comprobado que las cosas permanecen en idéntico abandono. E trucción realizadas por el Ayuntamiento de Madrid se elevan a 2,42 millones de euros, que sufragará íntegramente Unión Fenosa M. J. ÁLVAREZ MADRID. Ha pasado algo más de un año- -13 meses- -desde que más de una treintena de vecinos se vieran obligados a abandonar sus casas por culpa del devastador incendio que destruyó la subestación eléctrica de Unión Fenosa de Mediodía, situada en el número 19 de la calle de la Alameda, próxima a Atocha y al paseo del Prado. Ocurrió el 15 de julio, cuando el fallo de un transformador provocó que los 40.000 litros que contenían los depósitos de aceite mineral ardieran por los cuatro costados. El fuego dejó en la calle en un primer momento a 200 personas de 78 familias, de las que 32 siguen viviendo en apartahoteles, pisos o casas de familiares, a la espera de habitar las que fueron sus hogares. Residían en los dos edificios que resultaron gravemente dañados en las cubiertas y las medianerías por las llamas, los situados en la calle de los Ceniceros, 6 y Almadén, 26. Remodelación La cuenta atrás para que puedan recuperar por fin sus remozados pisos y volver a su habitual rutina ha empezado y, según las previsiones del Ayuntamiento de Madrid, podrán vivir de nuevo en ellos a finales de año. Lo que sí ha concluido ya son los trabajos de consolidación de la cimentación y estructura de ambos inmuebles, ejecutados por el Consistorio. Así lo anunció ayer el coordinador general de Organización y Gestión de Proyectos de la Concejalía de Urbanismo, Francisco Panadero. Las obras de refuerzo de la estructura de ambas fincas han supuesto un coste a las arcas municipales de 2,42 millones de euros, que serán sufrados por la compañía eléctrica. De este modo, el Ayuntamiento ha terminado la labor que le correspondía. En la remodelación llevada a cabo se han podido abrir ventanas en los muros medianeros, por lo que el aspecto de los inmuebles ha mejorado sustancialmente indicó. Ahora queda pendiente el acondicionamiento del interior de las viviendas, que incluyen algunos cambios que los propietarios han solicitado a la eléctrica. El responsable municipal, tras agradecer la colaboración de la empresa, indicó que las nuevas viviendas han ganado visual y estéticamente, con la consiguiente mejora de la calidad de vida de los vecinos Los afectados, por su parte, sólo esperan que no se produzcan retrasos y que puedan acabar el año en sus hogares. Aspecto del antes y el después de los dos edificios afectados por el fuego EFE Los transformadores móviles del Prado desaparecerán dentro de ocho meses Los tres transformadores móviles, situados en el paseo del Prado, tardarán aún en abandonar la zona. Será en mayo de 2006, cuando finalice la construcción de la nueva subestación de la Cuesta de Moyano, que sustituirá a la devorada por las llamas. Así lo indicó ayer el coordinador general de Organización y Gestión de Proyectos de la Concejalía de Urbanismo, Francisco Panadero. Hasta entonces, los tres equipos permanecerán junto al Jardín Botánico, abasteciendo a los 10.500 clientes de la zona. Ideados para situaciones de emergencia, se han utilizado por primera vez en España. Esperemos que sea la última indicaron en su día desde Fenosa. Lo mismo sucederá con los libreros de la Cuesta de Moyano, que cambiaron de emplazamiento al resultar afectados por las obras de la nueva planta subterránea que se realiza en ese lugar. No ven el momento de recuperar la tranquilidad, alterada ahora por el tráfico y el ruido.