Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 9 8 2005 71 El Villarreal y el Betis debutan hoy en la Champions y el Valencia y el Deportivo, en las finales de la Intertoto Baptista asegura que se siente más centrocampista que delantero y que se conformaría con hacer 10 ó 12 goles A Bekele le bastó con los dos últimos kilómetros para ganar los 10.000 Hizo los mil metros finales en 2: 28 y la última vuelta en 54 segundos M. F. HELSINKI. ¿Quién ha dicho que el atletismo es un deporte individual? Nadie lo podría afirmar después de presenciar ayer la final de 10.000 metros, carrera en la que los etíopes Sihine y Negera- -Gebremarian estuvo perdido- -hicieron el trabajo sucio para que su líder, Kenenisa Bekele, se hiciese con el triunfo en la que va a ser única aparición en el Mundial. La carrera pareció que ni pintada para los africanos, muy numerosos en esta distancia. Tiempo muy duro. Llovió a cántaros por la mañana y la pista estaba encharcada. Temperatura fresca y viento racheado. La climatología había endurecido más lo que cabía esperar una prueba de por sí muy dura. La final no tuvo más guión que el que quisieron escribir los etíopes en una carrera que resultó calcada a la final femenina. A nadie le importó el escarceo inicial del japonés Omura. La táctica etíope estaba muy clara, con Sishine delante para imponer el ritmo que más conveniente para los intereses de Bekele. Todo a un ritmo muy regular en la primera parte de la prueba: a 2.49 el primer kilómetro, a 2: 47 el segundo y el tercero, a 2: 45 el cuarto y a 2: 42 el quinto. REUTERS agazapado en el pelotón para evitar el desgaste y observar los movimientos de sus rivales, que, a su vez, estaban pendientes de él y de cuándo atacaría. Kenenisa hizo su primera aparición a la altura del kilómetro 6,3. Fue una simple toma de contacto con la cabeza de la carrera, pero sirvió para despertar a los que iban un tanto abotargados en el grupo, en especial a los kenianos, que no habían dado señales de vida y nadie sabía a que estaban corriendo. El acelerón de Bekele hizo que se aumentase la velocidad de crucero, ya a 2: 39 el kilómetro. A falta de dos mil metros para el final comenzaron las hostilidades, aunque más que una guerra fue una petar- dada. Sin fuerza, el keniano Mathati, campeón de su país con tan sólo 20 años y que ha corrido esta temporada en 27: 08, se puso por delante de lo que ya era el trío keniano y tiró en una fase de la carrera en la que el ritmo, sorprendentemente, había bajado. Como si los etíopes se hubiesen dado un pequeño descanso para reventar al final. A Mathati se le unió en la cabeza el ugandés Kiprop. No pasaba nada en el trío etíope, que siguió sin inmutarse a su ritmo, con la táctica preconcebida en la salida, sabedores de lo que iban a hacer y cuando. Cincuenta y cuatro segundos Y pasó lo que tenía que pasar. Bekele y sus dos compañeros de equipo tomaron la cabeza en la última recta y, como ocurrió con las chicas, salieron disparados al toque de campana. Los efectos que tal acción produjo se pudieron ver en las estadísticas finales, que indican que corrieron el último kilómetro en 2: 28 y que la última vuelta se corriera en 54 segundos. ¡Casi nada después de haber hecho 9.600 metros antes! La labor de equipo se comprobó cuando Sihine y Negera se pusieron delante de Mathati en la última curva para impedirle progresar, mientras que se frenaban ligeramente y Bekele se iba en solitario hacia la meta. Bekele ganó con 27: 08.33 y Sihine fue segundo con 27: 08.87. La medalla de bronce, para Mosop (Kenia, 27: 08.96) que sólo apareció al final para subir al podio. Los datos del campeón Nació en Bekoji (provincia de Arsi, en Etiopía, el 13 de junio de 1892, Mide 1,60 metros y pesa 54 kilos. Juegos Olímpicos: oro en 10.000 y bronce en 5.000 metros en 2004. Campeonatos del mundo: oro en 10.000 en 2003 y 2005 y bronce en 5.000 en 2003. Mundial júnior: plata en los 5.000 en 2.000. Mundial de cross: campeón del mundo en cross largo y ross corto en los años 2002, 2003, 2004 y 2005. El favorito, escondido Los etíopes parecían una locomotora perfectamente programada. Incrementaron ligeramente el ritmo en cada kilómetro para estirar el grupo lo más posible, mientras que Bekele seguía Las finales de ayer 10.000 metros (hombres) 1, Kenenisa Bekele (Eti. 27: 08.33, medalla de oro; 2, Sileshi Sihine (Eti. 27: 08.87, plata; 3, Moses Mosop (Ken. 27: 08.96, bonce. Martillo (hombres) 1, Ivan Tikhon (Bie. 83,89, medalla de oro; 2, Vadim Devyatovskiy (Bie. 82,60, plata; 3, Szymon Ziolkowski (Pol. 79,35, bronce. 100 metros (mujeres) 1, Lauryn Williams (EE. UU: 10: 93, medalla de oro; 2, Veronica Campbell (Jam. 10.95, plata; 3, Christine Arron (Fra. 10. 98, bonce. 3.000 obstáculos (mujeres) 1, Docus Inzikuru (Uga. 9: 18.24, medalla de oro; 2, Yekaterina Volkova (Rus. 9: 20.49, plata; 3, Jeruto Kiptum (Ken. 9: 26.95, bronce. Altura (mujeres) 1, Kajsa Bergvist (Sue. 2,02, medalla de oro; 2, Chaunte Howard (EE. UU. 2,00, plata; 3, Emma Green (Sue. 1,96, bonce. De la Ossa, un dignísimo décimo Juan Carlos de la Ossa ha terminado la temporada con la dignidad que le caracteriza. Fue décimo en una final en la que era imposible alcanzar el podio, dado el domino de los africanos. Pero tuvo el honor de quedar por delante de hombres experimentados en el fondo, como el keniano Kamathi y el etíope Gebremarian. Aguantó en el grupo hasta que Bekele abrió las hostilidades en el kilómetro 6,300. Se había convertido en la sombra del etíope, pero cuando éste metió la sexta marcha, De la Ossa, como la mayoría de los presentes en la carrera, no pudo seguirle. Su marca fue de 27: 33.42 y se lamentó al final de no haber tenido más ritmo en los metros finales, en los que iba ya con los rezagados del pelotón. El décimo puesto en la final del Mundial- -no se han corrido series calificación- -es un broche de mérito para una campaña que comenzó AP muy pronto con las pruebas de cross, modalidad en la que fue subcampeón de Europa. Logró, también, el récord de España de 10 kilómetros en ruta, con 27: 58, y en el Campeonato nacional quedó tercero en la carrera de 5.000.