Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Madrid AGOSTO YA NO ES LO QUE ERA LOS MADRILEÑOS CAMBIAN SUS HÁBITOS MARTES 9 8 2005 ABC La gran escapada que comenzaba a finales de julio con destino a las costas se va escalonando cada vez más. Así lo aseguran la mayoría de los sectores consultados por ABC El éxodo de antes ya no se da TEXTO: M. J. ÁLVAREZ J. S. DE LEZO FOTOS: DANI G. LÓPEZ MADRID. No parece agosto: hay más público que otros años Ésa es la opinión general recogida en varios puntos de la capital en establecimientos del sector servicios y comercio. La gran evasión que convertía este mes en el más flojo del año en términos económicos, y que llevaba aparejado el cierre generalizado, ya no es tal. La desbandada que comenzaba en los últimos días de julio y que dejaba la ciudad, prácticamente vacía, hasta la última semana, con el desembarco de los que se marcharon, no se produce de ese modo. Se nota menos el éxodo, la gente tarda más en marcharse indica José Antonio, responsable de un centro comercial en Serrano. En esta época vivíamos del turismo y, de momento, tenemos la clientela habitual Otros comerciantes de Sol y Gran Vía afirman, con preocupación, que este verano hay menos visitantes extranjeros. Al menos, hasta la fecha Sira Dependienta de gasolinera La facturación es muy parecida a la de meses atrás Parece que no estamos en verano, porque la caja que solemos hacer durante estos días ronda los números de meses anteriores. Este año no hemos notado de momento el bajón de la afluencia de público. Aquí, entre semana, la mayoría de los días suelen ser días normales; sin embargo, los fines de semana sí que están algo más flojos. Además, estamos notando mucho la presencia del turismo. Ciudadanos procedentes de toda Europa, como, por ejemplo, Italia, Francia o Inglaterra Carolina Encargada de una cafetería No noto escasez de clientes hasta ahora Hasta el momento tengo la clientela de siempre, no noto escasez, y eso que esta zona es de oficinas dice Carolina, que regenta una cafetería. En la barra hay que hacerse un hueco. Ese hecho lo atribuye a que los madrileños tardan más en irse y que, cuando lo hacen, no eligen las fechas claves: se van de manera escalonada y dos semanas, o a lo sumo veinte días, no el mes entero, como antes, y dejan el resto para otras fechas. Por ello, ella jamás cierra en verano. Mantiene el mismo calendario que el resto del año: nunca abre los sábados y los domingos, debido a que no falta público de los negocios y entidades cercanas. Otros años sí que se ha notado un descenso mayor desde principios de mes, pero, por ahora, en los días transcurridos, apenas se ha notado una bajada manifesta. Así lo aseguran también los locales de las inmediaciones. Su bar también tiene una terraza en la calle. Todas las mesas están completas y el trajín de los camareros es continuo. Incluso tienes que esperar para que te atiendan. Marta Empleada de una gran superficie Los madrileños salen a cuentagotas La gente tarda más en irse. No se va como en años anteriores: en masa, y sigue habiendo público en el establecimiento asegura Marta, empleada en un gran centro comercial. Hasta los hábitos en las compras se están modificando, y si antes junio y julio eran meses muy fuertes en los que se compraba la ropa para el veraneo y en agosto nos quedábamos solos, con los compradores ocasionales y los visitantes extranjeros, ahora no faltan los clientes que acuden a buscar la última ganga de las rebajas de verano, o quienes buscan ya la ropa de fondo de armario de la próxima temporada de otoño invierno Incluso explica que en la última semana de julio hubo más clientela de la habitual. No estamos tan tranquilos como otros agostos, porque esto no sólo ocurre en las tiendas, sino en la calle. Supongo que a partir del día 15 se producirá un punto de inflexión y todo empezará a flojear Vicente Taxista Inés Recepcionista El tráfico del mes de agosto es culpa de las obras Agosto es un mes muy malo para el sector. Este año es todavía peor, porque las obras que rodean la periferea de Madrid son las culpables de los largos atascos. Además, en temporada de vacaciones, los ciudadanos que se quedan aprovechan para coger el coche. La primera semana de este mes ha sido un desastre para nosotros, bastante peor que otros años, pero estamos acostumbrados, pues es una temporada mala Este año la gente prefiere quedarse en la ciudad Este año sí parece que la gente prefiere quedarse en la ciudad en el mes de agosto. El hotel suele tener bastante movimiento. Se ha dejado sentir una ligera diferencia respecto al mes de julio, pero la afluencia de clientes no ha bajado tanto por el momento como en años anteriores. Lo que sí ha bajado de manera considerable es el turismo, ya que no tenemos muchas reservas hechas del extranjero