Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 9 8 2005 Internacional 25 LA EVACUACIÓN DE GAZA Las elecciones anticipadas en Israel, pendientes de los presupuestos b El nuevo ministro interino de Finanzas, Ehud Olmert, presenta hoy ante un gobierno hebreo muy dividido los planes económicos para el año 2006 J. C. NITZÁN (ISRAEL) La sorprendente dimisión de Benjamín Netanyahu como ministro de Finanzas no afectará a la evacuación de Gaza. No era siquiera la intención de Bibi consciente de la determinación de Ariel Sharón en este sentido. Sin embargo, sí ha desatado una crisis política de considerables proporciones que puede cobrarse su primera víctima política y económica con el rechazo de los Presupuestos Generales del Estado para 2006, lo que provocaría el adelantamiento obligado de las elecciones. Consciente de la papeleta que maneja entre sus dedos, el jefe del Ejecutivo hebreo reaccionó con rapidez al órdago de su sempiterno amigo- enemigo y nombró como sustituto interino al número tres pero dos del gobierno, Ehud Olmert. No tardará el brazo derecho de Arik en pasar su primera prueba de fuego. Hoy mismo presentará ante los miembros del Ejecutivo los controvertidos presupuestos heredados de Netanyahu. Tarea ardua y complicada, y no sólo por la negativa de varios ministros en dar su brazo a torcer. De hecho, el de Agricultura, Israel Katz, ya ha anunciado que votará en contra. Tampoco los laboristas se lo pondrán fácil a Olmert y Sharón. Exigen cambios sustanciales en el diseño económico del país para el próximo año y, sobre todo, el nombramiento de Simón Peres como ministro de Finanzas en lugar de Olmert. De lo contrario, tampoco apoyarán los presupuestos, paso previo a la convocatoria de elecciones anticipadas a comienzos de 2006. Aunque la Bolsa de Tel Aviv recuperó ayer la normalidad tras su derrumbe la víspera con una subida superior al 2 por 100, otras cifras, las del índice de pobreza en Israel, no ayudaron tampoco a rebajar la tensión política y económica. Así, un tercio de los niños vive bajo el umbral de la pobreza. Los números no engañan: de 650.000 en 2003 a 714.000 en 2004. Otra piedra en el zapato de Arik heredada de Bibi Policías israelíes se dirigían ayer a la base de Tseelim (desierto de Neguev) para simular la evacuación de un asentamiento POOL El Ejército de Israel ha comenzado a repartir las cartas a los afectados de la evacuación de Gaza. La fecha límite, el 15 de agosto. Decenas de familias ya han dejado la que fue su casa durante lustros. Sabían que era lo mejor que podían hacer, aunque no dejan de llorar por dentro Soluciones habitacionales para los colonos TEXTO: JUAN CIERCO CORRESPONSAL Fin del secuestro No sólo el gobierno hebreo está que arde. El de la Autoridad Nacional Palestina no puede sacar pecho. El caos y la anarquía no cesan en Cisjordania y Gaza, donde ayer fueron secuestrados durante unas horas, antes de ser librados por la Policía, tres miembros de la ONU, entre ellos un suizo y un británico. Llueve sobre mojado. NITZÁN (ISRAEL) A Yaakov y Daniela les hierve la sangre. Vecinos desde hace tres lustros de Nisanit, uno de los asentamientos judíos menos ideológicos de Gaza, este matrimonio ya entrado en años y en sentido común ha pasado en apenas unos días de vivir en una casa de más de 150 metros cuadrados a hacerlo en otra de 60. Han aceptado su mudanza obligada de manera voluntaria. No han esperado al último día, el 15 de agosto según una carta enviada ayer por el Ejército a los colonos instalados en Gush Katif, para hacer el petate sin volver la vista a atrás. Los de Peat Sadé, unas 22 familias, serán evacuados el jueves tras un acuerdo con el Tsahal Han demostrado buena voluntad. Por respeto al gobierno elegido democráticamente; por respeto al Estado de Israel; por respeto al Ejército que siempre nos ha protegido dicen con los ojos vidriosos. Pese a todo ello no se han portado bien con nosotros. Deberían habernos proporcionados casas más grandes, 60 metros cuadrados no es nada aunque sean temporales. Tendrían que evitar que los laicos nos mezcláramos con los religiosos. No tenemos mucho que ver con ellos y la convivencia podría no ser fácil comenta Daniela mientras reconoce en cambio que las compensaciones del ejecutivo, unos 200.000 dólares por familia como media, les vendrán muy bien para rehacer sus vidas. Anita, viuda, madre de dos hijas que no sabe aún dónde estudiarán a partir del 1 de septiembre, está en cambio satisfecha. También viví con mi marido en una caravana cuando me instalé en Nisanit. No es un problema y además la caravilla (así llaman en Israel a las nuevas viviendas provisionales que funden en una las palabras caravana y villa) no está mal explica con la vista puesta en la vivienda en la reserva natural de Nitzanim, al borde del mar, que recibirá dentro de dos años. Los reticentes, a las tiendas Un hogar, el de Anita, que cuenta con 90 metros cuadrados; un salón abierto con cocina; cuatro habitaciones; 2 cuartos de baño; aire acondicionado y conexiones preparadas para le televisión por cable e internet. Nitzán se ha convertido en el principal centro de acogida de los colonos judíos que aparquen Gaza en un rincón de su memoria, en una esquina de su corazón. En total, 450 soluciones habitacionales recibirán a otras tantas familias de las más de 1.500 que viven en la Franja mediterránea. No hay sitio Muchos de los colonos de Gush Katif, a la espera quizás de un milagro, apurarán hasta el último segundo aquí para todas. Los primeros en salir serán los primeros en coger sus llaves al vuelo. Los que más tarden se repartirán mil habitaciones de hotel en las ciudades de la región, con Ashquelón y Beersheba a la cabeza. Los más reticentes, aquellos que obliguen a los soldados a sacarlos de Gush Katif por la fuerza, serán enviados a tiendas de campaña y perderán dos tercios de las indemnizaciones acordadas. No sólo hay caravillas en Nitzán. Las autoridades hebreas han preparado asimismo seis guarderías, dos sinagogas, una enfermería, un supermercado... Muchas de estas soluciones habitacionales están todavía vacías. Muchos de los colonos judíos de Gush Katif, a la espera quizás de un milagro que no hará parada y fonda en el rancho de Los Sicamoros de Ariel Sharón en el desierto del Neguev, apurarán hasta el último segundo (las 23 horas y 59 minutos del domingo) para cruzar el paso de Kissufim, puerta de entrada y salida a la mayoría de las colonias judías de Gaza. El gran éxodo se espera para ese momento. Entonces, las soluciones habitacionales de Nitzán no darán abasto. Sólo los primeros en salir tendrán derecho a llave. Daniela y Yaakov, pese a su sangre caliente, sabían que era lo mejor que podían hacer; Anita y sus dos hijas no tenían duda alguna. Unos y otras, sin embargo, no dejan de llorar por dentro.