Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MARTES 9 8 2005 ABC Nacional La juez deja en libertad a los nueve guardias civiles pero señala que existen indicios de criminalidad El fiscal jefe de Almería había pedido prisión para el teniente y un agente b No puede afirmarse contunden- DECLARACIÓN DEL TENIENTE La defensa extensible era de mi propiedad; no es un arma prohibida, la adquirí para hacer un curso en la Policía Local de Roquetas Fui consciente de que las lesiones que le podía hacer- -con la defensa- -eran menores que las que mis hombres tenían El arrastre se produce para meterlo en el vehículo y alejarlo del lugar de huida, ya que estaba muy cerca de la puerta del cuartel Un agente pone un lazo de un solo uso- -en los pies del detenido- no recuerdo que haya dado esa orden; esos lazos hay que cortarlos Estaba dando patadas, puñetazos, cabezazos con el suelo, se estaba provocando muchas lesiones temente la relación causal entre la actuación de los imputados y el fallecimiento del detenido según el auto judicial CRUZ MORCILLO MADRID. La titular del Juzgado número 1 de Primera Instancia e Instrucción de Roquetas de Mar, Estefanía López, dejó ayer en libertad a los nueve guardias civiles imputados tras la muerte de Juan Martínez Galdeano en el cuartel de esa localidad el pasado 24 de julio, desestimando así la petición de prisión provisional que había solicitado la fiscal y la acusación particular para el teniente al mando y un agente. La juez considera que existen indicios de criminalidad en la causa pero no se verifica la concurrencia de ninguno de los fines establecidos para poder acordar la prisión preventiva por lo que mantiene la situación de libertad de todos los agentes. Como única medida impone al teniente y a un subordinado la obligación de comparecer en el Juzgado los días 1 y 15 de cada mes. Según el auto judicial, al que ha tenido acceso ABC, en este momento de la investigación y a la espera de los resultados forenses definitivos sobre las concausas de la muerte de Martínez Galdeano, no puede afirmarse contundentemente la relación causal entre la actuación de los imputados y el fallecimiento del detenido No obstante, añade a continuación que, a la vista del material gráfico- -las grabaciones de las cámaras de seguridad del cuartel- -y de las declaraciones de los imputados, parece inferirse una extralimitación en sus funciones y una actividad presuntamente delictiva Pese a estas consideraciones, la juez estima que no existe riesgo de que el teniente y otro agente- -que no estaba de servicio la tarde de los hechos, sino que bajó de su casa al oír el alboroto- -se sustraigan a la acción de la Justicia, vayan a alterar, destruir u ocultar pruebas ni a tener una reiteración delictiva o a atentar contra los bienes jurídicos de los familiares de la víctima, argumentos que serían los que motivarían la medida de prisión. Entiende la juez que la alarma social y el clamor popular no pueden fundamentar una medida cautelar como la prisión preventiva ni nublar la perspectiva de la actuación judicial Dos horas de declaración El auto fue el último episodio de un tenso día vivido dentro y fuera de los Juzgados de Roquetas. A sus puertas se sucedieron los altercados entre familiares de la víctima y un grupo de mujeres que se manifestaba a favor de los agentes. Entre las paredes de las dependencias judiciales la jornada también estuvo teñida de incertidumbre para los tres imputados que debían declarar y los letrados. Se sabía que la acusación iba a solicitar prisión para el teniente, pero la posición del fiscal era una incógnita, que no se reveló hasta varias horas después, cuando el fiscal jefe de Almería, llegado por la mañana, anunció que habían solicitado prisión para el mando del cuartel y para otro agente. En el interludio, en torno a las cuatro de la tarde, aparecieron además los seis imputados que ya habían declarado la pasada semana y a quienes la juez había requerido para notificarles el auto. El teniente declaró durante casi dos horas y, según la defensa, tuvo que hacer un auténtico esfuerzo para responder a las preguntas del fiscal que llegaron a resultar cuanto menos extrañas y motivaron las protestas de su abogado en varias ocasiones. El teniente coincidió en su declaración, a la que tuvo acceso ABC, con lo manifestado por sus subordinados los días anteriores, aunque su relato resul- La acusación recurrirá el auto y la defensa pide la dimisión de Alonso La defensa de los nueve guardias civiles imputados por la muerte de Juan Martínez Galdeano pidió la dimisión del ministro de Interior por alentar y echar leña al fuego por una información que, hoy, se demuestra que era incierta mientras que la acusación anunció que recurrirá el auto de libertad. Según el abogado defensor, Gustavo Arduán, si el ministro de Interior tuviera decencia, tendría que dimitir por la gestión de la crisis La decisión de la juez ha sido recibida por parte de la defensa con satisfacción, no por la resolución favorable sino porque se ha dejado actuar a la justicia con la tranquilidad y serenidad que venimos reivindicando desde el principio manifestó Arduán. Por su parte, el abogado de la acusación, José Ramón Cantalejo, señaló que vamos a presentar un recurso de reforma insistiendo en la alarma social con respecto al teniente -en septiembre, pues la sala está de vacaciones- -ya que sólo hemos pedido la prisión provisional para él como jefe de la dotación pero también siendo conscientes de que no iba a eludir la acción de la justicia La medida judicial se encuentra, no obstante, a la espera de los resultados finales de la autopsia y de conocer la causa de la rotura del esternón del fallecido y, según Cantalejo, cuando llegue ese informe, se podrá modificar la petición de prisión Para el defensor de la familia de Juan Martínez Galdeano, la decisión ha sido tomada en conciencia al estimar que no había motivos para decretar prisión y demuestra la independencia de los jueces tó más prolijo en algunos detalles. Defendió que hizo un uso proporcionado de medios, dado que no podían actuar con una eficacia total admitió que la defensa extensible que utilizó con el detenido era de su propiedad que no es un arma prohibida y la adquirió para hacer un curso en la Policía Local de Roquetas que en la situación actual de servicio de uniforme no puede llevarla y entiende que los medios utilizados no han sido realmente agresivos El oficial aseguró que querían inmovilizar al detenido boca arriba, estaba dando patadas, puñetazos, cabezazos contra el suelo, se estaba provocando muchas lesiones y que un minuto o dos antes de que llegara la ambulan-