Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MARTES 9 8 2005 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. INCENDIARIOS, PIRÓMANOS E INEPTOS ICEN los psiquiatras que en muy pocos casos los fuegos provocados son obra de pirómanos, que la mayoría de las veces los autores son incendiarios. Los pirómanos padecen un trastorno psiquiátrico por el que pierden el control de los impulsos y sólo lo recuperan tras prender fuego. El pirómano provoca incendios por puro placer: porque el fuego, nubes de humo, gente angustiada, bomLUIS IGNACIO beros, manPARADA gueras, helicópteros, sirenas de la policía le fascinan. El incendiario, en cambio, responde casi siempre a motivos criminales o económicos. Quema un monte intencionadamente como parte de una actividad por la que alguien percibe dinero, expresa una ideología, toma venganza, responde a rencillas vecinales, practica el vandalismo o escapa a delirios y alucinaciones. Ayer, tres semanas después del incendio en el que murieron once personas, se supo que la central de emergencias del teléfono 112 en Castilla- La Mancha registró la misma tarde del 16 de julio una llamada que denunciaba que un vehículo estaba rociando con gasolina en el incendio que se había desatado en Guadalajara donde quedaron arrasadas 12.000 hectáreas. La información forma parte de la documentación entregada por las Consejerías de Medio Ambiente y Administraciones Públicas en las Cortes regionales y servirá a los grupos parlamentarios para el desarrollo de los trabajos de la Comisión de Investigación que comienza mañana. También se han entregado los documentos oficiales sobre solicitud de medios al Ministerio de Medio Ambiente y el Plan Regional de Extinción de Incendios Forestales de Castilla- La Mancha. Así que lo que empezó siendo una aparente imprudencia, derivó en un conflicto de jurisdicciones y parecía que terminaba en la depuración de responsabilidades políticas ha acabado en presuntos delitos tipificados en el Código Penal. Para incendiarios y pirómanos, pero también, en materia de incompetencia u ocultación de hechos o pruebas, por la sujeción de los gobernantes a la justicia ordinaria. Competencias autonómicas Para apagar los incendios forestales es necesario coordinar personal y medios materiales de diferentes regiones; para luchar contra el terrorismo se necesita coordinar a la Guardia Civil, a la Policía Nacional y a las Policías autonómicas; ahora el Ministerio de Sanidad indica que las infecciones detectadas en cualquier comunidad autónoma deben ser puestas en conocimiento del Ministerio, para paliar el problema lo antes posible. Para evitar llevar a cabo estos trámites, que lo único que hacen es ralentizar las actuaciones (con lo que a veces conlleva de pérdidas de vidas humanas y bienes materiales, amén de los daños en el medio ambiente) ¿no sería mucho más operativo quitar esas competencias a las CC. AA. y que las tenga directamente el Gobierno? Creo que la acción sería más eficaz y, de paso, nuestros bolsillos lo agradecerán. Manuel Anglada Sabater. Almería. Minusvalías psíquicas Una de las más graves lagunas en nuestro país, en materia de política social, es la ausencia de ayudas a los enfermos afectados de procesos psicóticos. Desgraciadamente las cifras de jóvenes enfermos mentales alcanzan cotas alarmantes. La gran mayoría de ellos viven gracias al sacrificio de sus familias, las cuales suelen recibir de la Seguridad Social una pequeña ayuda que no alcanza ni el salario mínimo interprofesional, con la que es imposible subvenir los gastos originados por su manutención. Sin embargo, la gravedad del problema se plantea a largo plazo, cuando falten sus progenitores, entonces el panorama es desolador, pues al carecer de cualquier tipo de pensión, y no existir ningún programa de asistencia social, su futuro pasa por la marginación y el abandono. Muchos de ellos no están en condiciones de desarrollar un trabajo y los que pueden no encuentra quien les contrate, pues las empresas se oponen temerosas de eventuales riesgos. Se hace, por tanto, necesario que el Gobierno realice un esfuerzo para que estos enfermos pueden recibir algún tipo de ayuda que les permita hacer frente a sus gastos. Una sociedad que abandona a sus congéneres más necesitados no puede ser llamada solidaria ni sus gobiernos hacer gala de inquietud social. Emplazo a los partidos políticos, a los medios de comunicación, a la opinión pública y, por supuesto, a nuestros gobernantes para que tomen conciencia de este gravísimo problema y arbitren medidas que traten de remediarlo. La situación actual es intolerable. Antonio Quesada. Barcelona. D de ser aprobada- -si se aprueba- -ha costado a las arcas públicas más de 532 millones de las antiguas pesetas. Los políticos catalanes están obsesionados con un nuevo estatuto que no responde a ninguna demanda real de la sociedad, como muestran todos los sondeos, y que además nos está saliendo muy caro a todos los ciudadanos. María Marco. Barcelona. Estatura mínima para el CNP Escribo porque sólo haciéndonos oír podemos conseguir resultados en este tema que afecta a miles de personas en España. Soy una recién licenciada en Biología y desde hace tres años tengo en mente hacer las oposiciones a la Policía Nacional para posteriormente acceder a la policía científica, porque creo que los conocimientos que he adquirido en Biología son útiles para la policía. Pues bien, mido 1,64 centímetros y medio y para entrar el la Policía piden 1,65 a las mujeres, eso quiere decir que por medio centímetro no voy a poder dedicarme a la profesión que durante tres años he tenido en mente. ¿Realmente creen que ese medio centímetro me supondría alguna ventaja para ejercer de policía científica? ¿Voy a ser peor policía por medir 1,64 en lugar de 1,65? La estatura media en España para las mujeres es de aproximadamente 1,60, eso quiere decir que una gran mayoría de las mujeres no pueden pertenecer a la Policía porque son bajitas según alguien sin mucho conocimiento que escribió los estatutos de acceso al CNP. Pedimos ayuda para que esto cambie. Beatriz Macias. Madrid. Una ley gafada La Ley 13 2005, contra la Familia, es una ley gafada no sólo por el número que le ha tocado en suerte, el doce más uno sino porque no ha gustado mucho. Es la ley más impopular de los últimos treinta años. El texto del proyecto no gustó al Consejo de Estado, ni al Consejo General del Poder Judicial, ni a la Academia de la Jurisprudencia. También ha generado dudas de su constitucionalidad entre los jueces que tienen que aplicarla en el Registro. No gustó al poder judicial, pero tampoco gustó mucho en el poder legislativo: el Senado la echó abajo, en una división institucional sin precedentes, y el Congreso la aprobó por los pelos, con muchos votos en contra. El rechazo ha sido también claro en la sociedad civil: más de un millón de personas se manifestaron en Madrid en contra de su aprobación, y muchas más se opusieron en otras provincias españolas. Los representantes de las principales religiones en España tampoco estaban de acuerdo con destruir el concepto de matrimonio: católicos, protestantes, ortodoxos, musulmanes y judíos. No se trata de un tema religioso ni partidista, ya que importantes políticos de todas las tendencias, en España, en Francia, en Alemania, en Estados Unidos, sean socialistas, demócratas o conservadores, han expresado que el matrimonio es una institución importante en la construcción de la sociedad y que otras formas de unión entre ciudadanos no deberían colisionar con el matrimonio. Ahora confío en que, en septiembre, nuestros diputados presenten el Recurso de inconstitucionalidad y el Tribunal Constitucional explique, en términos jurídicos, que, además de impopular y gafe, esta ley tampoco respeta la Constitución. Juan Jurado Ballesta. Sevilla. Un estatuto caro El año pasado el tripartito catalán gastó tres millones de euros en una campaña publicitaria sobre el nuevo Estatuto y que se saldó con un notable fracaso ya que, según las encuestas, apenas a un 0.4 por ciento de catalanes les preocupa su reforma. Quizá por ello, el Gobierno catalán ha encargado hace unos días una nueva campaña adicional con un coste de 200.000 euros. En total, la reforma del Estatuto catalán, antes De risa ¡Qué divertido se lo pasan en el Congreso; se pasan el día escuchando chistes y riendo, y encima cobran por ello, por escuchar a Tardá! Y aún tienen previsto divertirse más y más, cuando, a la vuelta de vacaciones, ERC presente su propuesta de nueva Constitución. Algunos incluso se pueden desternillar. Manuel González Ferrer. Barcelona.