Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 LUNES 8 8 2005 ABC Economía Las aerolíneas de bajo coste fidelizan a sus clientes ante la llegada de Iberia al negocio de los vuelos baratos Consideran que la compañía de bandera deberá transformar su estructura si quiere competir con ellas b Las low cost ven lógico que Iberia quiera entrar en un sector de gran crecimiento en los últimos años y que puede resultar extremadamente rentable J. C. VALERO, M. LARRAÑAGA BARCELONA MADRID. Aunque tanto Iberia como Vueling han desmentido reiteradamente que estén negociando una operación por la cual la primera compraría a la segunda, los analistas consideran que cuando el río suena, agua lleva Y lo que lleva el río es que Iberia ultima su nuevo Plan Director y que uno de los puntos incluidos en los borradores actuales es la creación de una compañía de bajo coste con sede en Barcelona, que empezaría a operar en 2006. Este movimiento estratégico ha hecho saltar las alarmas entre las aerolíneas de vuelos baratos, que se preparan ya para enfrentarse a un rival que hasta ahora había optado por no entrar en este segmento del negocio. La fórmula elegida por las low cost para afrontar el reto es la de fidelizar a sus actuales clientes. Con la creación de una aerolínea de bajo coste, Iberia mataría dos pájaros de un tiro De una parte, haría frente a la creciente competencia de compañías como Vueling, Easy Jet, Ryanair o Air Madrid que, cada una a su estilo, han rebajado los precios hasta límites insospechados. De otra parte, aunque no fuera de forma directa, cuidaría su posición en el aeropuerto de El Prat, con sus instalaciones en plena ampliación y donde sus competidores han puesto los ojos ante la imposibilidad de hacerse un hueco en Barajas, aeropuerto, éste sí, copado por Iberia. De hecho, hace años que Spanair se fijó en ese aeropuerto como lugar donde buscar las cosquillas a Iberia. Barcelona los de Reus y Gerona) está abriendo una vía de agua en la parte de la demanda de vuelos intraeuropeos que sólo valora el factor precio. Por su parte, EasyJet, sin planteamientos tan radicales en lo que a aeropuertos se refiere, también capta parte de la demanda entre aeropuertos más importantes. Vuela desde Madrid y Barcelona a los principales aeropuertos británicos. Ofrece precios muy ajustados como resultado de una estrategia de personal mínimo, reducción total de gastos por emisión de billetes, que son vendidos directamente a través de internet o del teléfono y que no son impresos, además de no incluir en el billete comida a bordo. Y en la otra punta del negocio, la apari- Los principales competidores ¿Por qué necesita Iberia una compañía de bajo coste? Fundamentalmente, porque para hacer frente a sus competidoras de este tipo hay que luchar con sus mismas armas e Iberia, tal y como es actualmente, no puede. Con sus niveles salariales no se pueden bajar mucho más los precios, aunque se reduzcan costes. Tampoco está claro que la estrategia de reducir servicios como el catering sea un acierto a la larga. Lo cierto es que Ryanair, con su estrategia de volar desde aeropuertos secundarios (utiliza como alternativa a Vueling niega que esté en venta y asegura que su accionariado es estable y sigue su propio plan de negocio Air Madrid se ha centrado en los destinos transoceánicos, con vuelos a diversos países de Iberoamérica ción de Air Madrid ha terminado de abrir una nueva brecha, esta vez en el tráfico transoceánico. Esta compañía, con una filosofía menos radical incluso que la de Easy Jet y a años luz de la de Ryanair (por ejemplo, sus billetes sí se venden en agencias de viajes) se dedica a plantar cara con vuelos regulares entre España y países iberoamericanos como México, Perú, Costa Rica, Colombia, Argentina o Chile, entre otros, con precios mucho más baratos que los habituales hasta ahora. Desde Barcelona, Vueling se ha hecho un hueco en poco tiempo. En apenas un año de vida ha transportado a 1,2 millones de pasajeros y sus intenciones pasan por ampliar sus destinos, tanto nacionales como europeos, extendiendo incluso a Madrid sus operaciones el próximo año. Fuentes de la dirección de Vueling niegan la existencia de negociaciones con Iberia y aseguran que la presencia de un fondo de capital riesgo en su accionariado (Apax, con un 39 no supone inestabilidad alguna, ya que el capital es compacto y sigue su propio plan de negocio que contempla la creación de una base de operaciones en Madrid a la vuelta del verano y la adquisición de nuevos Airbus A 320 este otoño y el año próximo, hasta alcanzar una flota de 15 aeronaves (ahora tiene seis) Vueling, además, ha he-