Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 Sociedad LUNES 8 8 2005 ABC La operación retorno de la NASA Tensión y nerviosismo en la agencia espacial en la víspera del aterrizaje, hoy, de la nave Discovery posible grandes centros de población en el territorio de Estados Unidos, la nave seguirá una ruta caribeña en su aproximación a Cabo Cañaveral PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Entre el arrobamiento estelar y el miedo a una tragedia, la NASA ultimó ayer la primera vuelta de un transbordador desde que el Columbia se desintegró hace dos años y medio sobre el cielo de Texas a 16 minutos de su prevista llegada a Cabo Cañaveral. Esta vez, la ruta que la nave Discovery pilotada por la comandante Eileen Collin, va a seguir en su crítica aproximación hasta Florida será diferente para evitar en lo posible grandes centros de población en EE. UU. La prevista maniobra de reentrada llevará a la nave por encima de Nicaragua, Honduras, la parte más occidental de Cuba, hasta alcanzar el espacio aéreo estadounidense, para culminar en el Centro Espacial Kennedy con un aterrizaje previsto para las 10: 46 de la mañana de hoy, hora de España. Con un segundo intento a las 11: 21 si las condiciones meteorológicas no fueran propicias, además de la posibilidad de aguantar hasta el miércoles y cambiar la tormentosa Florida por bases militares en California o Nuevo México. b Para evitar en lo La comandante Eileen Collins, en la estación espacial gros resultan más que evidentes durante la vertiginosa maniobra de reentrada. La jornada de ayer fue dedicada por la tripulación del Discovery a almacenar cuidadosamente su equipo, revisar todos los procedimientos de reentrada y descansar para acometer su vuelta a casa sobre América Central. Una vez que la nave inicie lo que en la jerga espacial se conoce como de- orbit burn no hay vuelta atrás. En ese momento, el transbordador se encontrará a 360 kilómetros sobre la superficie terrestre, viajando en posición invertida y del revés, a una velocidad casi 26 veces superior a la del sonido y controlado por los ordenadores de a bordo. Utilizando sus propulsores como frenos, el transbordador se dará gradualmente la vuelta hasta colocarse en un exacto ángulo de cuarenta grados durante la mayor parte de la reentrada, REUTERS frentará a una fricción infernal. Al bajar de altura, la nave realizará una serie de piruetas programadas para reducir velocidad. En los tres últimos minutos, la coronel Eileen Collins tomará los mandos y aterrizará. Durante esa atronadora reentrada, que se demorará casi una hora, la nave arrebata a las moléculas de aire sus electrones, generando tal cantidad de electricidad que el gas que rodea al transbordador se convierte en plasma, tan caliente como la superficie del Sol y que incluso durante varios minutos consigue bloquear las trasmisiones entre el shuttle y sus controladores. El transbordador, cuyo fuselaje de aluminio sólo resistiría durante unos pocos segundos estas enormes temperaturas, sobrevive gracias a sus delicadas losetas térmicas que reflejan el calor y lo mantienen por debajo de los 1.600 grados centígrados. Para asegurar una protección efectiva se explican las pioneras reparaciones realizadas este miércoles por el astronauta Steve Robinson en la panza del Discovery posición que de variar puede producir mortales aumentos de temperatura. El Discovery operando como una especie de planeador, se adentrará en la atmósfera terrestre a una altura de unos 122 kilómetros. En ese momento crítico, el escudo térmico de la nave se en- El peso de la gravedad En los peores momentos de esta vuelta a casa, amarrados a sus asientos, los astronautas a través de las ventanillas no ven más que gases rojos y blancos. El ruido y los temblores de la nave resultan una experiencia inolvidable para la tripulación embutida en sus pesados trajes de vuelo y que, tras dos semanas, empiezan a experimentar el peso de la gravedad. A catorce segundos de tomar tierra, en lo que astronautas veteranos describen como una especie de bombardeo en picado, la comandante Collins desplegará los trenes de aterrizaje y detendrá por completo la nave desplegando paracaídas de frenado. Junto al retorno de sus siete astronautas sanos y salvos, los responsables de la NASA también desean ponerse a trabajar cuanto antes en el Discovery a pesar de la decisión oficial de bloquear nuevos vuelos de transborda- Oraciones y agradecimientos Wayne Hale, el subdirector del programa shuttle que ha actuado como un inusualmente sincero portavoz durante esta singladura, ha explicado el tenso y nervioso ambiente de anticipación que acompaña la vuelta del Discovery en estos términos: En la NASA no hay mucha gente emotiva pero esta vez habrá muchas oraciones y agradecimientos Aunque las milimétricas inspecciones del fuselaje de la nave y su escudo térmico no han detectado ningún fallo preocupante, los peli- El Discovery se adentrará en la atmósfera terrestre a una altura de unos 122 kilómetros En ese momento crítico, el escudo térmico de la nave espacial se enfrentará a una fricción infernal Centro Espacial Kennedy 109 La reentrada suele realizarse en la costa oeste de Australia sobre el Océano Pacífico El vuelo prosigue por el Océano Pacífico hasta la costa oeste de Florida atravesando México y Texas 6 Entre los 85 y los 53 km de altitud, se interrumpe la comunicación con los puestos de seguimiento 78 Si el ángulo de entrada es el correcto y si las placas de aislante están en su lugar, la entrada no presenta ningún problema Si el ángulo es muy acusado, el rozamiento puede hacer que la nave se incendie; si es demasiado suave, la nave puede rebotar contra la atmósfera