Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional LUNES 8 8 2005 ABC Serbia tensa sus relaciones con los vecinos por la cuestión religiosa b El no reconocimiento de autono- La sede del diario Avaz se eleva sobre las ruinas que dejaron los cañones serbios del edificio del legendario Oslobodjenie el periódico cuyos redactores se empeñaron en sacar día a día a pesar de las bombas El pulso de la nueva Bosnia TEXTO: SIMÓN TECCO. ENVIADO ESPECIAL mía de las iglesias ortodoxas de Macedonia y Montenegro por parte de la sede de Belgrado trasciende al plano penal y político S. T. SARAJEVO. Más de cinco años de pacientes esfuerzos para reconquistar la confianza de los gobiernos de los restantes países de la región y una semana para tirar por la borda lo conseguido: la Serbia del primer ministro Vojislav Kostunica y del presidente Boris Tadic, ambos ortodoxos practicantes, levantan la voz con los vecinos por problemas religiosos pendientes, de interpretación histórica, al tiempo que la Iglesia Ortodoxa Serbia (IOS) se yergue en defensa del nacionalismo serbio. Mientras Tadic acusa a Croacia de haber cometido un crimen similar al de Srebrenica al haber expulsado a unos 250.000 serbios del país durante la operación militar Oluja (tormenta) con la que entre el 4 y el 8 de agosto de 1995 Zagreb reconquistó los territorios ocupados, Kostunica y su gobierno atizan los contenciosos religiosos con Macedonia y Montenegro. Tensiones religiosas La IOS no reconoce el estatuto de iglesias autocéfalas en ambos Estados, es decir, exige que sus respectivos cleros se supediten al dictamen de Belgrado. Las crisis por este motivo entre Macedonia y Serbia son de vieja data, pero han empeorado en los últimos días, después de que la justicia macedonia enviase a la cárcel al arzobispo Jovan (Zoran Vraniskovski) miembro de la IOS, condenado a 18 meses de prisión por incitar al odio religioso, la discordia y la intolerancia al predicar contra la Iglesia Ortodoxa Macedonia. El primer ministro de Serbia, Vojislav Kostunica, y el presidente del Estado, Boris Tadic, condenaron este acto, exigiendo su incondicional puesta en libertad, petición que el gobierno de Macedonia rechazó. Ante la negativa, Vladimir Ilic, ministro serbio, ordenó la suspensión del alquiler de dos aviones de la compañía serbia JAT a la macedonia MAT. La tensión entre la IOS y la Iglesia Ortodoxa de Montenegro no es menor. En esta oportunidad el enfrentamiento es entre la IOS y el gobierno de este país por la construcción abusiva de una iglesia en el monte Rumija, en las inmediaciones del puerto de Bar. Las autoridades montenegrinas exigen su demolición porque además de haber sido construida sin autorización alguna, mina la armonía interreligiosa e interétnica de la ciudad SARAJEVO. Hacia finales del conflicto de Bosnia- Herzegovina (BiH) alguien escribió, refiriéndose a Sarajevo, que cuando todo haya terminado y la guerra haya quedado a nuestras espaldas, nos comportaremos como si nada hubiese sucedido. La ferocidad y la vergüenza no dejarán cicatriz alguna. Sólo las víctimas, con sus heridas, mutilaciones y almas violadas, recordarán en silencio lo que sucedió en el corazón de Europa a finales del siglo XX Diez años después del fin de la guerra, de los mil días de asedio (el mayor sufrido por una ciudad en la historia moderna) Sarajevo parece cumplir aquella predicción. No perdió su vocación multiétnica. Al contrario, sigue siendo un lugar de encuentro y de diálogo de los tres principales grupos culturales que integran el país: musulmanes, serbios y croatas. Si bien la composición racial de la ciudad no es ya la misma de antes de la guerra- -los serbios en 1995 decidieron irse- cada mañana cuando no te despierta el conserje del hotel, lo hacen las campanas de las iglesias católicas o las llamadas del imán de las mezquitas que se han multiplicado en toda la ciudad. El viajero acostumbrado a las rápidas autopistas occidentales, cuando entra en Bosnia siente que el paisaje lo atenaza y debe adecuarse a la antiguas y lentas carreteras de la ex Yugoslavia, que entre valles y cañones forman una red que comunica con dificultades los puntos de la geografía de este país. El interior, donde aún predomina la destrucción, produce una sensación de angustia claustrofóbica. Los campos cultivables y los restos de las casas dinamitadas comienzan a ser devoradas por el bosque. Resulta difícil comprender por qué y para qué territorios enteros fueron vaciados de su hábitat original, si sus nuevos conquistadores, los serbios, hoy no son capaces de cultivar ni siquiera la tierra que poseían antes de la guerra. Ruinas del diario Oslobodjenie tras el final de los combates El edificio sede de Avaz se eleva a la entrada de la ciudad como símbolo de un nuevo Sarajevo empresarial. Su construcción data de 2003 y sus 14 pisos fueron levantados sobre las ruinas de lo que dejaron los cañones serbios del edificio de otro periódico, el legendario Oslobodjenje, el principal de Bosnia hasta 1995, que hoy mantiene su ideología comunista y sobrevive con una miserable tirada de 1.500 ejemplares explica Djapo a ABC. Por el contrario, Avaz es un diario nuevo, de pluma amena y directa, propiedad de Faharud Radoncic, un ex periodista del semanario croata Danas. Además somos propietarios de una imprenta, y de un canal de televisión- -canal Alfa- Editamos también revistas, unas 30 en total. No tenemos emisoras porque la ley no lo permite. Es una forma de evitar el monopolio informativo explica. Avaz tiene una tirada diaria de 40.000 ejemplares, ascendiendo hasta 90.000 en la edición de los viernes porque se vende con el suplemento de los programas de televisión Con 100 periodistas y 350 corresponsales en toda ABC BiH, muchos de los cuales han hecho cursos de capacitación en Estados Unidos, Avaz sigue una línea política de centro pero dando cabida a todas las opciones, porque nuestra primera preocupación es el lector y la aplicación de los estándares europeos, sostiene el redactor jefe. Nuestro interlocutor afirma que el periódico se entiende bien con el gobierno, pero el editorial del sábado pasado revela una crítica mordaz y sin compromiso, sobre todo contra las incongruencias del poder y contra la corrupción que se ha colado en el proceso de privatización de la economía bosnia. El diario Avaz Sarajevo es lo contrario de ese interior bosnio donde predomina la pobreza, el paro y las caras de tristeza. A la entrada de la ciudad, el mundo parece abrirse a la esperanza y con ella al optimismo. En Sarajevo el paisaje de destrucción que se podía ver en 1995 se ha ido borrando y la ciudad comienza a tomar un aspecto nuevo, con la construcción de modernos edificios de propiedad de nuevas empresas nacionales o extranjeras. Una de éstas es Avaz mensaje propietaria de Dnevni Avaz, el diario más vendido en Bosnia- Hezegovina, según nos advierte su redactor jefe, Fahrudin Djapo, que nos recibe con esa inigualable cortesía bosnia, en una sobria pero elegante oficina desde donde se domina gran parte de la ciudad, razón por la cual el lugar fue blanco predilecto de la artillería serbia durante el asedio. Sarajevo, un proyecto de Bosnia La presencia de representaciones y delegaciones extranjeras y el hecho de ser sede del gobierno central, han generado en Sarajevo un estándar socioeconómico superior al de cualquier otra ciudad bosnia, si bien también aquí no son pocos los que viven al borde de la pobreza. Pero existe una dinámica empresarial que desea borrar las barreras étnicas para desmantelar el monstruo estatal administrativo, surgido de los acuerdos de paz de Dayton, que entorpece cualquier proyecto de desarrollo económico, colocando al país al borde de la bancarrota. Necesitamos una reforma política para que las cosas cambien insiste Djapo, que agrega que el futuro del país está en la UE. Por desgracia, Sarajevo no parece ser el pulso del país sino sólo una proyección de lo que podría ser. Existe en el nuevo Sarajevo una dinámica empresarial que desea borrar todas las barreras étnicas