Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL SUMARIO DEL 11- M LUNES 8 8 2005 ABC Driss Chebli, imputado en el 11- M y en el 11- S: Si pudiera, mataría a Aznar Al extraditado Belhadj le pareció poco la matanza de Madrid, según su sobrino en su declaración a la Policía que su tío Youssef Belhadj le confesó su pertenencia a Al Qaida y que recaudaba dinero para la jihad D. MARTÍNEZ N. COLLI MADRID. Si pudiera, mataría a Aznar Este deseo lo habría manifestado Driss Chebli- -imputado en el 11- M y recientemente juzgado por el 11- S- -en presencia de Mohamed Moussaten. Así lo recoge la declaración prestada por este último, también encarcelado en relación con los atentados de Madrid, ante la Policía el pasado 3 de febrero. Las amenazantes palabras de Driss Chebli adquieren relevancia en la medida en que a este sujeto se le atribuye la preparación del encuentro en Tarragona, en julio de 2001, entre Mohamed Atta- -uno de los terroristas que estrelló un avión contra las Torres Gemelas de Nueva York- Ramzi Bin Al Shibn- -encarcelado en EE. UU- -y Mohamed Belfatmi- -en paradero desconocido- A Driss Chebli, para el que el fiscal de la Audiencia nacional pidió durante el juicio del 11- S más de 62.000 años de cárcel, puso en contacto a Bin Al Shibn con el jefe de Al Qaida en España, Abu Dahdah En cuanto a su relación con la matanza de los trenes en Madrid, se sospecha que Chebli formaba parte del entorno de Serhane el Tunecino -líder espiritual del 11- M- -y de Mustapha Maimouni- -encarcelado en Marruecos por los atentados de Casablanca en mayo de 2003- b Mohamed Moussaten reveló Tres carnés para Almallah en menos de 3 años El pasado 30 de mayo, a instancias de la Fiscalía, el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo solicitó a la Comisaría General de Extranjería y Documentación que investigara por qué se dio curso a tres peticiones de Mouhannad Almallah Dabas para renovar su DNI en un plazo de tiempo inferior a tres años. Esas solicitudes no fueron acompañadas de las correspondientes denuncias por pérdida, extravío o sustracción. El ex militante socialista- -en prisión por los atentados del 11- M- -pidió la renovación de su carné el 30 de julio de 2001 en Ceuta y, en Madrid, los días 19 de mayo de 2003 y 15 de abril de 2004. El juez pide a la Policía que aclare estas posibles irregularidades así como otras que se habrían producido en relación con la expedición del pasaporte a nombre de Moutaz Almallah- -hermano del anterior y en prisión en el Reino Unido- Sin justificante de su extravío o robo, se habría proporcionado a este individuo un segundo documento con diferente numeración al anterior. Belhadj trató de convertir a Mohamed Moussaten en mujahidin para que dios le aceptara mejor Driss Chebli, durante su comparecencia en el juicio por el 11- S net en las que, accediendo con determinadas claves, se veían personas con pistola, cinturones que se estaban preparando para hacer un atentado También imágenes violentas de ejecuciones que mostraban cómo un individuo cortaba el cuello a otro Moussaten pensaba que su tío le enseñaba estas escenas para convencerme de que eso es lo bueno Para su tío Youssef, aseguró el detenido, su vida no vale nada En la declaración prestada ante la Policía, y después ratificada ante el juez Juan del Olmo, Mohamed Moussaten aseguró que su tío le había confeABC Hacer la jihad En su declaración policial, Mohamed Moussaten asegura que Driss Chebli se mostraba siempre dispuesto a hacer la jihad que eran continuas sus críticas al Gobierno del Partido Popular y que incluso llegó a manifestar que si pudiera, mataría a Aznar La detención de Moussaten se produjo por su relación familiar con el extraditado de Bélgica Youssef Belhadj, de quien se sospecha que es autor de dos escritos de reivindicación del atentado del 11- M. Sobre su tío, y en relación con los atentados de Madrid, Mohamed Moussaten revela que Youssef Belhadj estaba de acuerdo con esta acción criminal, pero que eso era poco Muestra de su radicalismo islamista fueron los intentos de Belhadj de convertir a su sobrino en mujahidin De hecho, Moussaten cuenta que en alguna ocasión su tío me comentó si quería ir a hacer la jihad en Afganistán para que dios me acepte mejor, que si moría haciendo la jihad iría al cielo Incluso, estando en Bélgica, Belhadj mostró a su sobrino páginas de Inter- sado su pertenencia a Al Qaida. También aportó los nombres del círculo de amistades de Youssef Belhadj en Madrid, ciudad que visitó por última vez antes de los atentados y de la que se marchó el 3 de marzo de 2004. Posible suicidio en Irak Durante esta estancia, Youssef Belhadj se reunía con Abdelmajid Bouchar, Mohamed Afalah y Jaouad Bouzrouti. Este último es el único que está actualmente en prisión ya que los otros dos se encuentran huidos. Respecto de Afalah, existen fundadas sospechas de que pudiera haberse suicida- do en un atentado en Irak. Mohamed Moussaten también reveló a la Policía que su tío no trabajaba, hecho que, sin embargo, no le impedía manejar un importante capital. Así, relata cómo en una ocasión le vio guardar en un cajón de su casa en Bélgica gran cantidad de dinero que, según le dijo, era para ayudar a la gente que estaba haciendo la jihad en Afganistán Youssef Belhadj confesó a su sobrino que estaba dispuesto a ir a combatir a este país, pero no así a Irak porque Sadam no se lo merecía, ya que él no cumplía el Corán Un preso marroquí de la prisión de Topas llamó a El Chino ocho días antes de las explosiones de los trenes D. M. N. C. MADRID. El 3 de marzo de 2001, Jamal Ahmidan, El Chino -jefe operativo de los atentados del 11- M- recibió en su teléfono móvil una llamada efectuada desde la cabina del centro penitenciario de Topas, en Salamanca. Se trataba de Khalid Oulad Akcha, hermano de Rachid y Mohamed, dos de los siete suicidas de Leganés. En un informe incorporado al sumario, la Policía atribuye cierta relevancia a este contacto por la radicalización experimentada en prisión por Khalid Oulad, que cumple condena por tráfico de estupefacientes y que formaba parte de la red de delincuentes comunes que El Chino dirigía en Lavapiés. Pese a ello, y a los constantes contactos con sus hermanos, la Policía no ha podido acreditar que este recluso tuviera conocimiento previo del 11- M. Sobre Rachid, el informe destaca su intercambio de cartas con reclusos de la prisión de A Lama (Pontevedra) que, en el verano de 2003, mostraron la radicalización de su conducta. La operación Nova permitió descubrir que estaban organizando la comisión de atentados desde la cárcel.