Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 7 8 2005 Los Veranos 111 vida. Aquí comienza la raíz del problema- -continúa el doctor Saiz- La mujer se encuentra con una sociedad materialista, ajena a ella, donde para tener la igualdad de oportunidades con el hombre tiene que aprender a ser de otra manera (agresiva, competitiva... Esto se contradice con su propia ideología, con el tipo de educación recibida y con una serie de estereotipos culturales que están ahí, un poco en el trasfondo. Hoy por hoy la mujer, trabaje o no, va a tener las responsabilidades en las cuestiones familiares. Sencillamente porque ella lo siente así Ya lo saben. Con el equipaje a cuestas Sentadas las bases y aceptados todos los papeles del reparto habrá que empezar a tomarse las cosas con filosofía. Nos encargamos de todo, y punto. Bien, pues en ese todo se encuentra el que es, sin duda, el primer motivo de discusión del verano: las maletas. Histéricas, porque nos ponemos histéricas hay que reconocerlo, empezamos la ardua tarea de hacer el equipaje. Desde que empiezas, sabes perfectamente que vas a tener la primera movida. Todos los años, todos, cuanma. Y mientras deshace esa do por fin has terminado (tu barbaridad de equipaje- -pormaleta, la de tu marido, la de que para qué engañarnos, los niños) y te sientas en la ca ellos también tienen razón, ma exhausta, aparece él y te y seguro que es una barbarisuelta: pero bueno, ¿dónde te dad- piense sólo en disfrucrees que vas? Tus instintos tar de esos días de descanso. de asesina tienen que ser con Las vacaciones generan mutrolados. ¿Qué hago? ¿Tengo chas expectativas después de la bronca del verano, le miro y un año duro de trabajo- -indile sonrío con cierta ironía o ni ca el doctor Saiz- Pero la reasiquiera le contesto? Tamlidad muchas veces, sobre tobién puedes mandar las maledo para las mujeres, tas por Seur- -dice Jerónimo Saiz con una Una de cada no es como se espera. mujeres camgran sonrisa- Lo tres separacio- Las de obligaciones, bian que pasa es que al llegar se descubre todo. nes en España pero siguen teniendo se produce a muchas, que no tieNo, en serio, yo creo que esta discusión es la vuelta de nen por qué ser ni casi inevitable. Nosolas vacacio- gratificantes ni satisHay que tros nos metemos con nes estivales factorias. en las nueayudarlas las mujeres en ese movas tareas, para que mento y luego es vertambién puedan descansar, dad que hay que llevar un leer, hacer ejercicio o lo que montón de cosas. Lo ideal sesea. Es el primer paso para eviría controlarse- -tanto uno cotar las posibilidades de conmo otro- aceptar que no hay flicto y de incomprensión en solución y tratar de compartir verano Qué gusto da oírle, la el problema. ¿Para que enfaverdad. darse si todo va a seguir igual? Pues va a ser que sí. De sol a sol Sola en casa Bien, una vez alcanzado el lugar de destino, cuando se encuentre sola en casa (porque su marido probablemente, para no molestar se ha llevado a los niños a la playa mientras usted organiza todo) tómese las cosas con calPero el problema de la convivencia llega. Veinticuatro horas al día en compañía con 40 grados a la sombra es difícil de sobrellevar. Sobre todo porque nadie está acostumbrado. De hecho, una de cada tres separaciones en España se produce a la vuelta de verano. Di- me, dime, por qué. Bueno esto es un dato- -indica Jerónimo Saiz- Pero yo creo que se produce más en las parejas que tienen auténticos problemas de fondo y que afloran estos días, porque la convivencia es más estrecha. Además el calor afecta muchísimo (está más que comprobado que provoca más violencia, más guerras, más ingresos psiquiátricos e, incluso, más suicidios) y normalmente se pasa a vivir a un espacio más reducido, sin aire acondicionado, con problemas domésticos que no suele tener en casa, vecinos que gritan, etcétera. Y todo esto suele poner a la gente muy nerviosa. Para que se hagan una idea una de las pruebas que hacemos en psiquiatría es meter a muchos ratones en un espacio muy reducido. No se imagina la agresividad que provoca Pues sí. Nos lo imaginamos. Pero como no queremos formar parte, ni muchísimo menos, de ese porcentaje de parejas que se separan, ¿qué hacemos, doctor? Cosas tan básicas como tratar de cambiar un poco cada uno; no chocar siempre en los mismos temas, ceder; saber escuchar, intentar ponerse en el lugar de otro y aprender a tener momentos de intimidad Queda dicho. Manual de supervivencia No nos vamos a engañar. Convivir no es fácil. Y menos cuando uno no está acostumbrado a ver a su pareja las 24 horas del día. Para disfrutar de las vacaciones como es debido y evitar problemas absurdos, el doctor Jerónimo Sáiz, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, aconseja: Tener claro que las vacaciones son para descansar. Hay que recargar pilas, no amargarse pensando que un día se van a acabar, procurar no llevarse trabajo, quitarse el reloj y no darle excesiva importancia a las cosas. Buscar el propio espacio dentro de la intimidad de la pareja; realizando las actividades que más le guste, teniendo tiempo para estar solo con sus amigos, etcétera. Negociar e intentar arreglar las discusiones sin llegar nunca a gritos, burlas o desprecios. Tranquilidad. Aprender a compartir las tareas del hogar con la pareja de verdad, no de forma simbólica, y ayudar con la compra, los niños, etcétera. Buscar actividades que se puedan disfrutar en familia y hacer más deporte, más ejercicio, estando en contacto con la naturaleza. Deleitarse con las oportunidades que el día a día no nos permite. Desde leer el periódico o un buen libro, hasta gozar con la puesta (o la salida) del sol por el horizonte. El doctor recomienda también aprovechar este periodo para hacer una vida más sana que el resto del año: beber menos alcohol, dormir más y mejor y comer más fruta y verdura. Con el cuerpo más ligero, el calor se hace menos pesado y nos encontramos más ágiles y de mejor humor. Estar de vacaciones es, de por sí, un privilegio, un lujo que hay que saborear y con el que gozar comenta.