Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DOMINGO 7 8 2005 ABC Economía Mientras el Ibex vive un quinquenio negro Máximo 12.816,80 (06 03 2000) 11.870 10.660 9.450 8.240 7.030 5.820 4.610 11.610,00 (03 01 2000) Mínimo 5.364,50 (09 10 2002) 10.045,50 11.610,00 -13,48 10.045,50 (05 08 2005) 2000 2001 2002 2003 2004 2005 Infografía ABC Las constructoras han disparado su valor en Bolsa desde que estalló la burbuja tecnológica Se mantienen en zonas de máximos desafiando a los analistas, que empiezan a cambiar de criterio 35 del mercado español no ha conseguido recuperar el nivel de enero de 2000, las constructoras e inmobiliarias han más que duplicado su cotización MIGUEL LARRAÑAGA MADRID. Hacía bastante tiempo que ningún analista se decidía a realizar una recomendación de compra sobre alguna constructora o inmobiliaria española. Con las acciones cotizando en máximos históricos y todas las previsiones indicando que el precio de la vivienda en España desacelerará su crecimiento, los analistas se pasaron a la cautela extrema, siendo mayoritarias las recomendaciones de venta. Sin embargo, el pasado jueves el banco de inversión Merrill Lynch publicó un informe favorable sobre las expectativas de Metrovacesa y cambió su recomendación de neutral a comprar propiciando una fuerte subida en Bolsa de todas las empresas del sector, que ya cotizaban cerca de sus zonas de máximos, obtenidos en casi todos los casos en el pasado mes de junio. ¿Supondrá este cambio de Merrill Lynch que otros analistas vayan a variar su posición respecto a constructoras e inmobiliarias españolas? Nadie lo sabe, pero la mayor parte de los expertos independientes subraya que tanto a las constructoras como a las inmobiliarias hace tiempo que no les afecta el criterio de los analistas y argumentan que pese a las visiones apocalípticas que se han planteado, este sector es el único que ha marcado máximos desde el estallido de la burbuja tecnológica, a finales de 1999. Y es que echar la vista atrás casi cinco años supone un ejercicio cuando menos curioso. Tomando como punto de partida para la comparación la cotizab Mientras el Ibex ción de cierre de las empresas en la primera jornada bursátil del año 2000, el 3 de enero- -fecha en la que el estallido de la burbuja bursátil tecnológica se manifestó con toda su crudeza- lo cierto es que la compañía que no ha triplicado su precio es porque ha superado este hito, con la pequeña excepción de Acciona, cuyo análisis debe hacerse un poco aparte de las demás. La última en llegar FADESA 25,97 05 08 05 na parte de su dinero. Ferrovial ha multiplicado por cuatro su valor y Terra ni tan siquiera cotiza. Cisnes en 2005 Bien al contrario, las apestadas de aquellos días, constructoras e inmobiliarias, sacan ahora pecho. Como puede apreciarse en el gráfico de la página siguiente, su trayectoria desde la primera sesión del año 2000 solo puede ser calificada de intachable Otro ejemplo puede ser el de Urbis. La inmobiliaria del grupo Banesto cotizaba por aquel entonces a 4,64 euros, en pleno camino de vuelta tras haber estado en el nivel de los 7 euros en el año 1998. Desde finales de 2001 la revalorización ha sido constante. A día de hoy cotiza en el entorno de los 17 euros, lo que supone multiplicar por 3,7 el nivel de enero de 2000. Algo parecido puede decirse de Colonial. La inmobiliaria ligada a La Caixa salió a Bolsa en octubre de 1999 y su evolución hasta el estallido de la burbuja bursátil fue bajista. Sin embargo, a partir de 2003 comenzó una recuperación que ha llevado a su cotización a pasar de 9,6 euros en enero de 2000 (venía de 14,25 como primer cierre el 27 de octubre de 1999) hasta superar la barrera de los 46 euros. Ha multiplicado por algo más de cinco. Aquellos patitos feos se han convertido en cisnes. Patitos feos en 2000... Por aquel entonces, las acciones de constructoras e inmobiliarias eran casi denostadas en el mercado. Sólo los inversores más prudentes las tenían en cuenta, frente a la fiebre generalizada por todo lo que oliera, aunque fuera de lejos, a tecnología. El ladrillo como peyorativamente se calificaba a este sector por parte de los gurús de la nueva economía, no era atractivo. Lo más moderno que las constructoras estaban haciendo por aquel entonces era una tímida internacionalización y lanzarse a un proceso de diversificación de actividades que rebajara el peso de la construcción- -demasiado cíclica- -en las cuentas de los grupos. Eran tiempos en los que para que las acciones de las constructoras resultaran atractivas se llegaron a hacer públicos proyectos a los que hoy en día se les daría muy poca importancia; por ejemplo, la creación un mercado virtual de materiales de construcción. La cotización de las constructoras languidecía con más pena que gloria en el mercado bursátil. Se trataba de empresas respetadas, económicamente importantes para todo el mundo, pero los inversores preferían comprar Terra a 100 euros antes que Ferrovial a 14,88. Un lustro después, es evidente que quienes compraron Ferrovial a 14,88 euros acertaron y quienes invirtieron en Terra a más de 100 han perdido bue- 12,69 03 05 05 +104,65 Infografía ABC Fadesa llegó más tarde y se sumó a la carrera Fadesa debutó en Bolsa el 3 de mayo de 2004 y su primer precio de cierre fue de 12,69 euros. A día de hoy sus aciones cotizan en su máximo, cerrando el viernes a 25,97 euros. Pero el camino bursátil de la promotora, constructora e inmobiliaria gallega (que todas estas actividades realiza) no ha sido tan sencillo como puede desprenderse de la comparación entre los valores de inicio y fin de la serie. Fadesa estuvo cotizando a la baja durante seis meses y no puede decirse que entrara en fase alcista hasta el pasado mes de diciembre. Seguramente por esto tiene más mérito que haya conseguido duplicar su cotización. En apenas ocho meses, Fadesa se ha revalorizado más de un 104 ¿Alguien da más? Gran evolución empresarial Evidentemente, en la espectacular revalorización bursátil de las constructoras y las inmobiliarias españolas ha tenido mucho que ver el boom de precios de la vivienda, el buen nivel de obra pública de los últimos años en nuestro país y las perspectivas en este apartado para los próximos años con la puesta en marcha del PEIT. No es menos cierto que el sector a día de hoy se parece poco al del año 2000 a causa