Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Los domingos DOMINGO 7 8 2005 ABC EL PERFIL DE LA SEMANA EN LA ACERA ESCRIBÍ TU NOMBRE FERNANDO IWASAKI HERBERT HAINER Presidente de Adidas La cantante de hip hop Missy Elliott y el futbolista David Beckham (Adidas) unirán sus ventas galácticas a las del rapero Jay- Z o el baloncestista Alan Iverson (Reebok) Adidas amplía el espectáculo das ha decidido pivotar sobre Reebok para jugar en la cancha global y esta semana anunció en Fráncfort la adquisición de la firma británica que en los 80 descubrió el negocio de la moda deportiva, o lo que ello quiera ser, y se fue a Boston a atender por igual la ansiedad adelgazante de los yuppies y anudar los rebotes de la NBA. Lo que no hubiera sido sino la santa unión de dos zapatillas de deporte señeras, con el fin de calzar al 20 por ciento de los niños del mundo y parar los pies a Nike, entraña en realidad, desde que el deporte es negocio además de espectáculo, el matrimoniar de sus escuderías de célebres agentes comerciales, que en el universo mediático han logrado hacer de otra camiseta u otro par de zapatillas el regalo más reiterado y feliz del universo global adolescente. Así la cantante de hip hop Missy Elliott, y el futbolista que creó su marca antes que su juego, Beckham, unirán entre otros sus ventas galácticas para Adidas con las del rapero Jay- Z o los baloncestistas Iverson y Yao Ming, por parte de Reebok, que aporta licencias de equipamiento, así como su preeminencia en la indumentaria deportiva para mujer, y contratos con ligas como la NBA de baloncesto y las nacionales de Fútbol, Hockey y Baseball. Adidas se acompaña de la posición en el esquí de Salomon- -ahora a la venta- -y de sus accesorios de golf y aparatura TaylorMade, y Reebok de sus subsidiarias Rockport y la línea de golf Greg Norman, aunque la batalla por una tarta mundial de 170.000 millones de euros anuales se da ya tanto más que en las canchas, en la cadena MTV, los estrenos y esa nueva indumentaria para estar en forma pero sexy aunque sea para regar los geranios. Ante la preponderancia, iniciada en los 90, de la moda sobre lo deportivo, Nike ESPAÑA BAILA SAMBA Adi POR RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL EN BERLÍN C -16.440 millones de euros año- -ha comprado al veterano fabricante de zapatillas Converse, para capitalizar el retorno del estilo retro con el renovado auge de las viejas Chuck s de la estrella. Tanto la marca alemana de las tres bandas, como los británicos que inventaron la bota de clavos, poseen un veterano poder de reclamo más allá de sus resultados, segundo y tercero del mundo respectivamente. Esta es una oportunidad única en la vida para combinar dos de las más conocidas y respetadas marcas en la indus- tria deportiva global dijo el miércoles el presidente de Adidas, Herbert Hainer, a cuyo hombre en América, Erich Stamminger, se acredita la iniciativa y el éxito de la operación. Naturalmente puede que no y que Hainer no fuera en realidad nadie sin Beckham, Zidane o Figo. Pero cierto es que el joven Hainer supo cómo calzarse al jefe de Reebok durante un encuentro casual en los Juegos Olímpicos de Atenas, igual que ha sabido erigirse en furriel de las selecciones alemanas y en mano derecha de Beckenbauer para el mundial de fútbol 2006 en Alemania. Pero la finta para llegar al centro del campo estadounidense- -donde Nike coloniza el 50 por ciento de los escaparates- -supone ahora que Hainer pagará 3.800 millones de dólares por su segundo rival americano, Reebok, lo que redefinirá el bollante mercado deportivo según los expertos: ambas sumarían con sus balances combinados 13.320 millones de euros anuales, unirían sus estrellas, exclusivas y cartera de publicidad, multiplicando su expansión en Asia, Europa y Norteamérica, y alejandose de la agresiva expansión de Puma, el cuarto fabricante mundial y una antigua escisión familiar de Adidas. Hainer ve ideal que el consumidor ni siquiera note la fusión: Es importante que Adidas y Reebok mantengan sus identidades Si cierto es que hoy en el terreno de juego no se puede hablar de otra cosa que de zapatilla china, luzcan el logotipo que sea, parece que la veteranía de estos nombres tradicionales demuestra un extraordinario valor añadido, sobre todo a sabiendas de lo poco que en realidad se desgasta una suela en el gimnasio y la deriva del otrora deporte hacia un consumo más que, como la ropa de Beckham, tiene que renovarse en cada fiesta, esto es, en cada partido. ualquiera que lea el encabezado de esta columna podría suponer que mi artículo de hoy tiene una vocación futbolera, toda vez que en algunos de los mejores clubes de la Liga española se falará portuñol Así, el lector podría pensar en los jugadores brasileiros del Real Madrid (Ronaldo, Roberto Carlos, Baptista y Robinho) Barcelona (Ronaldinho, Motta, Sylvinho y Edmilson) Betis (Oliveira, Edú, Assunçao y Denilson) o Sevilla (Alves, Fabiano, Renato y Adriano) pero quizás no caiga en que mi propósito es hablar de Lula da Silva, el presidente de Brasil. Lejos queda en mi memoria el revolucionario dirigente sindical de propuestas hirsutas, que en 1989 perdió unas elecciones presidenciales contra Collor de Mello. Lula es hoy un presidente latinoamericano formalito y convencional, desde la chillona corbata amarilla hasta las pachangas futiboleras que se gasta de cuando en vez. Pero para el gobierno de Zapatero y su entorno empresarial es algo más, pues quien fascina a ZP no es ni Castro ni Chávez, sino Lula Y si Lula convierte a Brasil en una oportunidad de negocio para España, Brasil terminará en el Consejo de Seguridad de la ONU con el apoyo de España. Nada más ganar las elecciones, Lula recibió el Premio Príncipe de Asturias a la Cooperación 2003, distinción que ningún presidente hispanoamericano electo había recibido antes, pues el argentino Raúl Alfonsín lo ganó en 1985- -después de dos años en el poder- -y el costarricense Óscar Arias fue galardonado en 1988 cuando ya era Premio Nobel de la Paz. Sin embargo, el siguiente episodio político de esta historia de amor fue la declaración del español como idioma oficial en Brasil, medida histórica no sólo por lo que significa a nivel cultural, sino por lo que representa en el aspecto económico: miles de puestos de trabajo para profesores de español, millones de nuevos textos escolares y un enorme mercado para emisoras de radio, canales de televisión y editoriales en español. No obstante, la administración Lula también puede ser cliente de la administración ZP, ya que las políticas sociales, sanitarias, educativas y culturales de España serían bien recibidas en Brasil, donde sólo a nivel de museos, archivos y bibliotecas, el know how español podría entrar como un cañón. Dicho sea de paso, los ecologistas brasileños le tienen pánico a las políticas españolas de Medio Ambiente, porque en materia ecológica España no es ejemplo para nadie. Pero como todas las historias de amor, la de Lula y ZP tienen una inminente prueba de fuego: la ampliación del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. En la actualidad, sólo cinco miembros son permanentes: Estados Unidos, China, Rusia, Francia y Gran Bretaña. Sin embargo, antes de fin de año habrá seis nuevos miembros permanentes y Brasil se postula a una de esas plazas en coalición con Alemania, Japón e India, el llamado G- 4. Para nadie en el mundo diplomático es un secreto que las aspiraciones brasileñas de formar parte del Consejo de Seguridad de la ONU, chocan con las pretensiones de Argentina y México, y ahí es donde el apoyo de España será trascendental. ¿A quién apoyará ZP? ¿A Lula o a un país hispanohablante? Samba es business. www. fernandoiwasaki. com