Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 DOMINGO 7 8 2005 ABC Sociedad La NASA elegirá en 2006 el nuevo vehículo espacial que sustituirá a los transbordadores EE. UU. empieza a soñar con enviar cuatro astronautas a la Luna en 2018 para establecer una base b La próxima nave no despegará como un avión sino impulsada con grandes cohetes como los Saturno 5, que hicieron posible la llegada del hombre a la Luna PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. En el mejor de los casos, Houston cree que sólo podrá exprimir entre quince y veinte misiones adicionales a su envejecida flota de transbordadores. De cara a la merecida jubilación de estas naves que desde 1981 han transportado al espacio el equivalente a 1,36 millones de kilos y seiscientos tripulantes, la NASA se encuentra embarcada en desarrollar una alternativa más segura, potente y tradicional para hacer posible los planes de la Casa Blanca de volver a la Luna y eventualmente llegar a Marte. Los planes en consideración- -inspirados en esquemas tecnológicos utilizados en el programa Apolo -suponen un giro copernicano con respecto al diseño de los shuttle revolucionario pero que al final no han cumplido el objetivo de permitir viajes espacia- les baratos una vez por semana. El nuevo esquema insiste en diferenciar el transporte carga y astronautas, con diferentes tamaños de cohetes, además de colocar cápsulas en la parte superior de sus cohetes para evitar los problemas que destruyeron el Challenger en 1986 y el Columbia en 2003. Al mismo tiempo, la NASA quiere aprovechar su actual red de miles de contratistas privados y la tecnología disponible para acelerar en lo posible la producción de lo que por el momento sólo se conoce por el acrónimo inglés CEV (Crew Exploration Vehicle) El pasado mes de junio seleccionó a dos equipos competidores (Lockheed Martin y Northrop Grumman- Boeing) para hacer realidad su nueva generación de naves tripuladas, otorgando a cada uno 28 millones de dólares para avanzar sus proyectos. Ante la inquietante perspectiva de quedarse temporalmente sin la posibilidad de enviar astronautas al espacio entre la jubilación de los transbordadores y el funcionamiento operativo del CEV, la NASA ha optado por acelerar el calendario de este contrato multimillonario y decantarse en marzo del año El Discovery se desacopló de la estación ISS Este fin de semana, la tripulación del Discovery inició su retorno a casa desacoplando su nave de la Estación Espacial Internacional (ISS) tras ocho días dominados por el trasiego de toneladas de carga, reparaciones sin precedentes y tres paseos espaciales. Los siete astronautas se han despedido emotivamente de sus dos colegas Sergei Krikalyov y John Phillips que tendrán que esperar hasta octubre para ser relevados en su base permanente. Está previsto que el regreso se culmine en Cabo Cañaveral este lunes a las 10: 46 de la mañana, hora de España. Un retorno que en sus vertiginosos minutos finales hará frente a velocidades 26 veces superiores a la del sonido y temperaturas de 1.300 grados centígrados. que viene por un ganador. Estrategia que está siendo criticada por el riesgo de imponer soluciones fáciles a problemas grandes y las limitaciones presupuestarias que supone compaginar sus operaciones actuales con la construcción de nuevos cohetes y cápsulas. Viajar a Marte Frente a estas dudas, los defensores del nuevo CEV insisten en la necesidad de desarrollar una alternativa que permita algo más que dar vueltas a la Tierra. De hecho, ya está claro que el reemplazo de los transbordadores no se parecerá nada a un avión sino más bien a los gigantescos cohetes Saturno 5 que hicieron posible la llegada del hombre a la Luna. Lo que también implica el desarrollo de cápsulas, que no aterrizarán como aviones, sino que retornarán con ayuda de paracaídas. Con una inversión estimada en 217.000 millones de dólares, Estados Unidos ya empieza a soñar con enviar cuatro astronautas a la Luna para el 2018, y establecer una base. Reto pensado como el primer paso para algo todavía mucho más ambicioso: un viaje tripulado hasta Marte.