Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional EL LABERINTO VASCO POLÉMICA ENTRE LOS PARTIDOS DOMINGO 7 8 2005 ABC La intención declarada del secretario general del PSOE alavés y presidente del Senado, Javier Rojo, de promover un gran pacto con el PNV no sorprende en el PP, y menos en su partido. De su rápida evolución táctica dan fe quienes han lidiado con sus volubles propuestas Cronología de una transformación 15 de octubre de 2001 Hoy, ayer y mañana es imposible que el PSOE entre en la senda nacionalista. Eso sería ir contra el Estatuto 6 de mayo de 2002 La ponencia política del PSE es clara: estamos con la Constitución. Los que tienen que cambiar son ellos 29 de mayo de 2003 El PNV es un partido demócrata. No debemos satanizar a los que no piensan como nosotros 3 de agosto de 2005 Existe un giro en la política del PNV. Sería una irresponsabilidad no buscar acuerdos con otros partidos Rojo, de azote del nacionalismo a abanderado del pacto con el PNV POR MANUEL ERICE MADRID. Si la reciente historia española está sembrada de casos de metamorfosis política, que en su mayor parte han hecho de la ideología un sucedáneo utilitario, quienes han seguido de cerca las peripecias del socialista alavés Javier Rojo concluyen que estamos, como mínimo, ante una evolución digna de estudio. Entre la perplejidad y el reproche, no son pocos, en filas ajenas pero sobre todo en las propias, los que resaltan la capacidad camaleónica del también presidente del Senado. Ésa que le ha llevado a recorrer, en pocos años, por no decir meses, el océano que media entre el fervor constitucionalista y el cortejo al nacionalismo vasco. A decir de quienes han trabajado con él codo con codo, con su reciente anuncio de abanderar un pacto con el PNV, Rojo ha venido a corresponder a la generosidad con la que su amigo Rodríguez Zapatero le abrió las puertas de su éxito político. Javier Rojo, linotipista de la emblemática casa Fournier metido a gestor público, pasa páginas con la rapidez y versatilidad de un todoterreno, fiel a la frase que le ponen en su boca: La política es como un tiovivo; puedes estar en el caballito, en el cochecito o en la moto, pero lo importante es estar De su pericia para nadar y guardar la ropa da fe la facilidad con que compagina hoy su papel institucional de presidente de la Cámara Alta- -el premio de Zapatero a su amistad- -y su presencia orgánica en la Ejecutiva Federal del partido y en la dirección del PSOE alavés. Habrá que añadir desde ahora su creciente presencia fáctica en un territorio que conoce como la palma de su mano y en el que su hermano, Gregorio Rojo, preside el principal instrumento financiero de la provincia, Caja Vital. Por si fuera poca la influencia que va acumulando, su hija Natalia, también socialista, acaba de estrenarse como diputada del Parlamento vasco. No tan lejos en el tiempo, quizá más en su memoria, queda su alineamiento con los constitucionalistas y ahora críticos y defenestrados del PSE, con Nicolás Redondo a la cabeza, en el congreso en el que se alzó con la victoria la llamada tercera vía de Patxi López. La misma que condujo al plan Guevara y a la equidistancia entre el españolismo del PP y el cada vez mayor radicalismo vasquista del PNV. Aunque algunos sitúan en su frustrado intento de presidir la Diputación Foral de Álava el punto de inflexión de Rojo, como si hubiese acele- rado su evolución cuando recibió el no de Rabanera a un pacto renovado pero que habría aupado al PSE al frente de la institución, otros apuntan, con más intención, a su ambiciosa forma de ser. Según esta teoría, uno de los episodios más trágicos de su vida política, el asesinato a manos de ETA del entonces líder alavés del PSE, Fernando Buesa, habría sido aprovechado por él para encaramarse al liderazgo en ese territorio histórico. Un compañero de partido resume el episodio con indudable frialdad: Javier Rojo tardó poco tiempo en quitarse el luto por Buesa Desde entonces, su progresión política, alimentada en última instancia por la inesperada llegada del PSOE al Gobierno de la Nación, ha sido fulgurante: ingreso en la Ejecutiva Federal de la mano de Zapatero, en detrimento de su secretario general vasco, Patxi López; acceso a la presidencia de la tercera institución del Estado, y, ahora, emisario personal del número uno para allanar el camino hacia el reencuentro con el PNV. Ni el abierto rechazo de la dirección del PSE a su propuesta va a desanimar a quien consideran muchos la voz vasca de Zapatero. Javier Rojo, a la izquierda, detrás de su compañera de partido Gotzone Mora, fue uno de los más ardientes defensores del TELEPRESS párroco de Maruri, a quien la presión nacionalista obligó a abandonar el País Vasco. En la imagen, una de las protestas en el pueblo El PSOE propone volver al diálogo contra ETA y el PP replica que fue Zapatero el que rompió el Pacto ABC MADRID. El portavoz del Grupo So- cialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, pidió ayer que la lucha antiterrorista deje de ser motivo de conflicto entre el Gobierno y la posición En declaraciones a Ep, afirmó que espe- ra conseguirlo a la vuelta del verano y para ello ofreció a los populares un diálogo público o privado para que saquen la política antiterrorista de su plantilla de oposición A sujuicio, esta política ha logrado que hoy en día el fin del terrorismo esté más cerca que nunca aunque todavía sea muy prematuro y arriesgado hablar de plazos concretos para el fin de ETA. Por su parte, la secretario ejecutiva de Política Social del PP, Ana Pastor, aseguró que su partido está siempre dispuesto al diálogo con todos, pero conminó al PSOE a que en septiembre vuelva al Pacto Antiterrorista que abandonó En este sentido, Pastor precisó que en realidad es Zapatero quien ha roto el Pacto, y por tanto son los socialistas los que deben regresar