Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 7 8 2005 ABC ANTONIO FONTÁN Político, periodista, profesor emérito de la Universidad Complutense y editor de Nueva Revista El independentismo catalán no tiene ningún futuro A punto de cumplir 82 años, Antonio Fontán se asoma a la actualidad desde la vasta experiencia que ofrece su paso por la dirección del diario Madrid por el Gobierno en tiempos de UCD y por la dirección de Nueva Revista que lleva 100 números iluminando el debate político TEXTO: JESÚS GARCÍA CALERO FOTO: CHEMA BARROSO MADRID. Fontán nos recibe en su despacho de Nueva Revista una publicación de referencia en el debate de las ideas desde presupuestos liberales y de humanismo cristiano. Con una notable constelación de colaboradores que dirige Rafael Llano, su prestigioso presidente y editor subraya la importancia de las publicaciones en la historia de España. La suya se subtitula de política, cultura y arte una muestra de su ambicioso proyecto intelectual. -En el número 100 alerta contra la intención de reformar los estatutos autonómicos. ¿Por qué? -Yo hice las primeras transferencias de la democracia, como ministro, al País Vasco y a Cataluña, con Carlos Garaikoetxea y Tarradellas. Hablo con conocimiento de causa. -Afirma que no debe hacerse ni en este momento ni en este ambiente ¿Por qué? -Porque Esquerra Republicana y los independentistas declarados son un porcentaje relativamente pequeño dentro de la vida y la cultura catalanas, el 15 por ciento, o el 12. Pero ERC es un partido anárquico, es un partido asambleario, que recuerda a los estudiantes del 68. Cualquiera de las cosas llamativas que dicen Carod Rovira o Puigcercós, sale de una reunión de cien personas en las que se levantan siete y hablan cuatro. -Van a por la secesión. -El independentismo catalán no tiene ningún futuro. -Pero nadie habla de otra cosa. Tienen mucho peso en la política... -Pero es un peso artificial, el que da a las minorías de izquierdas en el Parlamento catalán y en el Parlamento nacional formar parte de la mayoría de Gobierno. Tienen la llave y van empujando todo lo que pueden verbalmente. De hecho no han arrancado del parlamento Español ni del Catalán nada consolidado ni importante. Ni siquiera la reforma del Estatuto, o más bien el nuevo Estatuto que plantean. Personalmente creo que no hay que reformar los estatutos, que tienen más tiempo de vigencia. Los sondeos revelan que no hay una demanda social. Por otro lado, la economía catalana, y su vida real- -los catalanes son muy realistas- -está tan implicada con la economía y la vida de España que la gran mayoría de los catalanes no quiere que esa relación se toque. Y ESTATUTO CATALÁN ERC es un partido asambleario, las cosas que dice Carod salen de una reunión de cien personas LA BRONCA POLÍTICA Sólo tenemos el PSOE y el PP. El resto de los partidos están subvencionados, política o económicamente LAICISMO El Gobierno quiere una sociedad confesionalmente laica, que no es sinónimo de una sociedad aconfesional LEGITIMIDAD DEMOCRÁTICA Una parte del entorno de Zapatero prefiere recoger la legitimidad de la República que del Gobierno de Aznar su papel en la UE es a través de España. Las industrias catalanas son recibidas fuera como industrias españolas, el turismo que va a la Costa Brava es un turismo que viene a España. La Caixa es el segundo o tercer banco de España, no el primero de Cataluña. Está en el núcleo duro de Telefónica. La ruptura sería mala, para Esapaña y para Cataluña, pero además no se puede hacer. -Lo que sí ha conseguido ERC del Parlamento ha sido la segregación del Archivo de Salamanca. -Eso es una muestra de ignorancia por parte del Gobierno que lo ha promovido. Es una reivindicación que forma parte de lo verbal. Esos papeles no los va a leer nadie de ERC. Es una cosa ridícula. Un mal paso que hace sufrir a la memoria histórica de Cataluña. Los papeles de la Generlidat no son documentos de un Estado, son documentos de la historia de España. Es que la guerra civil no fue de Cataluña contra España, eso no se le ocurre ni a Rovira, que durante media vida ha pasado bajo un cartel en el que ponía Todo por la patria -A diferencia del vasco, el independentismo catalán no actúa con violencia. -El independentismo catalán no mata, no. Yo no acusaría de terrorismo a esos terroristas verbales, pero es porque la gente tampoco lo consentiría. Cuando tirotearon en las piernas a Federico Jiménez Losantos se vio que aquello era más bien un resto de anarquismo. -Cómo ve nuestra política exterior, ¿está en periodo de corrección? -Es el Gobierno español el que está en periodo de corrección desde el día siguiente a su nombramiento. El día que alguien se tome la molestia de poner en una columna las declaraciones de los ministros y en otra columna sus rectificaciones, se quedará verdaderamente asombrado. Si hasta el presidente del Gobierno acaba de decir recientemente que los atentados de Londres y Madrid no tienen ninguna relación con la guerra de Irak. Algo que muchos ya sabíamos. ¿Pero esos cambios son buenos? -Por lo menos van hacia cosas menos malas. Pero no consiguen la normalización de la relación estrecha que llegó a haber con las potencias activas de occidente, y no me refiero sólo a Gran Bretaña, sino a Alemania en un futuro inmediato y cualquier día también con Sarkozy en Francia. ¿Qué opina de la alianza de civilizaciones? -Creo que es una frase. -Blair dijo que unamos a las personas civilizadas. ¿Es más práctico? -Justamente, las civilizaciones son distintas y lo que hay que intentar es que no se enfrenten. ¿Con tanta bronca política, peligra el legado de la Transición? -Se está jugando demasiado con ello, se está jugando con fuego con temeridad. No creo que salga un incendio pavoroso, tipo el de Guadalajara, pero sí tiene pinta de que saldrá una buena chamusquina. Eso nos llevará a una gran decepción. ¿Se acuerda de cómo nació la actual bronca política? -Parece que el Gobierno hace oposición al Gobierno de Aznar, que ya no existe. La oposición se dedica a defender el legado de Aznar, que ya no existe... ¿Y el resto de partidos? -Hace oposición al partido de la oposición. Pero desengañémonos: no hay más que dos partidos, el PP y el PSOE. El resto de formaciones, las que salen en los periódicos cuando se critica que el PP se queda solo frente a todos, son partidos subvencionados, políticamente o económicamente. ¿Subvencionados? ¿Quién tiene más diputados en el Parlamento Catalán? CiU, el que me-