Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 7 8 2005 Opinión 5 CARTA DEL DIRECTOR IGNACIO CAMACHO TEORÍA DEL DESCARRILAMIENTO Moncloa, con la complicidad del sector más españolista del PSC, encabezado por el ministro Montilla, habría podido apelar a Carod y sus alegres muchachos republicanos para descarrilar el Estatuto catalán en el propio Parlamento autonómico. Y Esquerra habría decidido sin ambages cambiar poder por Estatuto Claro que en esa reunión podrían haberse tratado, asimismo, asuntos bastante más delicados, de los que el propio Carod, cuya sintonía personal con Zapatero es manifiesta, gusta de presumir mediante sugerencias e insinuaciones. A nadie se le escapa que, en buena medida, la estrategia del presidente del Gobierno para el llamado proceso de paz en el País Vasco sigue, de forma casi lineal, el guión de la famosa cita de Perpignan entre el líder de ERC y la cúpula etarra, y que la ausencia de contactos entre Gobierno y ETA no presupone- -según la veterana ley de las estrictas acepciones verbales- -que no se estén produciendo relaciones entre la banda y cualesquiera otros intermediarios. La suma de todos estos datos puede aportar una luz inesperada a la soltura con que los chicos de Esquerra campan por sus respetos a la hora de La propuesta presentada por el siempre proexhibir su fuerza con talante retador en la escena vocador diputado Joan Tardá contiene, despública. Esto no significa, naturalmente, que en de luego, elementos capaces de desequilibrar el Gobierno o en el PSOE quede alguien tan desacualquier alianza de Gobierno. Bastaría alguvisado como para avenirse a negociar la demenno de sus elementos nucleares- -reconocicial propuesta de reforma constitucional esbozamiento del derecho a la secesión (sic) o la da por Tardá, pero sí que ERC ha recibido en todo abracadabrante idea del control por las Autocaso, de forma suicida, el suficiente impulso conomías de las Fuerzas Armadas estacionamo para chulear sin remilgos a sus aliados, en das en cada territorio- -para que un poder ejeELENA CARRERAS Tardá y Llansana en la presentación del proyecto de ERC una crecida que, pactada o espontánea, pone de cutivo mínimamente respetable se zafara de manifiesto la debilidad del Gobierno en su empetan errático socio con un papirotazo de digniño por alejarse del PP en las cuestiones claves del morepente ha elevado el techo de reivindicaciones hasta dad política aplaudido por la mayoría de la nación. Pedelo del Estado. un listón inalcanzable para los socialistas, y ha establero un programa tan de orates que, de hecho, convierte cido una alianza coyuntural con Convergencia i Unió en moderado y posibilista el Plan Ibarretxe, no puede que puede permitir a las dos fuerzas nacionalistas salDe forma complementaria, el plan de acercamiento soser alumbrado sin un cierto viso de estrategia ni sivar la cara ante sus electores culpando del fracaso a un cialista al PNV, conocido esta semana, vendría a apunquiera por una fuerza como ERC, acostumbrada a saPSC que, desde luego, no podría sentirse avergonzado talar por otro lado la presumible situación de debilicar partido del pintoresquismo político a fuerza de conde rechazar disparates tales como los llamados deredad a que podría abocar una convocatoria anticipada vertir a su líder, Carod- Rovira, en la nueva bestia nechos históricos por los que se pretende reclamar comde elecciones en Cataluña. Si esa hipótesis se produjegra de la escena pública española, sucesor por méritos petencias actuales en base a supuestas opresiones suse en otoño, ERC tendría que alejarse cautelarmente propios de Xabier Arzallus en la iconografía negra del fridas por Cataluña... ¡en el siglo XVIII! de sus benévolos socios, que necesitarían de un apoyo electorado medio nacional. Siempre según una hipótesis cuya verosimilitud dearitmético similar para sacar adelante la ley presuNo son pocos los dirigentes socialistas que consideberá juzgarse a tenor de sus resultados finales, lo que puestaria del Estado. El PSOE haría del vicio virtud al ran al respecto- -entre el secretismo que rodea los maERC sacaría de este insólito giro sería la consolidación acercar al nacionalismo vasco a su plan de negocianejos del presidente- -la posibilidad de que Zapatero de su relevancia en la autonomía catalana- -en la que ción política con el mundo etarra- batasuno y, fracasahaya llegado a establecer con Carod una suerte de paccontrola la gestión de alrededor de 7.000 millones de da la ejemplarizante vía catalana que trataba de ofreto de conveniencia destinado a aliviarse de la insoporeuros- un amplio paquete de beneficios presupuestacerse como salida a Ibarretxe, daría una vuelta de tuertable dinámica nacionalista establecida por Pasqual rios en 2006 y una perspectiva razonable de crecimienca al plan de Zapatero para aislar electoralmente al PP Maragall al frente del gobierno tripartito de Cataluña. to si ha lugar a elecciones anticipadas. El pagano de la mediante pactos con los nacionalismos de toda laya. Esta teoría del descarrilamiento parte de la base de operación, como es obvio, no sería otro que el propio ¿Contradicciones? Las necesarias. En política muque los republicanos de ERC son bastante menos torMaragall, a quien un sector del PSOE parece ya decidichas veces las prioridades no se corresponden con los pes de lo que dan a entender sus declaraciones bravudo a sacrificar antes de que arrastre en su deriva el deseos, y la prioridad de Zapatero para septiembre es conas, y están dispuestos a sacar el máximo provecho escaso crédito que le queda al partido en materia de evitar el incómodo expediente de un Estatuto catalán de su papel de malos oficiales de la política española. modelo de Estado. Y el beneficiario final, un Montilla imposible de asumir, como prometió, en unas Cortes Según esta interpretación, que yo mismo he escureforzado en su aura de sensatez pragmática al frente en las que no contaría ni siquiera con la anuencia de chado en boca de algún socialista nada desorientado del socialismo catalán. los guerristas, los más críticos con el dislate inconstitupor lo general, Esquerra habría decidido sin ambages cional alumbrado por Maragall y sus socios. A Esquecambiar poder por Estatuto, con la complacencia de Tan alambicada operación, aparentemente demasiarra, por su parte, le ha gustado la experiencia de poder, una Moncloa apurada ante la posibilidad inquietante do sofisticada y con la debilidad evidente de un maniy maneja un pragmatismo muy superior a sus proclade encontrarse en septiembre con un texto de reforma fiesto cortoplacismo, cuenta a favor de su credibilidad mas excéntricas de maximalismo independentista. estatutaria inasumible en el Congreso de los Diputacon el dato real de la existencia de ofertas previas de Además de saber que, en las actuales circunstancias, dos, en pleno debate de Presupuestos de 2006 y con el dirigentes del PSC al mismísimo Partido Popular cataseguirá siendo fuerza determinante en Cataluña. riesgo cierto de provocar un severo conflicto interno lán para descarrilar el Estatuto, amén de la repentina Lo único que está claro es que, con cualquiera de las en las filas de un PSOE dividido. crecida en el seno socialista de movimientos críticos fórmulas que finalmente se lleven a efecto, Zapatero Dicho de otro modo: Contra toda evidencia, Mon españolistas escandalizados ante la deriva maraga- -cuyo desconcierto sobre el modelo territorial carece cloa, con la complicidad del sector más españolista lliana. Quienes sostienen la conjetura de este pacto se ya de paliativos- -puede mantener su esquema de sudel PSC, encabezado por el ministro Montilla, habría apoyan, además, en la larga reunión mantenida por pervivencia en el Gobierno, pero a costa de elegir los podido apelar a Carod y sus alegres muchachos repuZapatero y Carod en Moncloa semanas atrás, cuyos peores socios posibles. Aquellos que menos creen en la blicanos para descarrilar el Estatuto catalán en el procontenidos fueron, según todos los indicios, bastante España cuyo Gobierno preside. pio Parlamento autonómico. ¿Cómo? Pues forzando la director abc. es más allá de la clásica negociación presupuestaria. ruptura del consenso básico a través de ERC, que de ASTA los más avisados partidarios de la teoría del descarrilamiento provocado del Estatuto catalán han debido de hacerse cruces esta semana ante la osada propuesta de reforma constitucional expuesta por los representantes de Esquerra Republicana. Un documento al que, desde luego, no cabe negarle la virtud de la falta de claridad, con el que los aliados independentistas del presidente Zapatero han elevado a la grande su órdago separatista, en lo que no se sabe si constituye una demostración de fuerza e impunidad política o por el contrario representa un desahogo pactado destinado a demostrar ante sus electores el vigor de su posición como bisagra del Gobierno socialista. H