Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión DOMINGO 7 8 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil JUECES Y MATRIMONIO HOMOSEXUAL Carlos Gómez Arruche IGNACIO GIL L AS advertencias sobre la posible inconstitucionalidad de la reforma del Código Civil que permite a las parejas homosexuales contraer matrimonio estaban sólidamente expuestas en el dictamen del Consejo de Estado. Luego, otras instituciones abundaron en la misma tesis, como el Consejo General del Poder Judicial, y dejaron sobre la mesa argumentos suficientes para que el Gobierno hubiera sido más prudente a la hora de decidir una reforma legislativa profundamente ideologizada. Esta es una Ley que, antes o después, debe llegar al Tribunal Constitucional. La aplicación de la nueva ley recae principalmente en una concreta materia: la inscripción del matrimonio homosexual en el Registro Civil, órgano que está a cargo de jueces de carrera, pues se trata de un destino judicial, cuyo titular es nombrado por el CGPJ y en situación de servicio activo mientras permanezca en el puesto, donde, por supuesto, goza de la inamovilidad propia de todo juez. Además, la Constitución ya prevé que los jueces y magistrados, además de juzgar y hacer ejecutar lo juzgado, se encarguen de otras funciones- -como la del Registro Civil- -siempre que se les atribuya por ley y en garantía de derechos. En ningún caso la Constitución establece dos categorías de jueces atendiendo a este desdoblamiento de competencias y, por el contrario, mantiene a todos ellos en un mismo estatuto jurídico caracterizado por la responsabilidad, la inamovilidad, la sumisión a la ley y, sobre todo, la independencia. Dicho esto, las recientes críticas de la directora general de los Registros y del Notariado contra los dos jueces que han cuestionado la constitucionalidad del matrimonio homosexual resultan una agresión gratuita a la división de poderes y a la independencia judicial. La inconstitucionalidad de esta reforma es más que un riesgo fundado; la idoneidad del trámite de inscripción registral para plantear la cuestión de inconstitucionalidad, es discutible. Pero de lo que no hay duda es de que la citada directora general no tiene ninguna capacidad para instruir a los jueces encargados del Registro Civil sobre la interpretación de un artículo de la Constitución, de la Ley Orgánica del Poder Judicial o de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional. Será este Tribunal el que tenga que decidir si tales cuestiones de inconstitucionalidad son viables o no. Ciertamente, es indiscutible la autoridad del Ministerio de Justicia para instruir a los encargados de los Registros Civiles en todo lo relativo al funcionamiento y organización de los mismos, pero esta posición no avala al Gobierno para decirle a un juez cómo debe ejercer el mandato constitucional de elevar al TC sus dudas sobre la adecuación de una ley a la Carta Magna. Quizá haya que abordar una reforma que saque a los jueces de este tipo de funciones. Se ganaría en tranquilidad y aumentaría el número de jueces dedicados a poner sentencias. Por otro lado, en el plano estrictamente técnico, hay argumentos a favor y en contra de las decisiones tomadas por los jueces de Denia- -cuyo auto fue recurrido ayer por la Fiscalía- -y Gran Canaria. La inscripción en el Registro Civil puede ser un acto de apariencia administrativa, pero, al margen de que es un acto judicial- -porque lo lleva a cabo un juez en el ejercicio de sus funciones- exige la aplicación casuística de la ley, es decir, una valoración de las circunstancias del matrimonio inscribible y de los requisitos legales. Por eso en ocasiones se deniegan inscripciones matrimoniales. No es un proceso en sentido estricto porque no hay litigantes en discordia, pero existen procesos jurisdiccionales en los que no hay el más mínimo conflicto, como un divorcio de mutuo acuerdo entre cónyuges sin hijos, y no por esto dejan de ser jurisdiccionales. Por otro lado, aunque la Ley del TC prevea que la cuestión debe plantearse antes de dictar sentencia también existen procesos jurisdiccionales que finalizan con resoluciones que no son sentencia, sino auto- -que también es un fallo como exigen la Constitución y la LOTC- y no por ello las leyes que determinan este tipo de decisiones quedan al margen del control de constitucionalidad a través de la cuestión judicial. El Gobierno está creando un mal ambiente alrededor de la Justicia. Esta polémica de las bodas gay, tan perniciosa para la separación de poderes, no es ajena, en lo que tiene de descalificación de los jueces, a la visión global del Ejecutivo sobre el Poder Judicial. DEPURAR RESPONSABILIDADES L LA FIRMEZA BRITÁNICA UANDO se cumple un mes de los terribles atentados de Londres, se puede constatar que los británicos han sido capaces de restablecer en la medida de lo posible su vida normal, dando la mejor respuesta al criminal intento de aterrorizarlos. Bussines as usual era el lema de los tenderos cuando Londres estaba sometida al espanto de las bombas nazis, y ante este nuevo desafío los ciudadanos han sido capaces de aguantar el golpe, aunque se viese agravado por un segundo intento de atentado dos semanas después. Se podrán poner los reparos que se consideren necesarios a la actuación de las Fuerzas de Seguridad, empezando por recordar el trágico y lamentabilísimo error que le costó la vida a un inocente electricista brasileño, pero a pesar de todo ni la sociedad ni el Gobierno han dejado estos días el menor resquicio para que se escurran argumentos justificatorios o intentos de buscar otras responsabilidades más allá de las que les corresponden a los que cometieron los atentados y los que dirigieron a los autores materiales. Las tropas británicas A complejidad del caso Roquetas presenta perfiles de imprevisibles consecuencias. Algo está claro: que entre lo manifestado ayer por el ministro Alonso en una entrevista a TVE- Ha habido cierta resistencia a la investigación -y el silencio obligado de Gómez Arruche, director general de la Guardia Civil, cabe un mundo. En medio de los dos emerge el malestar, creciente, de quienes creen que el Gobierno, en su afán porque no le salpique el escándalo, ha colocado al Instituto Armado en una posición delicada. Reproches velados que complican un escenario trazado con líneas demasiado frías, tanto que algunos mandos de la Benemérita se sienten dolidos por la manera en que el Ejecutivo ha puesto tierra por medio ante un asunto en el que hay que distinguir entre justos y pecadores. Pero a la hora de separar el trigo de la paja, conviene no confundirse. Un ciudadano ha muerto en unas dependencias policiales y todo apunta a que la causa fue una brutal paliza. Los datos de la autopsia y la relación de traumatismos, daños y lesiones que presentó el cuerpo de la víctima obligan a ser tan prudentes en el reconocimiento de la presunción de inocencia de los agentes imputados, como exigentes en el esclarecimiento de lo ocurrido. Lo fundamental es esto, lo demás resulta secundario. Nada más importante que se sepa la verdad. Está en juego la confianza en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado- -la propia confianza en aquellos que hoy pueden sentirse dolidos- Y, por encima de todo, está en juego el valor, la calidad y la eficacia del entero sistema democrático. La democracia es eso: un modelo político basado en el respeto a los Derechos Humanos y en la proscripción de todo abuso. Ante un caso como éste, ni atajos ni matices. C siguen sin novedad en Irak y el Gobierno laborista de Tony Blair ha definido claramente los contornos de su ofensiva antiterrorista y no le ha temblado el pulso a la hora de tomar medidas drásticas sobre la emigración y los derechos de permanencia en el país para aquellos que justifiquen las tesis de los yihadistas y los partidarios de las versiones extremistas del Islam. Esta política de firmeza en la que ha participado la misma sociedad británica se ha demostrado como la correcta, como lo prueba el anuncio hecho por los terroristas del IRA de que abandonan sus actividades violentas y prometen entregar sus armas. Es cierto que su impulso se estaba apagando y que la decisión de los norirlandeses tiene otras causas añadidas, pero no se puede ocultar que una reacción social tan monolítica y firme frente a los atentados de raíz islamista les había dejado sin la menor esperanza de lograr por la fuerza sus objetivos políticos, si es que alguna vez la tuvieron. Frente al terror, cualquier terror, la única respuesta civilizada y eficaz es la firmeza. CONMOVEDOR L A adaptación al medio más políticamente correcto obra milagros que, en el caso del presidente del Senado, Javier Rojo, conmueven en un mundo marcado por el relativismo. La fe con la que el secretario general del PSOE alavés defiende ahora un gran pacto con el PNV resulta sobrecogedora. Antes, Rojo decía: Hoy, ayer y mañana es imposible que el PSOE entre en la senda nacionalista, eso sería ir contra el Estatuto Luego, dijo: Estamos con la Constitución, los que tienen que cambiar son ellos Hoy, dice: Existe un giro en la política del PNV, sería una irresponsabilidad no buscar acuerdos Quién le ha visto y quién le ve. Si alguno de los que ya no están levantara la cabeza...