Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 Los Veranos SÁBADO 6 8 2005 ABC EN PORTADA (Viene de la página anterior) hn W. Miner se basa en que las confesiones psicoanalíticas de Marilyn Monroe presentan a una persona con problemas psicológicos pero llena de vitalidad y planes de futuro. Un panorama vital que no encajaría con el perfil de alguien que contempla suicidarse en breve. Todas esas intimidades, divulgadas gradualmente por el jubilado fiscal después de que algunos libros acusaron al doctor Greenson de estar implicado en la muerte de Marilyn, presentan a una actriz de 36 años obsesionada con los Oscar que planea ser la estrella mejor pagada de Hollywood y que desea ser tomada en serio profesionalmente hasta el punto de querer interpretar a William Shakespeare con ayuda del gurú teatral Lee Strasberg y el actor Laurence Olivier. En una de estas transcripciones, la actriz se describe sin ropa delante de un gran espejo evaluando el cuerpo serrano que volvió loco a medio mundo con ayuda de los subterráneos aires de La tentación vive arriba Marilyn reconoce un poco los inexorables efectos de la ley de la gravedad en sus turgentes senos, pero también destaca que su cintura no está mal al igual que sus piernas. Llegando a la conclusión de que su derrière es todavía el mejor como debe ser Problemas de credibilidad Las trascripciones incluyen el relato de un encuentro sexual de Marilyn con la también icónica actriz Joan Crawford, la búsqueda de amor paternal con Clark Gable, toda clase de detalles sobre los fracasados matrimonios de la artista con la estrella del béisbol Joe DiMaggio y el gigante del teatro Arthur Miller, sus disputas salariales con los estudios XX Century Fox, su afición a los edemas, sus amistades con figuras como Frank Sinatra y hasta quejas sobre la profesionalidad de su sirvienta, Eunice Murray, que eventualmente fue la persona que encontró su bello cadáver hace esta semana 43 años. Pero como toda historia de Hollywood, las supuestas confesiones de Marilyn Monroe tienen graves problemas de credibilidad. El octogenario fiscal Miner es el único que escuchó las presuntas grabaciones originales, que habrían sido destruidas por el doctor Greenson antes de su muerte en 1979. Se trata de la palabra de un solo testigo, creíble pero solitario, contra toda una leyenda. La actriz, en la famosa escena de La tentación vive arriba ¿La verdadera Norma Jean? A su psiquiatra: Gracias a usted me siento como nunca antes Ahora tengo control, control de mi misma, control de mi vida Sobre Clark Gable: He soñado que me sentaba en el regazo de Clark Gable y me abraza. Me decía: Quieren que haga una segunda parte de Lo que el viento se llevó Quizá lo haga si tú haces de Scarlett Me desperté llorando. Era tan amable conmigo que no me lo merecía. Tenía problemas con Arthur (Miller) y estaba enferma, pero logré filmar bastante. Clark me protegía de (John) Huston, que me hacía la vida imposible Sobre Frank Sinatra: Qué amigo tan maravilloso. Le quiero y él me quiere. No es una clase de amor matrimonial. Es mejor porque el matrimonio lo puede destruir. Bien lo sé. El matrimonio ha destruido mis relaciones con dos hombres maravillosos Sobre Joan Crawford: La siguiente vez que la vi, quería otra ronda. Pero le dije claramente que no disfrutaba mucho haciéndolo con una mujer. Después de que la rechacé, se volvió rencorosa Sobre su ex marido Joe DiMaggio: Joe no podía soportar estar casado con Marilyn Monroe, la famosa estrella de las películas. Joe tiene una imagen de una esposa italiana tradicional. Que tiene que ser fiel, hace lo que se le dice, y se dedica en cuerpo y alma a su esposo. Pero no terminamos nuestro amor mutuo. Siempre que le necesito, Joe está ahí. No podría tener un mejor amigo Sobre Arthur Miller: Casarme con él fue mi error, no el suyo. No podía darme la atención, el calor y el afecto que yo necesitaba. No le resultaba natural. Arthur nunca me reconoció mucha inteligencia. No podía compartir su vida intelectual conmigo Sobre John F. Kennedy: Marilyn Monroe es una soldado. Su comandante en jefe es el hombre más grande y poderoso del mundo. El primer deber de un soldado es obedecer a su comandante en jefe. Él dice, haz eso Tú lo haces. Él dice, haz eso Tú lo haces. Este hombre va a cambiar nuestro país Sobre Rober F. Kennedy: No hay lugar en mi vida para él. Me parece que no tengo la valentía para reconocerlo y hacerle daño. Quiero que alguien me ayude a decirle que se ha acabado. Intento que el presidente lo haga, pero no he podido contactarle